28 feb. 2009

ESTIMADO AMIGO: SU BLOG HA SIDO CENSURADO

NOTAS PRELIMINARES SOBRE CENSURA EN LA BLOGÓSFERA

Por Alberto Bovino



I. INTRODUCCIÓN

Desde hace un tiempo viene preocupando a muchos bloggers las presiones, los ataques, y diversas formas de censura, más o menos sutil, que se han desencadenado contra sus blogs. Si bien hay quienes creen que todo blog en el cual se discutan, se informe o se opine sobre cuestiones de interés público pertenece al género periodístico, esto no es así. En nuestro caso, somos autores de un blog denominado "No Hay Derecho", que lleva ese nombre en honor a una revista que publicáramos con varios compañeros y amigos de la Universidad al final de nuestra carrera universitaria.

También formamos parte, como autores de No Hay Derecho, de un blog colectivo que se llama Blawggers Internacionales y, además, hemos utilizado —y utilizamos— esta herramienta no sólo como complemento de nuestros cursos, sino, además, en algunos casos que litigamos en nuestro ejercicio profesional.

II. LA MIRADA DE DESPRECIO

Por un lado, desde diferentes sectores respecto de los cuales jamás imaginábamos una reacción semejante, parece existir una fuerte arremetida contra los bloggers y sus blogs. Nos referimos, en este sentido, a algunos miembros de los sectores académicos y periodísticos. En este sentido, se desautoriza a los bloggers por una supuesta falta de seriedad en la información que se produce o se difunde, o por otros motivos no demasiado racionales. Como ejemplo, Daniela NIPOTI, en su blog Perspectiva A-DN nos advierte sobre la opinión de un académico de mucho prestigio sobre los blogs:

"Martes 28 de octubre de 2008 ¡Malo blog, malo! Brian Leiter, en el Yale Law Journal, nos cuenta por qué los Blogs son malos para el estudiante de leyes".

Luego de reproducir las supuestas razones de este señor sobre por qué los blogs son malos in se, se concluye citando la receta de este académico pluralista para neutralizar los blogs —y los bloggers—:

"People who run blogs tend to respond badly, indeed harshly, to the suggestion that blogs are not as important as their proprietors think they are. Be that as it may, my sense is that blogs have been bad for legal scholarship, leading to increased visibility for mediocre scholars and half-baked ideas and to a dumbing down of standards and judgments. Two mechanisms still exist for counteracting these developments. First, more first-rate scholars may enter the blogosphere, and use their pre-Internet gravitas to shift the terms of discussion. Second, the shift to peer-refereed publications in the legal academy—most of the best work in law and economics and law and philosophy, for example, now appears in faculty-edited journals—will ameliorate the significance of availability cascades on non-expert mediators like students and journalists".

Por otro lado, un supuesto filósofo e intelectual muy conocido en nuestro país generó una gran polémica al afirmar, entre otras barbaridades, que "cualquier pelotudo tiene un blog". Aquí se pueden ver algunas de las repercusiones de sus dichos:

A fines de abril, el filósofo José Pablo Feinmann realizó una serie de declaraciones polémicas en el blog Cámara Libre, de Clarín. Le dijo a la cámara del periodista Franco Torchia que "en Argentina no hay pelotudo que no tenga un blog", entre otras cosas. El video se distribuyó de forma viral por la red y bloggers y periodistas le respondieron al filósofo. La frase llegó a Clarín Blogs, en donde los usuarios también ejercieron su derecho a réplica. Es el caso del blog Pensar el Contra, que pone en duda el análisis sobre el fenómeno de los blogs realizado por Feinmann y advierte que su afirmación "no equivale a decir que cualquiera que tiene un blog es un pelotudo".

Una posición muy diferente fue la adoptada por otros bloggers, como El Eternauta, Natalia y Dady, que sintieron las palabras del filósofo como agravio directo. "A ninguno de nosotros nos gusta el insulto gratuito. La libertad de expresión es una manera de aprender, enseñar, comprender, ayudar y compartir", dice Jorge en su espacio. En nuestro ámbito, Tomás MARINO, autor del blog Quiero ser abogado, dijo lo siguiente:

SEREMOS PELOTUDOS ENTONCES

Para José Pablo Feinmann cualquier pelotudo tiene un blog.

