GARANTÍAS PARA FRANCISCO

Por Maxi Flammá.












“Las prácticas judiciales —la manera en que, entre los hombres, se arbitran los
daños y las responsabilidades, el modo en que, en la historia de Occidente, se
concibió y definió la manera en que podían ser juzgados los hombres en función
de los errores que habían cometido, la manera en que se impone a
determinados individuos la reparación de algunas de sus acciones y el castigo
de otras, todas esas reglas o, si se quiere, todas esas prácticas regulares
modificadas sin cesar a lo largo de la historia— creo que son algunas de las
formas empleadas por nuestra sociedad para definir tipos de subjetividad,
formas de saber y, en consecuencia, relaciones entre el hombre y la verdad que merecen ser estudiadas"
Foucault Michel, La verdad y las formas jurídicas.




- Papá, ¿qué son las garantías de los delincuentes?

- ¿Las garantías de los delincuentes? ¿Por qué me preguntas?

- Porque la abuela dice que por culpa de las garantías está lleno de criminales sueltos.

- Bueno, veamos. Imagínate que un día el Preceptor de tu Colegio encuentra uno de los cristales de tu aula roto. Imagínate que en el aula estás tú con tres compañeritos más, jugando en ella durante el recreo. Imagínate entonces que al ver el cristal destrozado el Preceptor los acusa a ustedes de haberlo hecho y los lleva a la Dirección para sancionarlos. Imagínate también que dicha sanción implica la expulsión del colegio.

- Pero papá, ¿yo fui el que lo rompió?

- Y… según parece para el Preceptor, sí.

- Sí, para el Preceptor sí, ya sé, ¿pero en realidad yo o alguno de mis amigos fuimos los que lo rompimos?

- Eso no importa Francisco, lo importante es lo que dice el Preceptor. Si él piensa que fueron ustedes, ésa es la realidad.

- ¡¡Pero no!! Imagínate ahora tú que el cristal ya estaba roto cuando llegamos al aula por la mañana, o que fueron otros niños quienes lo rompieron, ¿por qué habrían de castigarnos a nosotros?

- Ahhh… ¿quiere decir entonces que para vos puede haber otra realidad? Está muy bien, ¿qué harías entonces?

- Y sí, por eso primero quisiera que me digas si yo o mis amigos fuimos o no quienes rompimos el cristal.

- Bueno imaginemos que no. Que ustedes no fueron.

- Entonces le diría eso, que nosotros no fuimos y que no corresponde seamos castigados.

- Bien, ¿y que te parece si el Preceptor se niega a escucharte y dice que tu opinión no vale? Que la realidad es la que él determina que sea.

- Le diría que es injusto, que debe escucharme, que su realidad no es “la realidad”.

- Bien, pero se lo ve muy convencido de ello, parece que para él las cosas fueron como él dice.

- Si es así, iría a hablar con la Directora y le explicaría cuál es la realidad.

- Tu realidad, querrás decir.

- No, la mía no, la “realidad real”, ¿o acaso no me dijiste que nosotros no habíamos sido?

- Sí, pero eso te lo dije yo, mientras que el Preceptor piensa lo contrario.

- Bueno, que el Preceptor diga lo que quiera entonces. Yo le digo a la Directora lo que pasó y que ella decida a quién le cree.

- Bueno, me parece bien, pero imagina que la Directora tras reunirse con el Preceptor y tomar conocimiento de las razones por las cuales él los acusa acepta escucharte, ¿que le dirías?

- Que nosotros no fuimos, ya te lo dije.

- Pero ella por ahora le cree al Preceptor, quien aparentemente le dio pruebas.

- ¿Y cuáles son esas pruebas?

- No lo sabemos, ella accedió a escucharte para que tú le demuestres que no has sido.

- ¿Pero cómo le demuestro que no fui, papá? No sé. No tengo más que decirle que no fui, si ni siquiera sé lo que le dijo el Preceptor…. También expulsarnos del Colegio por un vidrio me parece mucho.

- ¿Por qué te parece mucho?

- Porque romper un vidrio es algo…. eehhh, no sé…., normal…. no le cuesta nada cambiarlo, y en todo caso me podrían pedir que lo pague… bueno…., que lo pagues vos quiero decir…. ahora si nos echan perdemos el año de estudio.

