27 may. 2009

ANÓNIMO Y SU PRIVACIÓN ILEGAL DE LIBERTAD - RELOADED

SOBRE LA PRIVACIÓN DE LIBERTAD DE UN LECTOR
QUE CONMOVIÓ A LOS DEMÁS LECTORES



La entrada de nuestro amigo Anónimo ha provocado los siguientes comentarios, que creo que merecen una entrada aparte. Adenda: Nuestro amigo Anónimo envió este mensaje para todos ustedes:

Quería agradecer las palabras de apoyo de todos los lectores. Sinceramente me levantaron mucho el ánimo.

Nuevamente, muchas gracias.

Anónimo.

••••••••••••••••••••••
Blogger Zaratustra dijo...

Alberto:

...

PS: (respecto al post) Que bajón la impotencia de un estudiante de derecho que con su carga teórica intenta hacer valer sus derechos o garantías de libro frente a la realidad del Leviatán policial.

25 mayo, 2009 19:23

Eliminar
Blogger El Tolo dijo...

Es que el derecho terrenal dista tanto del derecho teorico, el desafio es acortar la brecha?

25 mayo, 2009 20:23

Eliminar
Blogger Gaviota dijo...

Me uno a anónimo. Qué lástima el tiempo perdido, o casi perdido...

25 mayo, 2009 22:30

Eliminar
Eliminar
Anónimo Anónimo dijo...

Soy el Anónimo en cuestión.
Alberto: gracias por ocuparte y pensar en mi detención.
Quizas pienses que estoy exagerando pero el hecho de estar en una celda indescriptible por mas de 12 horas me genero muchas cosas.

Creo que Zaratustra lo definió muy bien : la palabra es impotencia.
Pero esa impotencia, no es todo, ni la parte que realmente me hace mas ruido.
Me gustaría decir especificamente en qué cambio mi visión del Derecho pero tengo que ordenar mis ideas.


Entre todas las cosas que pense, de una manera bastante desordenada creo haber reparado en algo que dijiste en el post. Obviamente lo hiciste con mucha mayor claridad y tiene que ver con el rol de los jueces y fiscales.

25 mayo, 2009 23:44

Eliminar
Blogger ABovino dijo...

No, amigo, no creo que estés exagerando. Tengo algo de experiencia en este tipo de casos y, además, también he sido detenido ilegalmente cuando aún ni siquiera estudiaba derecho (estudiaba ciencias económicas). Te aseguro que comprendo lo que sentís.

Y las garantías no son "teoría", son derecho positivo que debemos hacer valer en nuestra vida profesional. Pero el Estado no te regala nada, hay que arrancárselo.

Saludos,

AB

26 mayo, 2009 00:40

Eliminar
Anónimo fahirsch dijo...

Siempre dicen que el inocente no tiene nada que temer. Siempre he pensado que es el que más tiene que temer. Especialmente si el que está delante de uno tiene un arma

26 mayo, 2009 10:09


FAHIRSCH: No entiendo lo del "inocente no tiene nada que temer". Creo que con un arma enfrente todos tenemos algo que temer, sin importar si somos inocentes o, como en mi caso, culpables.

Eliminar
Anónimo Anónimo dijo...

Es ironico. Me recibi el anio pasado (perdon pero este teclado no tiene enie) y cada vez q algun conocido me pregunta q hacer cuando te detienen les tengo q decir q no se peleen con el cana porque pasa exactamente lo q le paso a anonimo. Por suerte desde mi pequenisimo lugar en la justicia trato de detectar casos como este desde la lectura del sumario y empujo hasta donde puedo por mantener vigente o mejor dicho hacer uso de las garantias violadas

26 mayo, 2009 15:36


COMENTARIO: Bien por el justiciero. Siempre se puede hacer algo desde cualquier lugar para frenar tanta brutalidad.

Eliminar

Entiendo perfectamente la impotencia que siente el "el anónimo en cuestión". Lamentablemente tal manera de proceder de parte del personal policial es tan frecuente que asusta. Y eso no es lo peor, sino que lo peor es que muchos fiscales y jueces respaldan dichos vicios(ya sea convalidando procedimientos manifiestamente ilegítimos o "alentando" dicho accionar desde las instrucciones impartidas y/o el encubrimiento posterior). Y lo mas preocupante es que muchos de estos personajes (sean policías, fiscales o jueces) realmente creen que su accionar es válido (quizás miran demasiadas películas policiales y se tragan los personajes... o quizás simplemente son violentos y autoritarios).
Lamentablemente tengo unas cuantas experiencias profesionales (y hasta alguna personal) de tal tipo (Alberto, hablando de esto, después te cuento algo que me pasó hace unos días).
Además tales modos de accionar también se ven "convalidados socialmente", por los crecientes reclamos de mano dura y las alarmantes campañas mediático-políticas en contra del "garantismo" (es decir, de las garantías constitucionales... ver por ej.: http://operacionderecho.blogspot.com/2008/11/desinfobae-y-su-amarillismo.html )
Cuesta creer que sea tan difícil pretender que se respeten pautas tan básicas y fundamentales...
Saludos,
Cristian

26 mayo, 2009 23:04


COMENTARIO: Cristian, cada día escribís más en dialecto "legalese".

Eliminar

Anónimo, eso que sentís -una mezcla de impotencia, incomprensión- es lo que se siente al haber sido víctima de un delito. Creo que le llaman estrés-postraumatico.

Cuando era chico me hurtaron -tendría 8 o 9 años- y más allá de que no hubo violencia física, porque fue un arrebato, sentí violencia moral. Eso me hizo pensar que de grande queria ser policia (jaja), sin embargo, durante la adolecencia, fui victima de violencia o abuso policial -como muchos- y terminé inclinándome por estudiar derecho.

