te lo advertimos...

..

..

24 jul. 2010

TABACALERAS HACEN RETROCEDER AL FASCISMO SALUDABLE

MSP reducirá advertencias
en las cajillas de cigarrillos





El Ministerio de Salud Pública reducirá las advertencias en las cajillas de cigarrillos. Defensores de la política antitabaco adjudican las modificaciones a las presiones ejercidas por las tabacaleras.

Nota publicada en www.ultimasnoticias.com.uy el 24 de julio de 2010. Esto es para Tabaré que lo mira por TV...




La superficie de las advertencias será menor a la actual.

Las advertencias que hoy ocupan el 80% de la superficie de una cajilla de cigarrillos, pasarán a ocupar el 65% de ellas. Además, se estudia modificar el decreto vigente que prohíbe las denominaciones light, super light y otras, de una misma firma.

Respecto a los pictogramas, el ministro de Salud Pública, Daniel Olesker, dijo en el programa "La noticia y su contexto" que se emite por Canal 5 que van "a llegar al 65%, menos de la que había, pero más de lo que establece el convenio (marco para el control del tabaco del que Uruguay es parte)".

...

La política en contra del tabaco caracterizó al gobierno de Tabaré Vázquez por el impacto de las medidas en la población y sus consecuencias en la salud ya que, desde la entrada en vigencia de las medidas, los infartos de miocardio disminuyeron un 17%, agregó. Por esta razón, Asqueta pidió conocer la opinión del ex presidente Tabaré Vázquez. Según trascendió, el ex mandatario está al tanto de los cambios y discrepa con los mismos.

La nota completa aquí.

13 comentarios:

Agustín,- dijo...

AB te mando esta imagen para que te hagas tu proxima camisa
http://www.objetivismo.org/uploads/prohibido_prohibir.jpg

Me he convertido en un lector habitual del blog, que a riesgo de convertirme en un ciberolfachon te digo que me parece muy bueno y entretenido combinando artículos serios con otros un poco más desestructurados.

Ah me olvidaba, ya me tienen harto con tanto control de la salud de los demás, porque seamos sinceros, todas estas medidas se toman para cuidar a los que se hacen llamar a sí mismos "sanos".
Y la bandera de la tolerancia que tanto se pregona en estas épocas no es aplicables para ellos? Ah me olvidaba ellos son "sanos" y nos están cuidado...
Y mejor ni hablar lo saludable que se volvi la facultad, ya el café que sirven es bastante rancio no se les ocurra sacarlo porque tiene cafeína.

Saludos,

Agus.

Anónimo dijo...

Lo vas a lograr Albertito. Si te seguís esforzando te vas a convertir en abogado de las tabacaleras.

¿Sabés que existe el fumador pasivo? ¿Sabés cuánta gente ha deteriorado su salud por encontrarse en ambientes insalubres?

Sí, es cierto que por el lado de 'lo saludable' puede darse lugar a una nueva especie de autoritarismo.

Pero no por la prohibición de tabaco. Me gustaría una entrada donde expliques cómo crees que fumar en ambientes cerrados es un derecho. Como si tuviera cinco años - porque en aquellos tiempos yo era más inteligente, viste -.

Saludos

PD: Sin obligación de compra, jajaj


Saludos

ABovino dijo...

Estimado Anónimo:

Parece que es fácil insultar sin dar la cara.

Así que a los cinco años eras más inteligente que yo ahora, ¡que lo pario! Mis respetos, señor genio.

Dejame sin embargo, señalar algunos puntos, que demuestran que tu inteligencia se ha deteriorado, y que estás diciendo pelotudeces.

1) No es necesario un post para explicarte por qué puedo fumar en mi casa todo lo que se me cante sin tener que explicarte nada.

2) No sé de dónde sacaste que yo sostengo que tengo derecho a fumar en un lugar público cerrado que no tenga las condiciones necesarias para no molestar a los fumadores pasivos/no fumadores (gracias por hacerme notar su existencia).

3) ¿Así que lo voy a lograr? ¿Así que quiero ser abogado de las tabacaleras? Gracias por hacérmelo saber. Y decime, ¿cómo sabés eso? Porque ni yo lo sabía.

Leé un poco antes de decir tanta boludez y después, si mi inteligencia me lo permite frente a tu genial cerebro, pordemos tener un debate serio, Anonimito.

Saludos,

AB

Anónimo dijo...

jajaja. Disculpame Alberto. Es cierto que no me gusta dar la cara porque no conozco los argumentos que sostenés a favor. Si los conociera los podría rebatir dando la cara.

