13 nov. 2019

LOS ARREPENTIDOS SON MÍOS, DIJO MACRI...





1

Jamás comprenderé por qué oscura razón cuando no se sabe qué hacer con algún problema, se lo revolea al poder judicial. Pareciera que el poder judicial fuera el gran solucionador; el poder que todo lo hace bien; el poder más confiable...

Según lo indica Santiago Dapelo en La Nación, Macri estuvo por dictar un DNU para traspasar el programa de protección de testigos a la Cámara Federal de Casación Penal. El programa alcanza a 225 testigos y 97 familiares en causas de narcotráfico, secuestros extorsivos y trata de personas.

Además, hay unos pocos imputados "arrepentidos" de casos de corrupción —algo más de 10—, que son los que habrían solicitado que el programa saliera de la órbita del ejecutivo.

El resultado de las PASO, cuando el candidato del Frente de Todos le sacó 17 puntos de ventaja a Macri, provocó una catarata de pedidos para reubicar el programa.

Conforme la misma nota, el poder ejecutivo recibió un pedido de Poder Ciudadano

Al igual que en el proyecto de decreto de necesidad y urgencia, desde Poder Ciudadano advirtieron que el sistema de protección de testigos debería estar bajo el control del Poder Judicial.

Al momento de fundar los motivos de la conveniencia del traspaso, Poder Ciudadano sostuvo que permitiría "generar las condiciones propicias y las garantías necesarias para las beneficiarias y los beneficiarios del programa".


En Twitter se puede leer otra versión...




2

-->
Independientemente de la versión que nos guste elegir, lo cierto es que  la propuesta, en sí misma, resultaba altamente cuestionable. En primer lugar, sería bueno preguntarles al ejecutivo y a Poder Ciudadano cómo es que la ubicación del programa solo se ha vuelto un problema luego de las PASO, y no antes.

¿Es que debemos tener fe en que lo sucedido hasta ahora con los arrepentidos, pero no podemos tener confianza de lo que sucederá en el futuro? ¿Por los resultado de las PASO?

Es decir que la pertenencia del programa al ejecutivo no es un problema cuando el presidente es Macri, pero sí lo será cuando el presidente sea Fernández ¿Y eso según quién? ¿Según el propio Macri?

La propuesta no parece fundada en lo que se considera correcto, sino en quiénes integrarán el ejecutivo a partir del 10 de diciembre. Por otra parte, ¿cuál es la garantía que nos da el poder judicial? ¿La de la filtraciones de las escuchas del ámbito de la Corte Suprema?

Una decisión tal significaría, claramente, un desapego al Estado de derecho. La solución legal sobre esta cuestión sería modificada por un decreto de necesidad y urgencia del ejecutivo. Y dicha decisión no estaría fundada en cuál es la ubicación institucional que, por motivos legítimos, se considera correcta, sino en quién ocupa el poder.

Así, el presidente está diciendo: "Si gobierno yo, también administro el programa de testigos y arrepentidos. Si gobierna la oposición, solo se puede garantizar su buena administración si está a cargo de los jueces".

3

Además, lo importante, en esta cuestión, consiste en determinar si la administración del programa de protección de testigos es una tarea propia del poder judicial. Y no, no lo es. El poder judicial no está para proteger a nadie. Ni para "luchar" contra nadie. La función del poder judicial consiste en resolver los casos que se llevan a su consideración.

La tarea de proteger testigos, además, implica comprometerse con el valor probatorio de sus declaraciones y con la eventual responsabilidad penal de aquellos en contra de quienes declaran.

Según nuestro orden constitucional, conforme a la clásica división de poderes, la única función propia de los jueces es juzgar y, eventualmente, intervenir en actos en los que sea indispensable la participación de los jueces conforme a la propia Constitución —v. gr., intervención en el Consejo de la Magistratura—.

Por ello, la administración de un programa como el de protección de testigo no es —ni puede ser— una función judicial. En nuestra organización constitucional, el programa debería estar a cargo del Ministerio Público Fiscal (art. 120, CN).

4
El presidente ha dado marcha atrás y suspendió la publicación del decreto en el boletín oficial. ¿Por qué? Por la resistencia que generó el plan de traspaso. Según se indica en la nota de Santiago Dapelo se frenó el decreto por la resistencia de jueces de Comodoro 3,14, de la Corte Suprema y del presidente electo.