Y es que Feinmann, ese nuestro filósofo que habla de Kant con letritas que lo rodean en el canal Encuentro, dice que en la Argentina, no hay pelotudo que no tenga un blog. No cansado con ello, critica la prosa blogueríl y un democratismo que a él le parece agraviante para con el lector. La feria del libro son una manga de boludos que miran Tinelli y poco leen y unas tantas cosas más. Todo eso dijo, con uno tono como de falsa indignación, con aires de mirá lo que me animo a decirte. Siempre a sabiendas de que en el fondo, comete la más estúpidas de las falacias que no es otra cosa que mandar en una bolsa enorme a mucha gente. Generalizaciones torpes y mediocres. Bastante pobre su retórica.

Como sea, su diatriba para con las nuevas tecnologías no merecen más que la lástima (estadio incluso más bajo que la mera indignación). Su evidente desconexión con el mundo de internet, su falta de interés en hacerlo, y tal vez su clara intención de llamar un poco la atención, hicieron que salga por un videíto de por ahí a hablar mal de los blogs.

Daniel Capalbo, para Crítica Digital, se enojó bastante en este artículo y alguna nota de infobae relata sus dichos por acá.

* *

Hay blogs lindos y otros feos, abuelo. No se enoje. Y para gusto de su ego, no le vamos a insultar. La gente que tiene estas actitudes es lo que, por lo general, más desean.

Por lo pronto, me considero un típico argentino pelotudo con un blog. Dios no permita que la palabra quede en manos de pocos que tienen buena prosa y no le faltan el respeto al lector.

Vivan los blogs, viva la mala prosa y viva la democratización de la palabra, canejo.

Allí se puede ver el lamentable video. Pero esto no es nada, comparado con una embestida que viene del mundo de las grandes corporaciones. Esta información —que ya es un pedido nada sutil de control de contenidos de los blogs— la publicamos y comentamos en nuestro blog No Hay Derecho:

CONTROLANDO EL FLUJO DE INFORMACIÓN

CONTROLANDO OPINIONES

CONTROLANDO


En su último post sobre un proyecto de delitos informáticos, Gustavo Arballo menciona el comentario de Pablo Palazzi a tal proyecto. Antes del comentario de este último, hay un enlace a una nota realizada por María Celeste Danón sobre Los mails tóxicos que enferman a las compañías. En la nota citada se analiza este problema desde un punto de vista que seguramente no le gustará a nuestro amigo Dieguístico: lo que se propone, básicamente, es mayor injerencia del Estado regulando un área tan sensible como la red. La nota no es inocente y se dirige a proteger a víctimas tales como Nokia, La Serenísima y Coca-Cola de los peligros de la red, especialmente eso de este raro y nuevo derecho que tenemos las personas comunes de difundir lo que nos dé la gana. Citando a Palazzi, la notera nos informa:

Vacíos legales y derechos constitucionales El abogado especialista en derecho informático Pablo Palazzi señala que el fallo de Cámara a favor de Coca-Cola “es muy importante” porque la jurisprudencia argentina era “bastante blanda” con este tema. “Exigían muchos requisitos (para que la acción quedara configurada). Pero este fallo no requiere que te saquen clientes, sino sólo que sea haya hecho el intento”, explica Palazzi. Además, dice que en Internet es muy fácil “anonimizar” cosas, con lo cual se trata de casos de difícil prueba si la parte que quiere provocar el daño ha hecho “bien” su trabajo. “Te protegés más peleando al mismo nivel (en Internet) que yendo a un juicio civil”, admite. El hecho de que en la Argentina aún no exista una ley de delitos informáticos no impide que empresas como La Serenísima, Nokia o Coca-Cola puedan avanzar por vía civil o penal para defenderse. De todos modos, Palazzi observa que no hay que confundir una acción de competencia desleal con el derecho a la información que asiste a los consumidores cuyo papel para difundir deficiencias en un producto reviste interés público y está garantizado en el artículo 42 de la Constitución Nacional. Además, señala que aún resta avanzar en una ley que deje en claro de qué manera se cuantifica el daño a los bienes intangibles de una empresa, como por ejemplo su marca o reputación.