Pero, evidentemente no entendiste el chiste, porque tal vez lo redacté mal: lo que quise decir es que yo era más inteligente que yo mismo a los cinco años - mi intención era no ofender a quienes tienen cinco años y me salió mal digamos-. No quise para nada insultarte a vos. Evidentemente hay mucho bardeo en el blog del que no tengo noticia. Yo, como el primer anónimo, creo que es muy bueno.

Imaginate que si tengo miedo de dar la cara es porque se que sos groso.

Muchas gracias desde ya.

PD: En ambiente cerrados de trabajo como sala de profesores digamos. Obviamente no hablamos del archifamoso - ahora - art. 19 de la const.

ABovino dijo...

Estimado anónimo:

Debajo de cada entrada hay una cosa que se llaman etiquetas. Hacé click en "tabaco" y en "fascismo saludable".

Te agradezco tu aclaración, pero lo de "¿Sabes que..." no era precisamente un halago.

En esas etiquetas encontrarás lo que se ha dicho en el nblog sobre estos temas. Y lo de Albertito —lo digo con buena onda— preferiróia que lo evites.

Saludos,

AB

Anónimo dijo...

Llevás tiempo persuadiendo jueces y escribís muy bien. Sumado a bastante lectura tanto de derecho como de ciencias sociales podés armar un muy buen marco para justificar la reducción de las restricciones a la comercialización de tabaco. Me persuadís a mí. Mi fastidio proviene exactamente de ese lugar.

Y sí... no te creo tan ingenuo como el blog, una agenda liberal y la docencia en la UBA te muestran. También tenés alma de empresario y no me parece improbable que lo que estás armando como una pequeña queja virtual contra las políticas 'fascisto - saludables' sean muy bien las bases de pensamiento de un igual ingenuo movimiento civil para levantar todas las restricciones de comercialización y promoción del cigarrillo. Negocio redondo para las tabacaleras.

Un día decido que una determinada política de salud no me gusta. mmm,. pongamos un ejemplo. Cáncer. Me da la impresión que la subvención estatal sobre los medicamentos contra el cáncer es un problema para el presupuesto público al mismo tiempo que no llega a quienes están destinados. Sumado a ello que promueve a las empresas a presionar al estado para que compre los medicamentos, mi respuesta es obvia: el estado debe dejar de comprar medicamentos contra el cáncer. Es sensato, suena probable. Un poco abrillantado y sin lenguaje neoliberal puede ser parte de la agenda de un movimiento trosko leninista, ¿se entiende?

Sí, me molesta mucho que tengas buenos argumentos en contra de las restricciones al consumo, en lugares públicos, de tabaco. En el próximo comentario te comento qué me molesta.

Anónimo dijo...

He leído las entradas relacionadas con el problema de 'daño a tercero'. Sí, estoy de acuerdo con vos en que cada vez que alguien un poquitín autoritario quiere sacar políticas públicas comienza con 'daño a tercero'. Su versión teatral es 'daño a los niños' o como dice la esposa del reverendo alegría: '¿Nadie piensa en los niños?'. Por lo tanto, hay debilidad en el argumento 'no fumes porque tu humo me hace mal'. Al menos una debilidad de posición. Es como tratar de hacer un gol con el arquero.

Descontando esto, planteás el tema del daño espiritual y personal que sufre el fumador por no poder acceder al cigarrillo. Aunque yo he dado vuelta al planteo - bah no me hizo falta darle tanta vuelta, solo memoria-. No hay nada meritorio en ser no fumador. De hecho, es un absoluto fastidio. ¿Sabés todas las conversaciones que se te escapan por no fumar? ¿O las oportunidades que se te pierden por no tener un encendedor - al menos en los lugares que frecuentás? Y eso en lo frívolo.

Es muy difícil para cualquiera que se siente incómodo en ambientes con tabaco, socializar. ¿Por qué a algunos les va a tener que costar hablar con otras personas más que a otros? Y ese obstáculo lo pone el mismo fumador. El pucho es un límite tan grande como una actitud o carácter de mierda. Particularmente cuando se está en ambientes cerrados. ¿Sabés cuánta gente fumadora me parece interesante a la noche? La mayoría, casi todas las personas con las que quiero entablar una conversación, hombre o mujer, fuman.

Sin mencionar que el marketing de cigarrillo ha hecho de la noche una especie de publicidad propia. Muchas salidas ingeniosas incluye un movimiento del cigarrilo en conexión con la cabeza. Muchas conversaciones interesantes nacen con el: 'vamos afuera a comprar unos puchos'.

Y esto para alguien que solo le fastidia el cigarrillo. ¡Imaginate alguien con asma! Imposible. No hay puerta.

Si no lo dijera en serio parecería parte de una pieza cómica. A diferencia del argumento fascista usado contra gays y lesbianas, ¡los fumadores no me dan asco! Quiero ser su amigo/novio/compañero/pareja. ¡Pero ellos insisten en que me aleje! Jaja.

