¿EL JUICIO DEL SIGLO? DESFALCO A LA TESORERÍA DE GUALEGUAYCHÚ (2)

EL HOMBRE DE LA BOLSA II
(ver acá el "Episodio I"





III

Como habíamos anticipado, el viernes terminó la maratónica declaración de Giménez. Luego de que los otros tres imputados señalaran que declararían más tarde, el juicio por fin pudo dar comienzo.

Así comenzaron los exámenes de los testigos. El único testigo convocado ese día fue el abogado Gustavo Razzetto. También debemos mencionar que la única parte que lo ofreció fue Amelia Angerosa, la defensora de Angelito Giménez. Es importante señalar que Razzetto era uno de los apoderados de la Municipalidad que intervenía como querellante por parte de la Municipalidad. Por ello, de no ser por la solicitud de Federik para que se le tome declaración en primer lugar, la Municipalidad se  habría visto impedida de contar con uno de sus apoderados por el capricho de Angerosa —ya que su interrogatorio, para variar, fue una expedición de pesca—.








También debemos señalar que un aspecto más que relevante de este juicio penal consiste en el hecho de que la parte querellante —Municipalidad— ha interpuesto, además, la demanda civil en este proceso penal.

En este sentido, es menester señalar dos aspectos que separan al ex tesorero de los demás acusados. En primer término, Angelito Giménez responde por la cifra total de $ 2.791.123 (la cifra no comprende actualización ni intereses). En segundo término, el origen de la responsabilidad de Giménez por ese importe debido en carácter de reparación por los daños causados: a) por la comisión del ilícito penal; y b) por la comisión del ilícito civil (arts. 1077 y 1109, Código Civil). Ello significa que aun si fuera absuelto, Giménez podría tener que responder por el total de la suma demandada.

En el caso de Daniel Irigoyen, Néstor Perez y Pedro Pomés, en cambio, solo deberían indemnizar —una parte proporcional cada uno de ellos— en el hipotético caso de que fueran condenados por los hechos que se le atribuyen. Y aun así, cada uno de ellos respondería limitadamente por la parte que, según el actor civil, les corresponde[1].


En cuanto a la acción civil reparatoria, qué mejor que escuchar la opinión del propio Julio Federik, apoderado de la Municipalidad de Gualeguaychú.






[1] Ver fs. 4.736 y ss., Cuerpo XXIV.




 

 Escuchar Reportaje

Haga click sobre "Escuchar Reportaje"






IV
Si algo distingue a este juicio de otros que hemos tenido en nuestra carrera, se trata de la actitud adoptada por el acusado del hecho más grave —el tesorero que se afanó $ 3.000.000— y, además, de su inefable abogada.




La estrategia de la defensa de quien está acusado de 91 hechos de malversación dolosa —art. 261, CP, de dos a diez años de prisión cada hecho— nos resulta francamente incomprensible. Mucho más incomprensible nos resulta, por lo demás, que la abogada intente ganar el caso ante algún medio de comunicación aislado cuando, como es evidente, está perdiendo de manera indudable en la sala de audiencias.


Escuchemos esta entrevista realizada hace pocos días a la indescriptible defensora:

Haga click sobre "Escuchar Reportaje"



Sin embargo, lo que sucede en el juicio no tiene nada que ver con las afirmaciones desesperadas de la defensora. Es un hecho que el acusado Angelito Giménez está recibiendo una paliza que terminará, sin duda alguna, con una sentencia condenatoria.


En este sentido coincidimos no solo todas las demás partes del juicio sino, también, los medios de comunicación periodísticos. Así, se puede leer en una nota sobre el segundo día de juicio:

El presidente de la Cámara del Crimen, Darío Crespo, le preguntó a Giménez que “quién” creía que le armó esto, y el imputado respondió: “Ellos, los que ingresaron a mi oficina cuando yo no estaba”. La autoridad judicial replicó y le solicitó que “dé nombres”.

Giménez pronunció: “(Oscar) Pirovani, (Marta) Garciarena, el intendente (Daniel Irigoyen) y (Sergio) Delcanto y (Néstor) Pérez”. Seguidamente, el Tribunal le preguntó por el ex contador municipal, Pedro Poméz y Giménez respondió: “No, Poméz, no”.

Las respuestas de Giménez sorprendieron a los presentes por varios motivos: Delcanto nunca había ingresado a la Tesorería, por ejemplo; e incluso en la etapa de la Instrucción Giménez nunca lo ubicó en ese lugar.


Para los abogados presentes, las respuestas de Giménez continuaron siendo inconsistentes y en algunos casos hasta absurdas y la mayoría coincidió que incluso “no responde de manera sólida al interrogatorio.

El abogado querellante que representa a la Municipalidad de Gualeguaychú, Julio Federik dijo que “Giménez actuó solo, conociendo perfectamente el sistema y sus fallas, para lograr su cometido” y descartó que haya tenido un cómplice o alguien que lo haya ayudado.

El letrado dijo además que “se notaba que el ex tesorero tenía toda la declaración armada, pero nosotros le hicimos unas pocas preguntas que por suerte respondió y dieron cuenta de la situación real, como es el hecho de que era él la única persona que podía cobrar los cheques”, explicó el abogado en declaraciones al programa A quien corresponda (Radio De la Plaza).


En la cuarta jornada de audiencias también los testigos contradijeron a Angelito, como fue publicado en una nota periodística. 

Y así, a medida en que avanzan las audiencias y los testigos aportan mayor información, algo va quedando en claro:

a)    Las afirmaciones de Angelito Giménez sobre su inocencia son absolutamente falsas;

b)    las afirmaciones de Angelito sobre la responsabilidad de los supuestos “conspiradores” también son falsas; hasta ahora ningún elemento de prueba las ha respaldado; y

c)    Angelito será condenado por los hechos de malversación dolosa que se le imputan.










En este último sentido, la declaración de Mariela Watters  fue contundente respecto de la responsabilidad penal del ex tesorero. Y también en las dos últimas audiencias (el 28 y el 30 de marzo) la gran mayoría de los testigos corroboran las hipótesis del fiscal y del acusador particular referidas a Angelito Giménez.






En síntesis, en cada audiencia se confirma cada vez más la responsabilidad de Giménez por el desfalco de $ 3.000.000 de la Tesorería de la Municipalidad de Gualeguaychú.


Mientras tanto, la esforzada defensora de Angelito intenta —sin lograrlo— ganar el caso que está perdiendo en el juicio ante el  tribunal de la prensa. La estrategia que la defensora usó hasta el cansancio durante la investigación, sin embargo, ya no produce los mismos resultados.


CONTINUARÁ…













Comentarios