5 jul. 2008

¿VIERON QUE LO DEL EQUIPO DE GIMNASIA NO ERA JODA?

"Primero se llevaron a los judíos...
pero como yo no era judío, no me importó.
Después se llevaron a las comunistas,
pero como yo no era comunista, tampoco me importó.
Luego se llevaron a los obreros,
pero como yo no era obrero tampoco me importó.
Mas tarde se llevaron a los intelectuales,
pero como yo no era intelectual tampoco me importó.
Después siguieron con los curas,
pero como yo no era cura, tampoco me importó.
Ahora vienen por mí, pero ya es demasiado tarde".
(Bertolt Brecht).
































En un post anterior (El fascismo saludable ya llegó), dábamos cuenta de que la lucha contra los gordos había trascendido la frontera del consejo y la advertencia —estatal o médica—, y que el Estado Clínico de Savater ya instrumentaba políticas estatales activas en nombre del deber de ser saludable.


Se informa en la nota citada en el post señalado que el alcalde de un pueblo en Mie (Japón) estaba tan compenetrado con la campaña anti-metabo que él y otros seis funcionarios locales formaron un grupo dedicado a adelgazar a sus conciudadanos que llamaron: "Los Siete Samurai Metabo". Sin embargo, la campaña terminó abruptamente.

¿Por qué?

Porque los Siete Saludables provocaron la muerte de un miembro del grupo de un ataque al corazón. El ataque le dio mientras hacía jogging para reducir la circunferencia de su cintura que medía 99 centímetros.



¡SALUD O MUERTE!







19 comentarios:

Anónimo dijo...

First they came...

Martin Niemöller

Anónimo dijo...

a ver, es claro que el deporte no es salud -esta discusión es obsoleta. con respecto al señor que se volvió coqueto de golpe y murió en su cruzada por una cintura de avispa, es probable también que el señor haya confundido a su organismo al pasar de gordito sendentario y despreocupado a militante dietario y jogger descontrolado. esto no debe ocurrir. muchachos (gordos, gorditos y flacos): ser fundamentalista no da... recuerden que el ideal de salud y belleza puede cambiar en diez años (ya sabemos que el chocolate y el vino tinto no son tan malos y que el jogging puede matar...)
lak

Dieguistico! dijo...

Ahora bien, lo que nunca se plantea es si es más importante estar sano o ser feliz. Dado que la felicidad no es objetivamente mensurable, es un concepto más elusivo a los fascistas de todas las épocas que intentan imponer sus ideales a los demás por la fuerza. ¿Tiene acaso algo de malo que una persona elija fumar, beber o comer comida poco saludable simplemente porque eso lo hace más feliz que estar "saludable"? ¿Acaso existe un mandato moral que nos obligue a vivir más en lugar de vivir más plenamente?

Además la idea de la delgadez me parece que está más relacionada con cierto ideal estético propio de la época que con una cuestión estrictamente de salud. En otros tiempos se identificaba, por el contrario, a la delgadez con la enfermedad y a la gordura con la salud e incluso con ciertas virtudes como la virilidad. ¿A alguien se le hubiera ocurrido poner a dieta a Buda? ¿No decían en alguna época que un bebé estaba sano porque estaba "gordito"?

Se puede ser gordito y saludable, pero lo que es más importante, se puede no ser saludable y sin embargo ser feliz. ¿Alguien tiene derecho a imponernos su particular ideal de felicidad?

Saludos!!!

Diego Goldman
1,79m - 78 kg.
No fumo, no bebo, pero dejo que los demás vivan tranquilos.

Seba dijo...

Diego te faltó poner la circunferencia de tu cintura.

Seguramente, como ellos pretenden vivir 100 años, no quieren quedarse solos entonces nos quieren obligar a cuidarnos!

Abrazo

Dieguistico! dijo...

Seba, puse el peso y la altura sólo para marcar que no me quejo de las cosas simplemente porque me afecten directamente a mi.

La causa Glasman dijo...

Hay medidas de salud pública que son buenas y otras que son malas. Esta es una de las malas. Las medidas de salud pública que son buenas no son arbitrarias, están basadas en un conocimiento de la motivación humana, y de los determinantes sociales y estructurales de las conductas en salud. Las medidas de salud pública eficientes no obligan a nada, actúan sobre la cognición y la motivación. La OMS nunca va a obligar a nadie a ponerse el jogging, en todo caso aconsejara crear espacios para que la gente use menos el automóvil.