Al principio, en Comodoro 3,14 no había tanta resistencia. Pero los jueces, como de costumbre, mostraron su inclaudicable valentía:

En el máximo tribunal penal del país relataban en las últimas horas que el Gobierno les avisó de la idea la semana pasada, horas antes de la nota de LA NACION que hizo público que el plan ya estaba en marcha. Al principio no todos estaban tan en desacuerdo, pero con el correr del tiempo la oposición creció y la idea que se imponía en todas las conversaciones era que el plan del Ejecutivo sería un problema.

Según la cámara de casadores, "no tenemos capacidad para hacernos cargo de esto". Eso es seguramente cierto, pero tal argumento no parece de uso frecuente. Especialmente cuando se trata de ampliar el poder de un órgano judicial.

Suena mucho más creíble, en cambio, la hipótesis de Alejandro Rúa:


En este sentido, Rúa puntualizó: "Este ´pase´ de ´protegidos´ entre integrantes del mismo sistema que los promoviera parece en verdad estará destinado a mantenerlos como ´rehenes´ del propio sistema, cuando la verdadera protección puede brindarla justamente, por la liberación de ´puesta en emergencia´, el final de ese sistema estatal de persecución política, que ya han anunciado las próximas autoridades".

En el mismo sentido se ha pronunciado Sofía Caram en Página/12:


En el edificio de Retiro, el rechazo a la medida es prácticamente unánime, así como también la lectura de las motivaciones políticas detrás de la decisión y de los impedimentos técnicos y legales para implementar el cambio.

Una propuesta así, a menos de un mes de irse, carece de sentido, especialmente si consideramos su motivación.











-->

10 nov. 2019

CON ESTOS JUECES NO HAY DERECHO - VOLUMEN II





En breve 

CON ESTOS JUECES NO HAY DERECHO VOLUMEN II

Lo podés pedir acá o acá




Índice

Capítulo I
Los premios "Petiso Orejudo"
De puta casualidad

Sus Excelentísimas Señorías
El 82 % de la población no confía en la justicia
¿Crisis de la justicia? (I)
¿Crisis de la justicia? (II)
Soy imparcial antes, durante y después del fallo

El privilegio de ser juez

Subrogancias y delegación de funciones
Una audiencia por semana durante un año

Ficción
¿Abolir los jueces?
Dominarás la tierra

Los Supremos
Una Corte demasiado suprema
La Corte Suprema y la prisión preventiva de Milagro Sala
El fallo de la Corte que absolvió a Fernando Carrera
Marihuana y correspondencia

Comodoro 3,14

De Bonadío con amor. La prisión preventiva de CFK
La Asociación de Jueces Federales: sin vergüenza
Riggi y los dichos de Cristóbal López
Y bueno, así es Bonadío... dijo la Cámara
Los intocables: Gemignani sobreseído

Casos
La incompetencia de un tribunal
Fontevecchia: el Estado no convenció en la Corte IDH
Corte IDH: de nuevo sobre Fontevecchia

Jurados
Juicio por jurados, in dubio pro reo y fiscales

Tierra del Fuego: una provincia sin derecho
Ushuaia: la ciudad de las firmas milagrosas
Justicia irrompible

Editores del Puerto
Nils Christie y Editores del Puerto
¿Cuántos locos se requieren para publicar un libro?
Autores insanos para editores insanos
Y el barco finalmente zarpó

Fuera de programa
Juicio abreviado: un juicio que no es un juicio
Calvo Soler y la relevancia del litigante
Ni legalización, ni despenalización del aborto

Animaladas
Cómo condenar a un animal
Un gato en el jurado
Preventiva para un perro y pena de muerte para un gallo

Crónicas

La fuga

Mi última materia (I)
Mi última materia (II)
Mi primera vez. Debut en San Salvador
Papá y el derecho canónico
Mi tercer viaje a Guatemala (I)

Todos vuelven al convento (II)

Del bar a la comisaría (III)

De vuelta al convento (IV)

El día que fui tío de mi hermano mayor
Me secuestraron otra vez

Maestros y estudiantes

Tuve un alumno (II)

Tuve una alumna (de Bruzzone)

Me tenían rodeado

Nils Christie: un ser humano extraordinario (29/5/2015)


Fascismo saludable
¿Qué es el fascismo saludable?
Prohibido fumar al aire libre

Carteles malditos