CARTA ABIERTA A LOS ASAMBLEÍSTAS AMBIENTALES DE MI PROVINCIA

SOBRE DESINFORMACIÓN, CONSPIRACIONES Y EL ENEMIGO EN CASA

Hace unos días, mientras discutíamos con algunos amigos cómo hacer algo contra la amenaza de la ministra de la República Oriental del Uruguay de desempolvar una norma dictada durante la dictadura militar para reprimir a los manifestantes entrerrianos que se reunieran en los espacios públicos de la Ciudad de Fray Bentos, mi amigo JP me avisó que se había publicado una nota en Clarín donde se reproducían ciertas manifestaciones de mi hermano César Bovino, relacionadas con el problema de la instalación de las pasteras frente a Gualeguaychú.

No voy a entrar aquí a analizar por qué razones los juicios emitidos por mi hermano representan la legítima opinión de un habitante de la provincia donde nací. Pero debo reconocer que me llamó tristemente la atención la saña con la cual se pronunciaron contra su disenso dos asambleas populares. Y por ése motivo es que dichas manifestaciones duelen mucho más que las mentiras de cualquier gobierno o funcionario de turno. El enemigo en casa.

Además de la poca seriedad con que trataron el tema varios medios —véase, por ejemplo— la desmedida versión de INFOBAE en el título de la nota:

Fractura en la sociedad de Entre Ríos por Botnia (léase mi hermano contra el resto del mundo)

(http://infobae.com.ar/contenidos/342748-100894-0-Fractura-la-sociedad-Entre-R%C3%ADos-Botnia)

También se leen imputaciones dirigidas contra César Bovino infundadas, tendenciosas y, especialmente, falsas —v. gr., que se trata de una operación política de los madereros para vender madera a Uruguay—. Permítaseme aclarar al desinformado que escribió eso, sin preocuparse lo más mínimo por la verdad, que la madera que consume nuestro aserradero no es el mismo eucalipto que se envía a las pasteras.

Por este motivo, estoy especialmente interesado en tener personalmente un debate público con los responsables de los contenidos de estos comunicados. Para no centrarnos en esta única cuestión, les propongo que invitemos al Prof. Roberto Gargarella a exponer sobre Constitución y protesta social. Habría que poner fecha y hora y estamos todos invitados.

Saludos,

ABovino
Productor maderero y abogado

Comentarios

Damián dijo…
Vamos todavía, Alberto!
Dupin dijo…
Alberto, chicaneros y malintencionados hay en todos lados y en todos los espectros ideológicos.
Celebro la altura de tu respuesta: que quienes afirmen aquello den razones que lo sustenten.
Impecable!
Dieguistico! dijo…
Lo que es indudable es que una provincia no puede establecer una prohibición de exportación de determinado producto, y no veo porqué motivo uno debería ser foco de agresiones y descalificaciones por opinar al respecto. La intolerancia de los algunos "asambleístas" me parece que ya está pasando los límites de lo admisible, pero criticarlos se ha convertido en una suerte de tabú que pocos se atreven a tocar.

P.D.: Igualmente ya sabíamos de antemano que los Bovino son gente con la que hay que tener cuidado, que lo único que quieren es contaminar el ambiente, en particular uno que yo se que lo intenta a pequeña escala esparciendo en el limpio aire de esta ciudad el insoportable humo de sus carisimos cigarrillos importados ;)
JP Chirinos dijo…
Toda historia tiene dos lados.
Ahora resulta que las panzas verdes de Concordia, madereros, pero estrechamente vinculados con el citrus y por ese camino con Von Wernich, poco preocupados por el ambiente (ya que al menos el titular del blog es afecto a contaminar el aire), tienen derecho a exportar en contra del bien común entrerriano.
Esta es una cortina de humo de AB que necesita ingentes cantidades de papel por la pronta salida a imprenta de su manual de derecho procesal.
Abrazos
JP
PD: La nota de Clarín es mala, pero la del Dani Hadad es mucho peor.
JP Chirinos dijo…
Antes de que AB me asesine, aviso que en Concordia existe una calle Von Wernich, pariente del cura, pero reconocido productor de citrus al igual que los Bovinos.
JP
AB dijo…
Diego: te repito que nosotros no tenemos ningún interés en vender madera al país vecino, como tampoco a ninguna pastera, porque no es negocio. O sea que más allá de la justicia o injusticia de la prohibición, difícilmente seamos "operadores" proexportación.