Aun así, y sin defender esta medida tomada en Japón, sigo insistiendo que estos problemas no dependen exclusivamente de la libertad de elección y por lo tanto el estado no puede hacer oídos sordos. Si hay un crecimiento inmenso de la obesidad, no se debe a que más gente eligió comer más. Se debe a sentar un cuerpo diseñado para alimentarse con vegetales y carnes asadas (tipo la South Beach diet), para aguantar periodos de ayuno, y para salir a correr presas de caza, frente a una computadora, un volante, o una consola de videojuegos, a mirar publicidad de cientos de alimentos procesados de altísimo contenido calórico, comiendo esos alimentos, que, el cuerpo entiende, debe acumular para los próximos períodos de ayuno. Alguno se acuerda como eran las porciones en nuestra niñez? Se acuerdan que la “coca grande” era la coca de 1 litro?

La muerte y la enfermedad prematura no es una cuestión que solo afecte a los individuos que las padecen. La muerte y la enfermedad de las personas empobrece a las familias y quita a los hijos posibilidades; sin considerar la carga de ansiedad y estrés que esto provoca en el enfermo y en su entorno. No es gratis para una familia o una sociedad que los ciudadanos mueran o enfermen en etapa productiva. Las familias de un solo padre son más pobres y tienen menos oportunidades que las familias con padres sanos. Son además estos mismos ciudadanos los que educan a las generaciones futuras con respecto a hábitos que luego son muy difíciles de cambiar.

Comentaría también acerca de la relación entre felicidad y hábitos de salud, pero este es un blog de derecho y ya me deliré demasiado con la psicología y la salud pública

Detalle, ¡me encanta comer!

Saludos

Laura

Dieguistico! dijo...

Laura:

Los seres humanos no son engranajes que puedan utilizarse contra su voluntad en beneficio de la gran maquinaria de la humanidad. En consecuencia, nadie tiene derecho a privarnos de nuestra felicidad para mantenernos productivos por más tiempo. Me parece terriblemente fascista la idea de crear seres "útiles" para beneficio de los demás pero privándolos de la posibilidad de ser felices por si mismos. Por algo el utilitarismo fracasó como filosofía moral.

Si yo tengo ganas de morirme a los treinta después de una vida de excesos, nadie tiene derecho de privarme de ello. No estoy obligado a vivir cien años para "servir a la sociedad".

Por otra parte, cabría preguntarnos si tiene sentido prolongar innecesariamente la vida a cualquier precio. Antes la esperanza de vida no llegaba a los 50 años y el mundo funcionaba igual. Si la esperanza de vida se prolongó, y hoy es normal vivir hasta los 80, ello debe ser solo en beneficio del propio individuo.

Además, desde tu propio criterio utilitarista, también tendrás que reconocer que el envejecimiento de la población causa perjuicios económicos. La crisis del sistema de jubilaciones en casi todo el mundo, y la falta de mano de obra en Europa por culpa del envejecimiento son prueba de ello.

La causa Glasman dijo...

Hable de prohibir,? de obligar? Creo que claramente dije que no.

Estás reduciendo mi respuesta, que discutía el problema, y sus consecuencias, en función del contexto socioeconómico. Y mi criterio no es utilitario; en todo caso es solidario. Primero, si uno decide tener hijos, uno es un engranaje; por supuesto que uno puede seguir como si no lo fuera, pero eso lo hace a uno irresponsable.

Creo que no existe felicidad posible con una población en duelo, enferma y empobrecida; ni libertad con corporaciones que invierten millones en para convencerte para que consumas para ser feliz. Eso es fascismo. Hay algo más utilitario que usar el conocimiento del psiquismo y el metabolismo humano para lucrar a costa de los pobres y desinformados, convenciéndolos de que hagan algo que empobrece y esclaviza más a ellos y a sus familias y de lo cual es prácticamente imposible salir? Los pobres tienen hábitos menos saludables que los ricos, ¿son más felices? ¿Lo hacen por decisión individual?