- Bien, pensemos que el Preceptor modifica la sanción que propuso, siendo ahora la prohibición de salir al recreo durante todo lo que resta del año, debiendo quedarse en la dirección. ¿Está mejor ahí?

- Y… sí.

- Bueno volvamos, la Directora entonces acepta tu planteo exigiéndole pruebas, pero hasta tanto él las encuentre ordena que tú y tus amigos permanezcan todos los recreos en la Dirección. ¿Qué harías?

- Me opondría. Si ése es ahora el castigo por haber roto el vidrio, y aún el Preceptor no ha demostrado que nosotros lo hemos rotos, ¿cómo va a castigarnos de ante mano?

- Pensemos que la Directora no hace lugar a tu oposición y ordena al preceptor que cada recreo vaya por ustedes y los lleve a la dirección, hasta tanto encuentre las pruebas que necesita. Pensemos que faltaban 3 meses para el final de clases y la directiva es cumplida sin excepción todos los días. Pensemos que al regresar de las vacaciones el año siguiente, al sonar la campana del primer recreo, te encuentras en la puerta del aula con el preceptor quien te dice que en cumplimiento de una orden de la Directora debes pasar el recreo en la dirección.

- ¡¡¡Pero si ya terminó el año y empezó uno nuevo!!! ¿Cómo vamos a seguir en la dirección? ¿Hasta cuándo? Uffff…. No te entiendo papá, terminala…. No sé para qué te pregunto, siempre me haces lo mismo….por qué n
o me contestas y listo….

- Una última pregunta más y te contesto, ¿sí?

- Dale…

- Si te hubiese dicho que en realidad ustedes sí habían sido quienes rompieron el vidrio, ¿hubieses aceptado la sanción sin discutir?

- Creo que sí.

- Bien, y si mañana se los acusa de incendiar un cesto de basura y ustedes no fueron, ¿volverías a discutir?

- Me dijiste una… Bueno… Sí, claro que volvería a discutir.

- Si entonces a veces discutirías y a veces no, y eso dependiera de si has sido o no tú el responsable; y si has sido o no tú el responsable es una “realidad” que solo tú sabes y no la directora, ¿no crees que a la directora, como encargada de impartir castigos debería exigírsele en todos los casos atender a esos planteos para estar segura que cuando castiga lo hace correctamente y sobre la “realidad real”, como dices tú?

- Sí…. Porque no puede hacer lo quiera. Pero bueno, me dijiste una y ya van tres…no sé qué tiene que ver el colegio, la directora, el vidrio con lo que yo te pregunté. Me vas a contestar ¿si o no?

- No hace falta Francisco, ya lo has contestado tú.

Comentarios

Raúl Soria dijo…
GENIAL POST MAXI TE FELICITO
La verdad, me gustó mucho.
EXCELENTE. EXC-E-LEN_TE!!
Juan Manuel dijo…
Es muy didactico! y además esta muy bien escrito. Felicitaciones!
Anónimo dijo…
coincido con el anterior muy didactico y expresado para un publico juvenil; marcelo R
Anónimo dijo…
Excelente Maxi. Más que a un público juvenil se lo mando a mis amigos de la peña (boludos grandotes) y a familiares que se compraron el verso de la mano dura.
Felicitaciones
Martín de Neco
Max dijo…
Gracias por los comentarios.

Martín de Neco, sobre el caracter de "verso" de la mano dura podes leer algo cortito aquí:
http://nohuboderecho.blogspot.com/2009/02/el-silencio-de-los-inocentes.html#links