Creo que -aunque sea medio escéptico-, es preferible utilizar los mecanismos del Estado de Derecho y hacerlos valer.

Hasta ahora -y eso que soy joven- me genera un peor sentimiento el abuso policial que los hurtos. Por eso, creo que es preferible inclinarnos hacia la contención de la violencia estatal con mayor interés.

Saludos,

Fran

COMENTARIO: Fran, no sé si estoy de acuerdo contigo. Quien es definida como "víctima" por el derecho es un personaje bueno, desafortunado, que frente a él tiene a los malos, a los victimarios. En estos casos, te victimizan y ni siquiera te permiten usar el estatus de víctima. Y el victimario es un honrado miembro de las fuerzas de seguridad que arriesgó su vida para cumplir con su deber.

Lo que le pasó al amigo Anónimo es mucho peor, porque ni siquiera le permite reclamar desde el lugar de víctima, pues debe defenderse y negar la imputación que sus victimarios le han hecho de haber cometido una conducta delictiva. Y los victimarios no están solos, cuentan con toda una estructura estatal —que suele incluir jueces— dispuestos a impedir la defensa de la verdadera víctima con tal de encubrir al verdadero victimario.

11 comentarios:

fahirsch dijo...

En la literatura, en el cine, siempre aparece la frase "que el inocente nada tiene que temer de la Justicia". En cuanto al arma, si el que la sostiene es el representante de la ley, más aún debe temer el inocente.
A lo largo de la vida he tenido algunos encontronazos con policías prepotentes, nada cercano a Anónimo, pero más que suficiente para tener bien claro la importancia de que jueces y policías respeten los derechos de la personas

ABovino dijo...

F: Ahora entiendo, y gracias por tu observación. Quizá escriba algo sobre eso. Hasta la vista, tengo que ir a trabajar,

AB

Anónimo dijo...

Fasci 1: (alias Daniel S.): Esto es culpa de los hiper-garantismo.

Fasci 2: (alias Mariano G.) Claro, hay que encontrar el justo medio. Aquí estamos, ni más ni menos, que frente a un exceso de celo en el cumplimiento del deber por parte de nuestras fuerzas de seguridad.

Fasci 3: (alias Comisario Saravia) Sin lugar a dudas Mariano, seguro “anónimo” vestía una remera que hacia apología del consumo de drogas. Qué pretende entonces?

Fasci 4: (alias una interminable lista..) Si quieren fusílenlo, pero no me jodan!

Va con humor “anónimo”, realmente siento mucho lo que te pasó.
Abrazo grande.

Anónimo dijo...

Che, esto de los Fasci1 a Fasci4 no me gusta nada! Los cuatri son mucho más copados!

Cuatri4: ¡No me jodan!

Anónimo dijo...

Lo que le pasò a anònimo es terrible y le damos todo nuestro apoyo. Pero no me gusta mucho eso del inocente nada tiene que temer. Las garantìan sobre todo se ponen a prueba con los culpables, es allí donde hay lugar para configurarlas. Nadie esta libre de que le pase lo que le pasò a anònimo, y a nadie se le deben dejar de respetar los derechos. A los culpables, màs culpables, tambièn. Nuria

ABovino dijo...

Anónimo:

Te agradecería si me pudieras escibir a bovino88@gmail.com. Saludos,

AB

Jony dijo...

Lamentablemente, la lectura que la gente hace del significado de las garantías es: todos los chorros entran y salen por la misma puerta; las garantías sólo son para el delincuente.
Cómo cambiamos eso?

Fran N. Ferrón dijo...

AB, estoy de acuerdo con lo que decis, no lo había pensado de esa forma. Mi razonamiento se había quedado en que Anónimo era otra de las tantas víctimas de abuso del estado.

Saludos,

fahirsch dijo...

Jony: Mientras la Justicia esté totalmente desconectada del ciudadano no va a cambiar. Para que comience a cambiar debe cumplirse con el art. 24 de la CN.
Hace media hora charlaba con el farmacéutico de la esquina de mi casa. Hace 4 años un joven y su amiga rompieron la puerta de la farmacia y robaron dinero. Los detuvo la policía. 6 meses después lo llamaron para ver si aceptaba una probation y 30 pesos por los daños. Los daños y el dinero robado eran bastante superior a 30 pesos. Me dijo que firmó, porque que si no lo hacía, seguro le iban a romper la vidriera. Nunca recibió los 30 pesos. Como esto hay por miles de casos. Y ni siquiera hablamos de cosas serias.
Como dije al principio lo primero son los juicios por jurados (que no es lo mismo que juicio oral). Involucra al ciudadano. Lo segundo es una policía eficiente. No lo es salvo en unos pocos casos muy públicos y notorios. Y por eficiente quiero decir que agarre a los delincuentes respetando los derechos de las personas. Se les debe enseñar a sentir orgullo de ser policías respetuosos de los ciudadanos.
También debe enseñarse a la población en general que la libertad bajo palabra o con fianza debe ser la norma, no la excepción.
Que estar acusado no es lo mismo que culpable.
Aclaro que se que es ser víctima, lo he sido varias veces, amen de mi esposa e hijos

ABovino dijo...

Muy bueno lo suyo, Mr. Fahirsch.

Saludos,

AB

Anónimo dijo...

alberto: te mande un mail .Mi pc no anda en su mejor momento, espero que te haya llegado.

Quería agradecer las palabras de apoyo de todos los lectores. Sinceramente me levantaron mucho el ánimo.


Nuevamente, muchas gracias.

Anónimo.