En Europa no habría crisis si los europeos tuvieran hijos que sostuvieran el sistema de jubilaciones, pero ese no es mi punto. Mi punto es que la enfermedad no tiene que ver la con la libertad o la felicidad, porque una cosa es tener un hábito no saludable a los 30 y otra es cuando te sentís enfermo, cuando se enferman tus padres, hijos, hermanos etc.; cuando la gente muere en masa y hay más crimen, más desigualdad, y más mujeres pobres a cargo de hijos que también perderán oportunidades (los hombres tienen hábitos menos saludables y toman más riesgos, se mueren antes y las minas quedan a cargo de todo con un sólo ingreso). Si hay causas estructurales que están determinando un fenómeno que no tiene más perspectiva que empeorar, no podés quedarte sentado a decir que la gente haga lo que quiera; la gente no hace lo que quiere, hay causas estructurales que los están afectando como pasa con cualquier epidemia. Lo difícil es pensar a una enfermedad como la obesidad como una epidemia.

Y todo esto sin considerar que no es estrictamente cierto, ni siquiera a nivel individual, que la gente elige los hábitos que persigue; uno no se cree del todo su propia destrucción.

Dieguistico! dijo...

Laura. Lo tuyo cae en el determinismo. Te guste o no, los pobres son más inteligentes de lo que pensás y son capaces de decidir sobre sus propias vidas. No somos todos idiotas a merced de corporaciones que nos quieren chupar la sangre. Somos personas adultas que sabemos lo que hacemos las más de las veces. Nadie te obliga a consumir (en cambio los fascistas saludables te quieren obligar a no fumar, no tomar, comer verduras y hacer ejercicio). Y fue precisamente gracias a esas corporaciones que tanto denostás, y al ánimo de lucro, que avanzó tanto la ciencia médica y podemos vivir muchos años más que nuestros antepasados. ¿O te pensás que los laboratorios investigan por amor a la humanidad?

Tus respuestas a veces son ridículas... ¡El problema del envejecimiento de Europa se soluciona con más población! En ese caso te quejarías de la superpoblación y la falta de alimentos.

Si vos necesitás que venga papá Estado a decirte lo que hacer, allá vos. Yo prefiero que me dejen vivir tranquilo. Y creo que viviriamos todos en un mundo más feliz, próspero y justo si cada uno de nosotros se dedicara a vivir tranquilo y dejar vivir tranquilos a los demás.

La causa Glasman dijo...

Diego, el determinismo no tiene nada de malo, es la forma que se explican los fenómenos, así procede la ciencia y lo puedo decir porque conozco el tema. Sé cuánto fuman los ricos en relación con los pobres, cuantos más obesos hay entre los pobres, cuántas enfermedades de transmisión sexual hay entre los blancos, cuántas entre los negros y cuántas entre los latinos. ¿A que no adivinas quién las sufre más?

Las disparidades en salud existen, son irrefutables, y se dan entre países ricos y pobres y entre los ricos y pobres dentro de cada país, no son un invento mío. Es más, hay disparidades entre gente que tiene distinto nivel de control, sin ser pobres; un vicepresidente de una compañía vive menos que un presidente, etc. Y aunque no todos reciban pasivamente los mensajes (que por otro lado van, en general, dirigidos a jóvenes que son mucho más influenciables), hay variables contextuales que ponen a los pobres en desventaja en cuanto a elegir sus hábitos de vida, por ejemplo costos, distancia, tiempo, estrés, violencia, etc.

Nadie te obliga a comer verduras ni a no fumar, no existe esa ley en Argentina ni en USA. Tampoco a lo contrario; pero conozco el negocio de la propaganda, me dedico a estudiar las estrategias de persuasión. Sé positivamente que se gastan billones de dólares en propaganda y se gastan porque son tremendamente eficientes. Así funciona el mercado. NO tiran la plata a la basura. Si papá, mamá o lo que sea Estado u organismo sin fines de lucro no te dicen algo, sólo te lo dirán a vos (y a tus hijos) las tabacaleras, las cadenas de comidas chatarra, los que dicen que el SIDA se da por falta de vitaminas, etc. Preguntales a los sudafricanos que lindo, feliz y próspero que esta el país con el 20% de personas infectadas de SIDA, sin que el denostado estado haya hecho nada para prevenirlo.

