PRESENTACIÓN DEL LIBRO "ROBO CON ARMAS Y PRINCIPIO DE LEGALIDAD" DE CRISTIAN PENNA

ESTO NO ES UN PRÓLOGO










Presentación
Esto no es un prólogo. El prólogo lo escribe Gustavo Bruzzone. Solo accedí a redactar esta presentación no solo por todo lo que le debo a Cristian Penna. Cristian fue un excelente alumno que se recibió con la máxima nota en nuestro Curso de “Garantías constitucionales del derecho penal sustantivo y del derecho procesal penal” de hace algunos años, y por ello lo invitamos a unirse a nuestro equipo de trabajo docente.
Desde que terminó la materia, Cristian abrió un blog de su autoría: “Operación Derecho”. Al poco tiempo fue invitado a ser corredactor de nuestro blog “No Hay Derecho".
Allí publicó “Robo con arma impropia (o robo con armaque no es arma), y una aplicación analógica in malam partem” (11/02/2010). Esta entrada, esta vez, generó muchísimos comentarios y un debate muy interesante. Tres meses más tarde (05/04/2010), Penna escribió como comentario a un fallo el siguiente trabajo: “Armas impropias, esta vez una barreta”.
Un tiempo antes, el 14/05/2009, habíamos publicado, para poner en ridículo la supuesta pseudoteoría del “arma impropia”, fotos de una serie de objetos que en determinadas circunstancias podrían haber sido considerados “arma impropia”. A partir de allí, hicimos todo lo posible para utilizar esta metodología para dejar en ridículo a la teoría del “arma impropia”.
Ahora que ya sabemos, el nuevo curso de acción en épocas de crisis es poner un negocio de venta de armas. Aquí, una selecta muestra de las mejores armas de nuestro nuevo negocio. Acto seguido, nuestra entrada solo incluía fotografías de los siguientes objetos:
a) martillo judicial o de martillero;
b) cámara fotográfica Nikon;
c) zapatos de mujer con una altísima plataforma;
e) silla rotosa de comedor;
f) sartén con mango;
g) botella de Ron Zacapa sin abrir;
h) raqueta de tenis;
i) puerta de madera;
j) par de borceguíes;
k) cajón de naranjas Ombligo;
l) martillo con mango de madera;
m) dos floreros con agua y flores;
n) cuatro o cinco causas penales;
ñ) escultura de bronce;
o) CPU de una PC;
p) cenicero de cristal y plata;
q) colección de la Revista Nueva Doctrina Penal; y
s) jarra de cristal, entre otros objetos.





Lo que nos interesaba destacar es que, en esta oportunidad, la interacción entre blogueros y académicos ha sido dialéctica. Tanto en las entradas de Cristian Penna como en los comentarios de los lectores se incorporaban informaciones y argumentos surgidos de una gran variedad de fuentes.
La versatilidad del formato Blogger permitió a Cristian una gran discusión, más la posibilidad de enmendar errores. Y cuando, luego de esta relación dialéctica y más que fructífera llegó a su fin, Cristian advirtió que tenía material casi suficiente para armar y publicar un libro.
Y de allí la riqueza de la información en internet. El altísimo índice de circulación de la información, hace que nadie tenga ganas de aparecer desinformado. Lo mismo como el nivel de los argumentos.
En consecuencia, cuando se trata de personas inteligentes como nuestras autoras y autores, no hay que lamentarse de la “falta” de lectura sino, por el contrario, hay que alegrarse de esta nueva explosión de información.
Este es, probablemente, el primer libro que es producto de un trabajo que ha recurrido conjuntamente a las fuentes de la red como, también, a las fuentes impresas. Ello nos demuestra la posibilidad de convivencia de estos dos sistemas de información que podrían resultar complementarios.
Editores del Puerto se complace en presentar, entonces, el libro de Cristian Penna, y esperamos que las generaciones futuras también puedan aprovechar los formatos de estas obras impresas. Gracias Cristian Penna por tu confianza,

Alberto Bovino







Comentarios

S A L dijo…
Deberian promocionarlo como el libro que, de ser necesario, podra utilizarse como arma impropia. Felicitaciones al autor.