¿DISCRIMINACIÓN?


¿CHISTE? QUE ME LLEGÓ EN UNA DE ESAS CADENAS (VERSIÓN LIBRE)

En la clase turista de un avión comercial...

- ¿Cuál es el problema, Sra.? —Pregunta la azafata—.

- ¿Es que no lo ve? —responde la dama—, me colocaron junto a una judía. No soporto estar lado de uno de ellos. ¡Exijo que me den otro asiento de inmediato!

- Por favor, cálmese que inmediatamente trataré de solucionarle el problema… —dice la azafata —.

- Casi todos los asientos estan ocupados. Voy a ver si hay un lugar disponible.

La azafata se aleja y vuelve algunos minutos más tarde:

- Sra., como yo pensaba, no hay ya ningún lugar libre en la clase económica. Hablé con el comandante y me confirmó que no hay más sitios disponibles en la clase económica. No obstante, tenemos aún un lugar en primera clase.

Antes de que la dama pueda hacer el menor comentario, la azafata sigue:

- Es del todo inusual permitir a una persona de la clase económica sentarse en primera clase. Pero, vistas las circunstancias, el comandante encuentra que la compañía debe hacer todo lo que está a su alcance para que todos sus pasajeros se sientan cómodos.

Y dirigiéndose a la señora judía, la azafata le dice:

- Sra., me temo que por orden del comandante, para solucionar la molestia de esta dama va a tener que ocupar el asiento en primera clase.

Volviendo a dirigirse a la quejosa, le dice:

- Sra., el comandante le pide disculpas por la situación que le hemos hecho sufrir, esperamos que ahora Ud. se sienta cómoda y le deseamos un feliz viaje.

•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

¿Qué harían ustedes en una situación como ésta?

Saludos,

AB

Comentarios

T.M. dijo…
La solución que le planteó la tripulación del avión es bastante buena. Un poquito de comodidad gratis para la señora judía insultada y un poco de burla para la judeófoba rompecocos.

Como sea, me subscribí (vía rss) asique dejo mis saludos y me doy por bienvenido al blog.

Saludos.

Tomás.
Anónimo dijo…
Hola Tomás:

Bienvenido al circo, y me alegro que opínés porque los lectores parecen suscribir a la teoría de que a los niños y a los locs hay que darles la razón...

Saludos,

AB