25 may. 2009

ANÓNIMO Y SU PRIVACIÓN ILEGAL DE LIBERTAD

LA MALDITA POLICÍA



Anónimo dijo...

Alberto, parece que tu mañana fue mejor que la mía.
La pasé detenido en una comisaría de la provincia de Bs. As. por resistencia a la autoridad.

Al respecto quiero hacerte una prgunta. ¿Cuál es el valor probatorio de los dichos de los policías que me detuvieron?
Me subieron a un patrullero sin testigos y nadie vio el hecho. ¿Se podría decir que son los únicos capaces de probar mi resistencia a la autoridad? La verdad me resulta aterrador que así sea.
Tengo un abogado, lo charle con él, pero en "Bovino we trust".

Después de estar un día en la comisaría y escuchar lo que escuché, prefiero hacer anónima la consulta. Éstas son garantías.


Anónimo dijo...

Estimado anónimo:

Los dichos de los canas bajo juramento valen como los de cualquier testigo, valorados según las reglas de la sana crítica, lo que significa como se les canta.

En caso de que te hayan detenido sin razón alguna, habrían cometido al menos un incumplimiento de los deberes de funcionario público, y si metés la denuncia se transforman en imputados y sus dichos valen lo mismo que los tuyos.

Con estos pocos datos, no es mucho lo que puedo decirte. Saludos,

AB

PSPS: No podés pedir asesoramiento si tenés tu propio abogado, y yo recién lo advierto. Pero lo que sí podés hacer es decirle que se contacte conmigo o con el CELS, con eso no hay problema. Aunque no veo razón para que no confíes en él.

Anónimo dijo...

Gracias Alberto. Eso es lo que no quería escuchar, pero es bueno saberlo.
Teniendo en cuenta que eran dos policías (testigos) y yo estaba solo, por cuestiones matemáticas, la sana crítica no va a ser tan sana ni crítica.

La detención fue sin motivo, es más, fue provocada.
Pero me dijeron que si hacía alguna denuncia me ponían un fierro encima, y ahí sí que no salía más.
Me parecía que darle valor probatorio al mismo tipo que te detiene y/o que provoca tu detención es incompatible.


[tratando de ser optimista]
Como estudiante de Derecho, lo que pasó me dejó una perspectiva que la facultad (y en general los libros) nunca me hubiese dado.
Espero explotar tal nefasta experiencia.

Como primera conclusión, lo único que puedo decir es que desde que existe un policía que abiertamente dice "no me denuncies o te pongo un fierro", es difícil hablar de garantías.
Quizá no es ninguna novedad, pero haberlo palpado y sufrido en carne propia a tan corta edad, pienso que puedo ser provechoso.

UN GRAN PROBLEMA

Muchas personas, como el pobre invitado anónimo, no creen que este tipo de prácticas pueden existir. Recuerdo que cuandoera estudiante, cursé "Garantías constitucionales..." con la excelente profesora Susana Cayuso, y a cada rato, porque la vivía molestando con mis preguntas sobre las "impurezas" de nuestras prácticas jurídicas y policiales, me decía:

"Bovino: ¡No sea tan exagerado!".


Sin embargo, muchísimos casos dan prueba de ello. Pero el poder de facto que mantienen muchos policías —no todos, por supuesto—, más la complacencia de muchos jueces y fiscales —tampoco todos, afortunadamente—, permiten que hechos como éste no se traten de hechos aislados.

De todas maneras, debo reconocer que a pesar de todas las dificultades, hoy en día es posible lograr una condena frente a actos de grave arbitrariedad o violencia policial.

Ello no significa que no haya tribunales —v. gr., la Sala I de la CNCP en su anterior integración, con la parejita de Bisordi-Catucci— dispuestos a decir cuanta brutalidad exista con tal de justificar la violencia estatal. Así, mientras sigan existiendo estos MALDITOS TRIBUNALES, seguirá existiendo la MALDITA POLICÍA.

10 comentarios:

Zaratustra dijo...

Alberto:

Te comento que soy un "lector del subsuelo", es decir, nunca realicé un comentario.
Pero bueno, simplemente te comento que, hoy feriado, me encuentro realizando casos practicos de la materia "Regimén del proceso penal" que curso en la UBA y por lo tanto leyendo mucho a Maier (ídolo) y a Carrió (otro). Como también soy fumador, cada tanto en un "break de pucho" me vengo a leer tu blog que me parece interesantísimo para entretenerme estudiando a la vez.
Ahora, te pregunto: ¿estás dando garantias del proceso penal en la UBA? Si es así y me dan los tiempos/horarios, sonaste por que me gustaría cursarla con tus cuatrillisos (ayer me reí mucho revisando entradas antiguas).
Bueno, un saludo y me retiro a seguir estudiando.

PS: (respecto al post) Que bajón la impotencia de un estudiante de derecho que con su carga teórica intenta hacer valer sus derechos o garantías de libro frente a la realidad del Leviatán policial.