JP: la calle concordiense lleva el nombre por Pepe von Wernich (padre del cura), pionero de la forestación de eucaliptus en la zona de Concordia (debe haber plantado al menos un tercio de lo que existe actualmente). Pepe era uno de los mejores amigos de mi viejo (eran de la misma edad, ambos fallecieron hace años, Pepe antes que mi viejo, que este año hubiera cumplido 100 añitos) y recuerdo que era un tipo extraordinario, igual que su mujer Susana. Una pregunta, ¿qué es lo de Hadad?

He estado leyendo varias notas de las páginas de los ambientalistas antipasteras, y se les ha dado por ensañarse con la plantación de eucaliptus en sí misma, publicando algunos informes de dudosa veracidad. Por supuesto, no hay nada contra otros cultivos propios de le región que utilizan pesticidas y herbicidas mucho más contaminantes.

Saludos,

AB
Alejandro H dijo…
Es complicada la situación con las pasteras con muchas variables en juego. Un gobierno que interviene cuando no pudo conseguir que las pasteras se radiquen en entre ríos, e interviene despues de que botnia invierta 2.500 millones de dólares dando alas cuando le conviene políticamente a la gente de gualeguaychú, fraybentos y colón y replegandose cuando tambien le conviene.
Una asmablea heterogena, como toda movida del estilo, con intereses honestos y otros espureos. Tambien , hay que decirlo, una clase media que pide criminalizar los piquetes o las protestas de trabajadores y desocupados en una disociación esquizófrenica (en gualeguaychú por ejemplo gano el bustismo por robo, el mismo bustismo que esta en conflicto con docentes y medicos de hospitales y etcs.)

p/d AB, veo que somos comprovincianos compañero, que vivan Jordán! (Michel Jordan)
Dieguistico! dijo…
Alberto, desde luego que se que no sos operador de ningún interés económico ni nada por el estilo. Simplemente retomaba el tema de la intolerancia de los asambleistas, que atacan y descalifican a cualquiera que no se prenda en su locura.
AB dijo…
DIEGO:

YO CREO QUE EN MUCHAS COSAS EL RECLAMO DE LA GENTE DE GUALEGUAYCHÚ ES LEGÍTIMO. OTRA COSA ES CÓMO ACTÚA HOY LA CONDUCCCIÓN DE LA ASAMBLEA, QUE HA PERDIDO —ESTO LO DIGO POR COMENTARIO DE ALGUNOS AMIGOS DE GUALEGUAYCHÚ QUE ME MERECEN CONFIANZA, NO TENGO CONOCIMIENTO DIRECTO— LEGITIMIDAD.

EN ESTE SENTIDO, LO QUE DICEN LOS ASAMBLEÍSTAS —¿EXISTE ESTA PALABRA?— RESPECTO DE QUE CERRAR UN MERCADO QUE COMPRA MADERA PARA HACER PASTA NO AFECTA LOS INTERESES DE LOS PRODUCTORES, TAL AFIRMACIÓN ES FALSA Y DEMUESTRA QUE NO TIENEN LA MENOR IDEA DE LO QUE DICEN SOBRE EL MERCADO DEL EUCALIPTUS.

HACE UNOS VEINTE AÑOS, LA SOBREDOSIS DE OFERTA DE EUCALIPTUS EN LA ZONA DEL NORESTE DE ENTRE RÍOS ERA TAN GRANDE QUE EL CONSUMO ANUAL DE LOS ASERRADEROS —QUE ES BAJO— NO RESULTARÍA SUFICIENTE PARA QUE LA DEMANDA SE ACERQUE MÍNIMAMENTE AL TOTL DE LA OFERTA.

FUE LA VENTA DE MADERA EN BRUTO DE EUCALIPTUS QUE COMENZÓ MASIVAMENTE A FINES DE LOS 70, PARA SER VENDIDA A PAÍSES EUROPEOS QUE LA USABAN PARA HACER CHIPS, LA QUE DISMINUYÓ LA SOBREDOSIS DE OFERTA.

Saludos,

AB