Abrazo.
Anónimo dijo…
Si, ahora me acuerdo. Gracias y felicitaciones otra vez-.
Abrazo
Martín de eco
Anónimo dijo…
Qué ejemplo para relativizar las cosas!
Las cosas son mucho más complejas.
Veamos otro ejemplo. Juancito mató a Francisquito. Luego de unos pocos años, Juancito sale y mate a Albertito. Luego de otros pocos años, porque sale con libertad condicional, Juancito sale y mata a Nachito (el juez declaró inconstitucional la reincidencia). Otros añitos más y Juancito sale -otra vez con condicional- y mata a Carlitos.
Entendiste ahora por qué la mano dura hijo mío?
Anónimo dijo…
¡¡¡ATENCIÓN!!! según dichos de vecinos (que se negaron a dar sus nombres por temor a represalias) a Fransisquito no lo habría matado Juancito, sino el Anónimo del comentario anterior; quien también habría sido responsable de las muertes de Nachito y de Carlitos.
Dada la gravedad de los aberrantes hechos, y coincidiendo con dicho anónimo en que las garantías son chicanas para "relativizar las cosas", y en que es necesaria la "mano dura", sólo habría que determinar la identidad del anónimo, detenerlo preventivamente y a partir de allí:
- o bien torturarlo hasta que confiese, para condenarlo (total en nombre de la mano dura la tortura resulta una herramienta válida, y estarían de acuerdo con ella no sólo los familiares de Francisquito, Nachito y Carlitos, sino también el propio anónimo imputado) y desde luego aplicar la pena de muerte,
- o bien, directamente condenarlo, después de todo, no perdamos el tiempo dándole a ese anónimo asesino la oportunidad de defenderse relativizando las cosas con "chicanas garantistas".
Como sea (condena directa o con tortura previa), hay que matar a ese anónimo (de última, si es inocente Dios hará que el método de ejecución no tenga éxito, y si muere será porque efectivamente es el culpable).
Anónimo: ¿no te molesta que te quitemos tus garantísa no?, vos sos el asesino... la policía dice que lo dijeron los vecinos.
Y a Juancito ya lo ejecutamos cuando creíamos que era el culpable. Y bue, daño colateral. Un sacrificio tolerable en pos de la mano dura.
Anónimo: NO ENTENDÉS NADA...
Cariños,
P.
Anónimo dijo…
¡¡¡ATENCIÓN NUEVAMENTE!!! Hemos recibido un llamádo anónimo al 911 que denuncia que el anónimo que le explica al hijo el por qué de la mano dura sería el asesino de Francisquito, Nachito, Albertito y Carlitos.
Además un testigo, luego de haber sido torturado (qué bueno esto de la mano dura y el que se hayan eliminado las garantías) confirmó que dicho anónimo sería el responsable.
Sólo falta rastrear la IP del comentario en cuestión para determinar su identidad, detenerlo e imponerle directamente la pena capital
Con las pruebas que tenemos alcanza de sobra para sostener la acusación (dichos de vecinos indeterminados a la policía + llamado anónimo al 911 + declaración de testigo bajo apremios), así que no perdamos el tiempo con chicanas garantistas, no demos lugar a defensa alguna (ácá se necesita mano dura, ma' qué "garantías"?), y CONDENEMOS.
Estimado anónimo: si esto te pasa a vos, vas a querer que se respeten tus garantías? o cuando se trata del culo de otro hay que aplicar mano dura y cuando se trata del tuyo hay que respetar las garantías?
Anónimo dijo…
Al anónimo anterior:
viste que vos también caés en el golpe bajo de buscar la auto-referencia? como cuando los de la mano dura dicen, claro, como se nota que a vos no te mataron a tu hijo o a tu mujer. Vos caés en lo mismo al decir, "cuando tu culo está en juego se aplican las garantías..."
Cómo caíste la trampa chiquito.
Es más, te digo, yo no soy mano dura, hice esto para que los que se creen garantistas y progres como vos, demuestren que en realidad son unos fascistas que no aceptan diversidad de opiniones.
Ran.-
Anónimo dijo…
Ran.-, qué querés decir con eso del golpe bajo de buscar la auto-referencia? Disculpame pero creo que no caí en nada.
No se trata de ser garantista, progre o pro mano dura, las etiquetas acá pasan a segundo plano, simplemente se trata del respeto de los derechos fundamentales de las personas, cuestión que no tiene nada que ver con el ejemplo simplista que citaste unos comentarios atrás, sobre que uno había matado una y otra vez (como si fuera una killer machine).
En tu simplista ejemplo vos suponés demasiadas cosas, suponés que fue ese el asesino y no otro y en cada uno de los casos, que sus asesinatos se debieron a un también supuesto trato blando por parte de la justicia penal, y demás.
Sólo quise hacerte pensar, también con un ejemplo simple, que aún ante un caso tan grave sigue manteniéndose vigente el ejemplo de la nota que comentamos, mediante qué procedimiento de determinación de la verdad le atribuiste responsabilidad a Juancito?
Dudo que no seas mano dura, y yo no me considero fascista sólo por defender mi postura en cuanto al respeto de garantías fundamentales.
Cariños,
P.
Anónimo dijo…
También te mando cariños P.
Ran