El Tolo dijo...

Es que el derecho terrenal dista tanto del derecho teorico, el desafio es acortar la brecha?

Gaviota dijo...

Me uno a anónimo. Qué lástima el tiempo perdido, o casi perdido...

ABovino dijo...

Z:

Bienvenido al circo. Lo que estoy dando ahora (y doy todos los primeros cuatrimestres, es "Garantías del derecho penal sustantivo y del derecho procesal penal" (ver http://garantias2009.blogspot.com/).

El segundo cuatrimestre, por ahora, estoy dando un curso de actividad probatoria.

Tolo: tu pregunta requiere mucho tiempo para contestarla, y ahora no tengo.

Saludos,

AB

Anónimo dijo...

Soy el Anónimo en cuestión.
Alberto: gracias por ocuparte y pensar en mi detención.
Quizas pienses que estoy exagerando pero el hecho de estar en una celda indescriptible por mas de 12 horas me genero muchas cosas.

Creo que Zaratustra lo definió muy bien : la palabra es impotencia.
Pero esa impotencia, no es todo, ni la parte que realmente me hace mas ruido.
Me gustaría decir especificamente en qué cambio mi visión del Derecho pero tengo que ordenar mis ideas.


Entre todas las cosas que pense, de una manera bastante desordenada creo haber reparado en algo que dijiste en el post. Obviamente lo hiciste con mucha mayor claridad y tiene que ver con el rol de los jueces y fiscales.

ABovino dijo...

No, amigo, no creo que estés exagerando. Tengo algo de experiencia en este tipo de casos y, además, también he sido detenido ilegalmente cuando aún ni siquiera estudiaba derecho (estudiaba ciencias económicas). Te aseguro que comprendo lo que sentís.

Y las garantías no son "teoría", son derecho positivo que debemos hacer valer en nuestra vida profesional. Pero el Estado no te regala nada, hay que arrancárselo.

Saludos,

AB

fahirsch dijo...

Siempre dicen que el inocente no tiene nada que temer. Siempre he pensado que es el que más tiene que temer. Especialmente si el que está delante de uno tiene un arma

Anónimo dijo...

Es ironico. Me recibi el anio pasado (perdon pero este teclado no tiene enie) y cada vez q algun conocido me pregunta q hacer cuando te detienen les tengo q decir q no se peleen con el cana porque pasa exactamente lo q le paso a anonimo. Por suerte desde mi pequenisimo lugar en la justicia trato de detectar casos como este desde la lectura del sumario y empujo hasta donde puedo por mantener vigente o mejor dicho hacer uso de las garantias violadas

Cristian Penna dijo...

Entiendo perfectamente la impotencia que siente el "el anónimo en cuestión". Lamentablemente tal manera de proceder de parte del personal policial es tan frecuente que asusta. Y eso no es lo peor, sino que lo peor es que muchos fiscales y jueces respaldan dichos vicios(ya sea convalidando procedimientos manifiestamente ilegítimos o "alentando" dicho accionar desde las instrucciones impartidas y/o el encubrimiento posterior). Y lo mas preocupante es que muchos de estos personajes (sean policías, fiscales o jueces) realmente creen que su accionar es válido (quizás miran demasiadas películas policiales y se tragan los personajes... o quizás simplemente son violentos y autoritarios).
Lamentablemente tengo unas cuantas experiencias profesionales (y hasta alguna personal) de tal tipo (Alberto, hablando de esto, después te cuento algo que me pasó hace unos días).
Además tales modos de accionar también se ven "convalidados socialmente", por los crecientes reclamos de mano dura y las alarmantes campañas mediático-políticas en contra del "garantismo" (es decir, de las garantías constitucionales... ver por ej.: http://operacionderecho.blogspot.com/2008/11/desinfobae-y-su-amarillismo.html )
Cuesta creer que sea tan difícil pretender que se respeten pautas tan básicas y fundamentales...
Saludos,
Cristian

Fran N. Ferrón dijo...

Anónimo, eso que sentís -una mezcla de impotencia, incomprensión- es lo que se siente al haber sido víctima de un delito. Creo que le llaman estrés-postraumatico.

Cuando era chico me hurtaron -tendría 8 o 9 años- y más allá de que no hubo violencia física, porque fue un arrebato, sentí violencia moral. Eso me hizo pensar que de grande queria ser policia (jaja), sin embargo, durante la adolecencia, fui victima de violencia o abuso policial -como muchos- y terminé inclinándome por estudiar derecho.

Creo que -aunque sea medio escéptico-, es preferible utilizar los mecanismos del Estado de Derecho y hacerlos valer.

Hasta ahora -y eso que soy joven- me genera un peor sentimiento el abuso policial que los hurtos. Por eso, creo que es preferible inclinarnos hacia la contención de la violencia estatal con mayor interés.

Saludos,