16 abr. 2019

LAURA ALONSO NO PERSIGUE FUNCIONARIOS DE CAMBIEMOS











-->
El domingo pasado, Majul entrevistó en el canal América a Laura Alonso. En esa entrevista preguntó si la Oficina Anticorrupción  "es querellante o las deja pasar" a las causas penales que investigan a funcionarios de Cambiemos. Entonces, la funcionaria dijo las siguientes barbaridades:

Nosotros hemos hecho aportes de información en varias causas y, dado que he sufrido acusaciones personales durante mucho tiempo respecto de parcialidad o falta de imparcialidad, y por la falta de recursos humanos que también tenemos, en este momento no estamos querellando en ninguna de estas causas, porque para que me acusen de encubridora en las causas y de ir a embarrar causas de la corrupción, que la lleven adelante los fiscales, que son los fiscales y los jueces naturales de las causas de este gobierno.

Y esa me parece que es la decisión que preserva justamente cualquier tipo de sospecha o duda que pueda haber de la actuación que nosotros podamos tener en causas contra los funcionarios del actual gobierno.


Lo terrible de sus declaraciones es, en primer término, que reconoce sin tapujos que la OA no perseguirá penalmente a los funcionarios de este gobierno. Es decir, admite que no piensa perseguir penalmente a quienes debe perseguir penalmente dado que esa es su función como funcionaria en la OA.

En segundo término, el costado patético de las declaraciones. La razón que la funcionaria brinda para justificar su decisión es que ha sufrido "acusaciones personales" por su falta de imparcialidad. Y a ella no le gusta, según parece, que la acusen de encubridora. ¿Se entiende?

Si la criticamos como funcionaria, eso le genera un disgusto personal. Y ese disgusto personal hace que Laura Alonso explique cómo toma decisiones generales sobre su política de persecución penal conforme a la filiación política de los involucrados. Pero hay que comprenderla, ella está disgustada, y cuando está disgustada no puede pensar.

Pareciera que su disgusto hace que no comprenda diversas cuestiones relativas a su función. Y esa "incomprensión" no tiene nada que ver con que no es abogada, sino con otras circunstancias.




Estimada Laurita:

1. Tu función no consiste en perseguir penalmente a funcionarios no macristas.


2. Tu función consiste, entre otras tareas, en investigar seriamente y en perseguir, también seriamente, a cualquier funcionario involucrado en hechos de corrupción.

3. Precisamente por desempeñar tu cargo, tenés el deber de soportar la crítica referida a tu actuación como funcionaria pública. Si te dicen que encubrís, o que no sos imparcial, ello viene con el cargo y debés soportarlo, te guste, te disguste, o te resulte intrascendente.

4. Lo  que es absolutamente descabellado es que una molestia personal —el hecho de que critiquen tu actuación— sea el principal criterio para determinar una política general referida a quiénes serán investigados y perseguidos penalmente y quiénes no.

-->
5. Por último, decidir no perseguir a todos los macristas para no parecer militante es una excusa muy burda que revela —una vez más— que actuás como si tu función consistiera exclusivamente en investigar y perseguir a adversarios políticos.










El hecho es gravísimo, ya que, además de reconocer abiertamente que no investiga ni persigue a funcionarios de su partido político, manifiesta la falta de idoneidad de Laura Alonso para desempeñar su cargo en la Oficina Anticorrupción.


Había pensado que los dichos de Alonso provocarían su inmediata renuncia al cargo. Pero no. Lo que hizo la funcionaria fue decir que no había dicho lo que dijo. Y dijo  que había gente que quería desinformar...  Hasta donde yo sé, tampoco le pidieron su renuncia.

-->
Las declaraciones de Laura Alonso muestran un hecho gravísimo sobre la política de persecución penal de la Oficina. Sin embargo, Laura Alonso sigue en su cargo. Vergonzoso.