La ciencia médica no sólo avanza por las corporaciones sino también por las universidades y el estado (norteamericano). Y que pongan guita para investigación no habilita a que se busquen nuevos mercados (i.e., jóvenes y niños) para venderles una sustancia nociva.

Finalmente, el problema de Europa no se debe sólo al envejecimiento de la población, sino al aumento de la expectativa de vida y a la falta de nacimientos. Ese el problema planteado en forma completa. El problema de la densidad de población no es el mismo problema. Y ridículo no es un argumento.

ABovino dijo...

Anónimo Lak:

¿Obsoleta? Yo no estoy discutiendo si el deporte es salud. Me parece que entendiste todo mal. Y creo que con la información del diario no existió ningún señor que se haya vuelto "coqueto" de golpe.

AB

ABovino dijo...

DIEGUITO:

TU FE EN EL MERCADO Y EN PAPA MARLBORO Y MAMÁ COCA-COLA ES DEMASIADO FUERTE E INGENUA. CREO QUE LAURA Y VOS ESTÁN DISCUTIENDO COSAS DISTINTAS.

COINCIDO CON ELLA EN VARIOS PUNTOS SOBRE CÓMO EL ESTADO DEBE INTERVENIR PARA DISEÑAR POLÍTICAS DE SALUD PÚBLICA. POR SUPUESTO QUE SIN BRIGADAS DE SAMURAIS CAZA-METABOS.

Y TAMBIÉN COINCIDO CON VOS EN CUANTO A LA CASI NULA PROTECCIÓN A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN EN MATERIA COMERCIAL, SI COMPARAMOS ESOS ESTÁNDARES CON LOS ESTABLECIDOS EN LA JURISPRUDENCIA INTERAMERICAN EN MATERIA DE CUESTIONES PÚBLICAS Y POLÍTICAS, CUANDO LA CONVENCIÓN NO REALIZA TAL DISTINCIÓN.

PERO ESOS TAMBIÉN SON COSAS DISTINTAS. EL PUNTO DE ESTE POST ES PARA SEÑALAR A AQUELLOS QUE DICEN QUE INVOCO LA TEORÍA DE LA PENDIENTE RESBALADIZA.

AB

Dieguistico! dijo...

Laura: el determinismo si tiene algo malo, y es que es una filosofía social falsa.

Quizá a mi no me creas, pero te recomiendo que leas "La sociedad abierta y sus enemigos", de un tal Karl Popper que algo de ciencia entendía.

Además sabés cómo hacen los empresarios feos y malos cuando los consumidores no quieren comprar voluntariamente algo... a ver... adiviná... ¡si, van a Papá estado a pedirle un subsidio o que obligue a consumir por decreto! Si no preguntale al mercader de Cormillot y su "ley de obesidad ya".

Los africanos se mueren de SIDA no por la falta de estado, sino porque son pobres y no pueden acceder a educación y medios de prevención, que es algo completamente distinto. Y te sugiero leer algo de historia económica para que veas en qué lugares históricamente hubo menor pobreza.

Dieguistico! dijo...

Alberto, la verdad que no creo ni en papá Marlboro ni en mamá Coca Cola.

Al único que le creo es al tío Pringles que fabrica papas fritas.

La causa Glasman dijo...

Si queres lo pongo en términos de Popper, no se ha podido falsificar, o esta corroborado provisoriamente..etc., etc.

En los hechos, la ciencia moderna es determinista. No es el determinismo absoluto de Laplace, es un determinismo complejo, probabilístico y sistémico,(en los hechos no muy diferente a lo que planteaba Popper). Si no pudiéramos pensar así, no se podría decir que nada es por nada, ni siquiera que los africanos se mueren, en parte, y subrayo en parte, porque son pobres.

Y justamente el que tendría que haber suplido a estos sudafricanos pobres con educación, un discurso coherente, y medios de prevención es el estado, y no lo hizo, y están mucho peor que países más pobres como Uganda, que si se ocupó del problema a tiempo.

Anónimo dijo...

