te lo advertimos...

4/4/2012

LA HORA DE PIROVANI: SU DECLARACIÓN TERMINÓ DE HUNDIR A ANGELITO GIMÉNEZ

El hombre de la bolsa III







Durante años, la defensora de Angelito Giménez se hartó de difamar a muchísimas personas honorables e inocentes en el caso del desfalco de los casi $ 3.000.000 de la Tesorería de la Municipalidad de Gualeguaychú. En la audiencia del martes 3 de abril de 2012, una de esas personas contestó esas imputaciones infundadas e inescrupulosas, y lo hizo bajo juramento de decir verdad.

En la entrada anterior escuchamos el audio donde la inefable letrada culpó a todos los medios de “internetttt” de difundir falsedades sobre el devenir del juicio penal. También imputó de una terrible confabulación y del “armado” de la causa a Marta Garciarena, a Pirovani, a Irigoyen, y a cuanta persona andaba por ahí cerca.

Una de las afirmaciones más recurrentes y absurdas de la defensa de Angelito consiste en impugnar el hecho de que funcionarios inocentes, al descubrirse el desfalco cometido por Giménez, ingresaron en “su” computadora, en “su” oficina, acatando directivas del Sr. Intendente.

La defensora debería saber que la computadora y la oficina no le pertenecían a Angelito. Son bienes que pertenecen a la Municipalidad de Gualeguaychú, y no se requiere orden judicial para que el jefe de gobierno municipal autorice su revisión. Es más, era deber legal del Sr. Daniel Irigoyen formular la denuncia y resguardar los medios de prueba para acreditar los 91 hechos delictivos de Angelito.

Es por ello que en su afán difamatorio la letrada incurre en el exceso de afirmar:

Si yo, me meto en la radio en este momento, ustedes no están y yo reviso toda la documentación, le saco elementos de prueba, saco pagos, le saco esto, ¿con qué van a probar que lo pagaban? Con nada…


He aquí el absurdo de la comparación. Una persona ajena a la radio no puede ingresar sin autorización de los propietarios o administradores de la radio o, en su caso, sin orden judicial. Mucho menos podría apropiarse de documentación contable o legal. Y eso es algo que la abogada sabe perfectamente. Ello demuestra la absoluta mala fe de la defensora.


Reproducción textual de la página MAXIMAONLINE 


El contador municipal Oscar Pirovani realizó una extensa declaración durante la tarde, y aseguró que “el único responsable es Giménez, y no otro”, en relación al desfalco municipal detectado en 2005 que ahora se analiza en juicio oral y público en la Cámara del Crimen de Gualeguay.


“No se pueden hacer las maniobras sin la firma del tesorero y sin que el tesorero haya cobrado”, sentenció Pirovani, quien tiene 60 años y 33 de ellos como empleado municipal en tareas financieras.


Pirovani, quien realizó una auditoría municipal hace seis años, explicó detalladamente las supuestas maniobras, respondió declaraciones periodísticas de la abogada del ex tesorero municipal, y recordó con ironía el pasado religioso de Giménez.


“Uno no desconfiaba de él. Pertenecía a la parroquia, creo que era catequista, leíala Palabra y era un cristiano muy comprometido. Yo profeso la misma fe, y por la fe menos pienso que un hermano…me resultaba muy difícil. A mí me sorprendió”, dijo Pirovani. Dijo asimismo que al principio varios empleados de Tesorería Municipal “pensaban que Angelito era un angelito y no un diablito”.


Pirovani rechazó asimismo conceptos periodísticos de la doctora Amelia Angerosa, defensora de Giménez. Negó que el ingreso de funcionarios y empleados municipales a Tesorería, una vez descubierto el desfalco, haya sido “un asalto”, como lo calificó el propio Giménez.


“Se ha dicho en los medios que yo produje un asalto a la Tesorería, y eso ha afectado mi moral. Se me ha tildado de delincuente”, declaró Pirovani para relatar los episodios ocurridos.


“Yo he tenido que soportar agravios”, y “gente que no me conoce puede pensar que yo estaba en el lío este”, fueron algunos de los conceptos de Pirovani.


Precisó que inicialmente se estimó el desfalco en 400 mil pesos, y reveló que el contador Giménez ofreció poner ese monto a cambio de que la Municipalidad no realizara la denuncia judicial, a lo que el entonces intendente Daniel Irigoyen se negó.


En la audiencia de ayer, Pirovani declaró desde las 14 a las 20:45. La defensora de Angelito ametralló a preguntas al testigo, quien involucró de manera clara y contundente a Giménez.

Casi todas las partes levantaban la mano para oponerse a las preguntas de la abogada. Por supuesto, ella vio esto como una restricción al derecho de defensa, con esa mirada conspirativa que la caracteriza. No se le ocurrió pensar que las oposiciones se debían —tal como sucedió— a la sencilla razón de que, como de costumbre, formulaba preguntas sugestivas, irrelevantes, reiterativas o ajenas al objeto procesal del juicio.

Esa circunstancia fue puesta en claro por el tribunal, cuando frente a la queja infantil de la defensa frente a las oposiciones, el presidente le explicó que no le iba a permitir que dijera que no se le daban oportunidades de interrogar, sino que se debía al hecho de que sus preguntas eran improcedentes.


Ver también nota de El Argentino,

3 comentarios:

Rodrigo Robles Tristán dijo...

Agradezco esta relación impecable y adictiva de lo que sucede en las audiencias (y en el proceso paralelo de doña Amelia). Con mis copoblanos de Gualeguaychú, cuando nos vinimos a estudiar Derecho a la Capital, desistimos de seguir Penal porque "allá no pasa nada". Bueno... todavía estamos a tiempo, veo.
Coincido completamente con sus observaciones sobre la organización y desempeño de la Justicia en mi provincia, y en mi ciudad. Si revisara otros hechos menos resonados de carácter no sólo penal, se horrorizaría de ver las groserías que ocurren. Así de (des)funcional es el Poder que se encarga de la tuición de los derechos de las personas por aquellos lares. Saludos.

ABovino dijo...

Estimado Rodrigo:

Te agradezco mucho tu comentario. Aclarando que tu provincia también es mi provincia —si bien es la primera vez que ejerzo en ella—, trato de ser lo más fiel a los hechos dentro de mis posibilidades, porque soy una de las partes en este proceso.

Cordiales saludos,

AB

Orgulloso abogado defensor de Daniel Irigoyen

Anónimo dijo...

Dr Bovino
Me parece fascinante su forma de narrar los hechos del juicio;coincido totalmente con la rara impresión que causa la disparatada defensora de Angelito.Increíble!!Yo tengo una duda respecto del modo en que Gimenez enfrentará las costas en caso de ser condenado.¿Cómo se le cobra a una persona que en forma sistemática niega todo y no se le encuentra la ruta del dinero ni bienes a su nombre? Si tiene la propiedad familiar a su nombre, eso es suficiente para afrontar las costas o la prisión es suficiente en estos casos?

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...