¿Cómo resumirlo? Ma-ra-vi-llo-so. La jurisprudencia es “bastante blanda”, se “exigían muchos requisitos”, el fallo “no requiere que te saquen clientes” y, lo más sorprendente, los vacíos legales son cuestiones irrelevantes que no impiden “que empresas como La Serenísima, Nokia o Coca-Cola puedan avanzar por vía civil o penal para defenderse” (no queda claro si esta última frase corresponde a la notera o a Palazzi). A continuación, la notera invoca las opiniones imparciales de un miembro de una consultora en comunicaciones y relaciones públicas:

“¿Se acuerdan de los ‘proconsumidores’? Hoy aquel viejo fenómeno se transforma en procomunicadores. Cualquiera produce información y noticias. La democracia de Internet todo lo iguala y, cuando googleamos una palabra, un nombre o una marca, por debajo de la cita en infobaeprofesional.com aparece (con igual peso) la de mi blog personal que sólo lee mi familia. En algunos temas, como salud, esto puede ser sumamente peligroso”…

¿Qué es esto de cualquiera? ¿Dónde se ha visto? Esto no es libertad, es LI-BER-TI-NA-JE. Lo que no surge de esta frase procensura es la relación entre víctima y victimario: cuando la víctima fue Coca-Cola, se denunció a “ejecutivos de Danone y de Euro RSCG —la agencia de publicidad de la firma francesa— de haber montado la estratagema”. ¿Qué tiene que ver con esto la democracia en la red? Y aun si tuviera algo que ver la democracia, ¿es necesario seguir prohibiendo? ¿Y cómo decidimos qué cualquiera queda dentro de la prohibición y qué cualquiera queda fuera? Les propongo un ejercicio: hagan una búsqueda de las páginas privadas que dan la opinión de usuarios quejosos de todo calibre sobre los servicios de algunas de las empresas de telefonía móvil. Imagínense qué sucedería si las víctimas “cualesquieras” que allí relatan sus desventuras quedaran a merced de sus victimarias, de sanciones judiciales o regulaciones mordazas.

III. CENSURA 3.0 PARA LA WEB 2.0
Hasta aquí sólo hemos descripto algunos mecanismos casi sutiles. Pero la censura ya está aquí, en internet y contra los bloggers. En el caso de otro blogger amigo de El Salvador, Edgardo AMAYA, nos informa lo siguiente en su bitácora Seguridad y justicia penal:

EL DIARIO DE HOY CONTRA LOS BLOGUEROS ¡Soy un bloguero a mucha honra! Hace unos días comencé a escribir con cuentagotas un post para romper capote en 2009 en este blog. Sin embargo, gracias a El Diario de Hoy, me ha venido la inspiración para publicar otra cosa. El jueves 15 de enero, el mencionado matutino publicó la nota “Agresiones y burla en blogs de izquierda” en la cual, denuncia la existencia de blogs en los cuales se ataca a diversas personas, se ridiculiza a “escritores” y en particular a los candidatos al Ejecutivo de ARENA (¡apareció el peine!) No menciona la existencia de blogs de igual calibre en la derecha. La nota está calzada por el periódico, razón por la cual, nos referiremos al rotativo, aunque ello no implica cuestionar la calidad profesional de los periodistas que laboran en dicho medio. Me llama la atención que uno de los grandes medios de El Salvador, se preocupe por la existencia de estos blogs. Con dicha actitud dejarían entrever que los éstos estarían logrando hacerle cosquillas a los medios dominantes, lo cual me parece muy difícil y exagerado, pues a los blogs se accede por Internet, un recurso del que no dispone la mayoría de la población salvadoreña. La nota de El Diario de Hoy es por ese lado, patética: es como ver un elefante huyendo de un ratón. Los blogs son alternativas de expresión a la mano de cualquier persona y, no obstante sus otros usos o distorsiones, colaboran para que la gente opine y debata, cosa poco usual en nuestra cultura política. En la nota citada, los sectores de derecha que gobiernan el país reclaman lisa y llanamente censura: AGRESIONES Y BURLAS EN LOS BLOGS DE IZQUIERDA El Diario de Hoy, 15 de enero de 2009 Conforme ha venido calentando el panorama electoral en el país, los candidatos a la presidencia de la República, simpatizantes de partidos políticos, columnistas, editores de periódicos, presentadores de programas de opinión pública y hasta personas ajenas a la coyuntura política son víctimas a diario del irrespeto de una jauría de blogueros que se dedican a agredir a través de la Internet. Escudados en la cobertura que brinda el Internet, la nueva ola de blogueros, sobre todo seguidores del izquierdista partido FMLN, están haciendo de esa valiosa herramienta una violenta trinchera online. Se ilustra la nota, que continúa luego de esta esclarecedora introducción, con esta fotografía y su descriptivo pie de foto:



Las autoridades de Seguridad disponen de agentes para combatir incidentes entre los seguidores que suelen transformarse en agitadores, pero no existe un control para verificar las publicaciones electrónicas. Ahí hay terreno fértil para decir cualquier cosa.

Los funcionarios públicos de nuestro país han ido más allá, no contra las páginas web o blogs con contenidos críticos de su actuar funcional, sino contra los buscadores, logrando medidas cautelares que obligaron a algunos buscadores a no dar resultados de la búsqueda de ciertas estrellas de la política nacional.

En ese sentido, se ha escrito en El Blog Oficial de Google para América Latina:

LA CENSURA PREVIA NUNCA ES UN BUEN MODELO Internet en Argentina está pasando por momentos difíciles. 08 octubre 2008 at 12:09 PM Al tiempo que el Gobierno Argentino está sentando las bases para una Agenda Digital que defina las estrategias en torno a la utilización de tecnologías de la información y las comunicaciones, y analizando cuales son los pasos a seguir para una mayor inclusión de la ciudadanía en la Sociedad de la Información, en algunos tribunales Argentinos se han visto recientemente, decisiones judiciales (medidas cautelares), que atentan tanto contra la libertad de expresión y acceso a la información como contra el desarrollo futuro de Internet en el país, impactando en el desarrollo y la inversión local en conectividad y servicios de la sociedad de la información. En algunos casos nos encontramos con acciones judiciales trabadas contra buscadores de Internet, que intentan responsabilizarlos por contenidos existentes en páginas Web de terceros, sobre las cuáles, claramente, éstos no tienen control y son totalmente ajenos a los contenidos que se publican.

Hay más casos concretos que se pueden documentar, pero aquí sólo pretendemos alertar sobre el tema. Sin embargo, es interesante cerrar esta breve presentación preliminar con la información reproducida en otro blog de nuestro ámbito, Derecho de los blogs, de David MAETZU:

EL AÑO EN LOS BLOGS, POR REPORTEROS SIN FRONTERAS martes 30 de diciembre de 2008 El principal sitio de defensa de los derechos a la libertad de expresión y opinión en el mundo, Reporteros Sin Fronteras, ha publicado el informe del año 2008, centrándose por primera vez en datos relativos a los blogueros o internet en general. Así el año presente se cierra con los estremecedores datos de: - 1 blogger asesinado - 59 bloggers detenidos - 45 agredidos - 1.740 sitios informativos cerrados o suspendidos De la información del sitio de Reporteros Sin Fronteras, análisis: "En el año 2008 mataron o detuvieron a menos periodistas de medios de comunicación tradicionales. Pero, sin embargo, eso no significa que haya mejorado en el mundo la situación de la libertad de prensa: ahora, a medida que se van transformando la prensa escrita y audiovisual y que la blogosfera adquiere una envergadura mundial, la predación se ejerce en Internet. A este respecto, las cifras hablan por sí solas. Por primera vez, en 2008 mataron a un hombre cuando efectuaba un trabajo de « periodismo ciudadano » : al empresario chino Wei Wenhua le golpearon hasta matarle unos oficiales municipales ("chengguan") el 7 de enero, después de que grabara un altercado con manifestantes en la ciudad de Tianmen (provincia de Hubei). En treinta y siete países se han verificado actuaciones de censura en la Web, sobre todo en China (93 sitios censurados), Siria (162 sitios censurados) e Irán (38 sitios censurados). Pero tampoco las democracias se quedan cortas en lo que se refiere a la vigilancia y represión del Net : en Tailandia o Turquía, los tabúes del rey o el ejército son tan pertinaces que la policía vigila y castiga cada vez más a los usuarios poco delicados del ciberespacio. Los sitios de vídeos compartidos, como YouTube o Dailymotion, han sido uno de los objetivos preferidos de los censores oficiales. Cada vez son más frecuentes los bloqueos y filtrados en el momento en que tal, o cual, autoridad considera «ofensivo» alguno de sus contenidos. Esa reacción epidérmica de algunos gobiernos hacia los sitios « colectivos » empieza a generar fenómenos de « censura masiva », sobre todo en las redes sociales. La censura de un sitio como Twitter (en Siria) o Facebook (bloqueado en Siria y Túnez, filtrado en Turquía y en los Emiratos Arabes Unidos) tiene como consecuencia una cascada de bloqueos que, si se añaden a las medidas habituales de control, multiplican el resultado por diez. La cárcel es, en fin, la respuesta cada vez más frecuente de los gobiernos a las críticas formuladas en los blogs. En China detuvieron a diez ciberdisidentes, a 31 les agredieron o amenazaron y la justicia dictó condenas para al menos tres. En Irán, Reporteros sin Fronteras ha contabilizado dieciocho detenciones, 31 agresiones y diez condenas. En Siria (8 detenciones, 3 condenas), Egipto (6 detenciones) o Marruecos (2 detenciones, 2 condenas), la libre expresión en Internet resulta muy problemática. La máquina de triturar la libertad en Internet fue particularmente severa en Birmania, donde la Junta hizo que condenaran, en condiciones vergonzosas, al blogger y actor Zarganar y al joven ciberdisidente Nay Phone Latt, a penas de cárcel increíblemente graves (59 años para el primero, 20 años para el segundo). Estos dos hombres se han sumado a los muchos otros presos políticos birmanos, 16 de los cuales son periodistas (destacado agregado)". Sin duda datos muy preocupantes. La realidad es que por desgracia es muy posible que estas cifras no mejoren en el año entrante, sino que se agraven como consecuencia del desplazamiento de la atención de medios y ciudadanos hacia las nuevas formas de recibir y elaborar la información. Espero equivocarme y que los números de 2009 demuestren ese error.

En la página de Reporteros sin fronteras se puede encontrar información mucho más precisa sobre estas nuevas formas de amordazar la libre expresión.

IV. CONCLUSIONES

El panorama descripto es más que preocupante.

La voluntad de censurar de todo gobierno —autoritario o no tanto—, cuando se trata de los blogs, se ve apoyada en discursos de distinta índole que pretenden justificarla.


Tal como lo han advertido en su último informe los Reporteros sin fronteras, hay que desarrollar nuevas formas de protección para las nuevas formas de restringir o anular ilegítimamente las diversas formas de expresión, como también el derecho de todas las personas de recibir y acceder a esas expresiones.

Si "la predación se ejerce en Internet", debemos estar atentos a estas nuevas formas de censura.


Nos comprometemos a remitir en un plazo razonable —probablemente dos meses— un informe documentado y más detallado sobre este tema, que debe preocuparnos a todos.




4 comentarios:

Fran N. Ferrón dijo...

Muy bueno AB,

Mira:

http://www.veoh.com/collection/Leona-Lewis-Music-Videos

http://www.youtube.com/watch?v=9B5gvMpreKg&feature=related

¿Censura a todo un país?

Saludos

Meursault dijo...

¿Qué tema tan complejo es este de las censuras? Sea blog, internet en general o prensa escrita, es un tema muy delicado que debería ser discutido profundamente.
Hasta que punto puede ser vulnerada la intimidad por el derecho a la información y por la libertad de expresión?
Hasta qué punto uno no es responsable por reproducir informaciones que brinda otro (más aún cuando ese otro es un anónimo)?
Muy complejo.

Tomás dijo...

Muy buen post AB.

Cada vez que lo veo a Feinmann en la tele me acuerdo de sus dichos.

Edgardo A. Amaya Cóbar dijo...

Gracias por retomar. Buen Post!