El estado no tiene el derecho a imponer una moral determinada. Coincido con que si puede desarrollar campañas de salud pública para informar los "efectos nocivos". Y por qué? Sencillo, los hospitales públicos que bancamos entre todos tienen la obligación de atender a los ciudadanos que concurren con patologías producidas por el abuso del cigarrillo, drogas lícitas e ilícitas, comida chatarra, etc, etc...Aunque este argumento suene pueril y/o incoherente cuando hablamos de deportes, sobre todo los de alto riesgo.-
Ergo...cada cual se puede reventar como le plazca...prefiero esto antes de hacerme vegetariano...
Copio a un pre opinante:
1.80
82 kg.
deportista
no fumo...PERO SI BEBO
y soy morocho de ojos verdes y bastante musculoso....
Un abrazo
Martín de Neco

Tomás dijo...

Siempre que el estado sepa que la salud es un derecho y no una obligación, está perfecto que disponga de una tutela de la salud pública sin que eso derive en meterse en las decisiones de vida de las personas (a nivel ético y a nivel físico); llámese ser gordo, llámese hacer deportes de riesgo, llámese lo que sea. Desde el momento en que el estado, so pretexto de cuidar la salud pública, decide que algo NO se puede hacer (prohibe) como una moralización encubierta u otros fines -tal vez- demasiado disciplinarios o normalizadores, ahi sí estamos en un problema (Montalvo, y otros ejemplos).

Con lo del pago de impuestos como justificación de las campañas de salud pública, creo que es un argumento peligroso. Hay algunos infrahumanos que creen que los hospitales, en algunos casos, deberían distinguir si el cuidado médico "se lo merece" o "no se lo merece" el paciente, en virtud de que tiene -por dar un ejemplo- una enfermedad que "no se la buscó" (por así decir) o una que "sí se la buscó" (también por así decir) como pueden ser los efectos de una adicción, de una forma de vida u otras actitudes plenamente voluntarias. Todo bajo el pretexto de que "el hombre que trabaja y paga sus impuestos no tiene por qué costear las malas decisiones del vecino que entregó su vida a los cuartos de libra con queso con papas grandes o a la cocaína". Da calofrío, pero últimamente lo he escuchado varias veces.

En relación al post y a la temática general mi respuesta es siempre que lo que importa es la medida. La información y la preocupación del estado por la salud de las personas es una consecuencia lógica del estado que, aunque se lo niegue, tiene un trasfondo paternalista ineludible. El estado es quien resuelve cuando dos personas se pelean por dinero, el estado es quien resuelve cómo castigar a alguien que se manda una macana, el estado es quien administra los fondos comunes y es el estado quien aconseja (pero jamás debe obligar) a que la gente cuide su salud. Es parte del contrato social, so to speak.

El supuesto de Japón sí es un clarísimo ejemplo de los peligros del estado sobrepaternalista. Ni siquiera lo veo como fachista, sino -en un sentido más foucaultiano- como una clara normalización. Una parte más de la sociedad discplinaria. De la misma manera que todos son pelados en el panóptico, todos tienen la misma ropa, ahora todos deberán ajustarse a medidas físicas determinadas.

¡Me da miedo de solo pensarlo!

Tomás

-> 1.73
-> Estudiar derecho me hizo más sedentario y estoy con algunos kilos demás.
-> Mi color preferido es el azul y muero por milangas con puré.
-> Ah. El test japonés de la medida no lo paso ni a palos. Voy derecho a recuperatorio.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con vos Tomás. Por eso dejé bien en claro que el estado no puede imponer una moral o estilo de vida. Cada cual se cuida o revienta a su antojo. Las campañas de información (no me gusta decir concientización por lo que connota) son válidas mientras no determinen una conducta modelo y sólo se limíten a informar los efectos nocivos (ya sé que este adjetivo puede variar según la óptica de quien lo mire)y nada más. Con respecto al gasto en salud pública también concuerdo en la salvedad que haces, reconozco el peligro del argumento expuesto. Acordate que en USA las tabacaleras pagaron miles de millones de dólares al estado para evitar juicios, y la prhibición de vender comida chatarra en las escuelas por el gasto que demandaba la atención de lo menores con sobrepeso.-
Saludos
MArtín de Neco

bartleby dijo...

buenos posts sobre el fascismo saludable, felicidades a A. Bovino (desde España)
saludos,
b.