FASCISMO SALUDABLE SIN LÍMITES: PROHIBIDOS LOS SALEROS EN RESTAURANTES

LA SAL TAMBIÉN MATA



Aunque usted no lo crea, a un descerebrado diputado radical (Aldo Mensi) de provincia de Buenos Aires se le ocurrió esto:



(Pcia. de Bs. As.).-El diputado radical Aldo Mensi presentó un proyecto para la utilización “responsable” de la sal por parte de los clientes en restaurantes y afines de la Provincia. De aprobarse, quedaría “prohibido el ofrecimiento, por parte del establecimiento o comercio, de sal en saleros, sobres y/o cualquier otro adminículo (...) excepto que expresamente el comensal lo requiera”.



04/04/11



Los restaurantes de la provincia de Buenos Aires no podrían ofrecer a sus comensales sal en saleros o sobres a menos que éstos la requieran, de prosperar un proyecto de ley que establece multas y hasta clausuras para el local que la infrinja esta disposición.



La iniciativa, ingresada en la Cámara de Diputados bonaerense, dispone la utilización “responsable” de la sal para consumo humano por parte de los clientes en restaurantes, confiterías, bares, pizzerías, venta de comidas rápidas y afines que funcionen en el territorio de la Provincia de Buenos Aires.



Según el proyecto, quedará “prohibido el ofrecimiento, por parte del establecimiento o comercio, de sal en saleros, sobres yo cualquier otro adminículo que permita el usovv discrecional de sal por parte del consumidor, excepto que expresamente el comensal lo requiera”.



"El uso de la sal queda exclusivamente reservado al cheff yo cocinero al momento de

elaborar los distintos menús", detalla la iniciativa elaborada por el diputado bonaerense por la UCR, Aldo Mensi. Los locales tendrán la obligación de ofrecer a los comensales información sobre los efectos nocivos del consumo de sal.



Las sanciones por no cumplir la norma irán desde una multa equivalente a dos sueldos básicos de gastronómicos hasta la clausura del local por un plazo mínimo de 30 días corridos en caso de reincidir en la falta.



El proyecto de este tarado, que se ve que no tiene nada que hacer con su tiempo útil, se funda en estándares de la Organización Mundial de la Salud. El fascismo saludable sigue avanzando, y a nadie parece importarle. El día que se les ocurra prohibir las milanesas y los asados, será demasiado tarde. Cuando nos saquen a la mañana a hacer gimnasia obligatoria y se alce alguna protesta, seguramente esa persona será declarada insana por atentar contra la salud pública


Fuente: Gastronomiconet.com/Télam

Comentarios

Anónimo dijo…
el impulso pensante en su limite mas bajo