Sin forzar la línea, te aseguro que, por lo menos en mi caso, el repudio al cigarrillo no tiene nada que ver con el fumador. Tiene más que ver con el no fumador que soy yo. Me parece muy raro, muy poco cierto que el sacrificio en el mutuo rechazo tenga que hacerlo quien no fuma. No por lo saludable, sino por lo humano.

¿Cuál es el sentido de convertirse en una máquina de marketing y publicidad agresiva? Porque eso es lo que el cigarrillo forma, con todos los códigos que tiene. Excepto que plantees que 'lo saludable' también es una imposición arbitraria.

Sí creo que es una imposición, pero no se si arbitraria. Ninguna empresa se beneficia de un organismo saludable. Se benefician de la población y una cuota de ella, saludable. Pero el 'individuo', les conviene enfermo y consumista.

Anónimo dijo...

He leído las entradas relacionadas con el problema de 'daño a tercero'. Sí, estoy de acuerdo con vos en que cada vez que alguien un poquitín autoritario quiere sacar políticas públicas comienza con 'daño a tercero'. Su versión teatral es 'daño a los niños' o como dice la esposa del reverendo alegría: '¿Nadie piensa en los niños?'. Por lo tanto, hay debilidad en el argumento 'no fumes porque tu humo me hace mal'. Al menos una debilidad de posición. Es como tratar de hacer un gol con el arquero.

Descontando esto, planteás el tema del daño espiritual y personal que sufre el fumador por no poder acceder al cigarrillo. Aunque yo he dado vuelta al planteo - bah no me hizo falta darle tanta vuelta, solo memoria-. No hay nada meritorio en ser no fumador. De hecho, es un absoluto fastidio. ¿Sabés todas las conversaciones que se te escapan por no fumar? ¿O las oportunidades que se te pierden por no tener un encendedor - al menos en los lugares que frecuentás? Y eso en lo frívolo.

Es muy difícil para cualquiera que se siente incómodo en ambientes con tabaco, socializar. ¿Por qué a algunos les va a tener que costar hablar con otras personas más que a otros? Y ese obstáculo lo pone el mismo fumador. El pucho es un límite tan grande como una actitud o carácter de mierda. Particularmente cuando se está en ambientes cerrados. ¿Sabés cuánta gente fumadora me parece interesante a la noche? La mayoría, casi todas las personas con las que quiero entablar una conversación, hombre o mujer, fuman.

Sin mencionar que el marketing de cigarrillo ha hecho de la noche una especie de publicidad propia. Muchas salidas ingeniosas incluye un movimiento del cigarrilo en conexión con la cabeza. Muchas conversaciones interesantes nacen con el: 'vamos afuera a comprar unos puchos'.

Y esto para alguien que solo le fastidia el cigarrillo. ¡Imaginate alguien con asma! Imposible. No hay puerta.

Anónimo dijo...

He leído las entradas relacionadas con el problema de 'daño a tercero'. Sí, estoy de acuerdo con vos en que cada vez que alguien un poquitín autoritario quiere sacar políticas públicas comienza con 'daño a tercero'. Su versión teatral es 'daño a los niños' o como dice la esposa del reverendo alegría: '¿Nadie piensa en los niños?'. Por lo tanto, hay debilidad en el argumento 'no fumes porque tu humo me hace mal'. Al menos una debilidad de posición. Es como tratar de hacer un gol con el arquero.

Descontando esto, planteás el tema del daño espiritual y personal que sufre el fumador por no poder acceder al cigarrillo. Aunque yo he dado vuelta al planteo - bah no me hizo falta darle tanta vuelta, solo memoria-. No hay nada meritorio en ser no fumador. De hecho, es un absoluto fastidio. ¿Sabés todas las conversaciones que se te escapan por no fumar? ¿O las oportunidades que se te pierden por no tener un encendedor - al menos en los lugares que frecuentás? Y eso en lo frívolo.

Es muy difícil para cualquiera que se siente incómodo en ambientes con tabaco, socializar. ¿Por qué a algunos les va a tener que costar hablar con otras personas más que a otros? Y ese obstáculo lo pone el mismo fumador. El pucho es un límite tan grande como una actitud o carácter de mierda. Particularmente cuando se está en ambientes cerrados. ¿Sabés cuánta gente fumadora me parece interesante a la noche? La mayoría, casi todas las personas con las que quiero entablar una conversación, hombre o mujer, fuman.

Sin mencionar que el marketing de cigarrillo ha hecho de la noche una especie de publicidad propia. Muchas salidas ingeniosas incluye un movimiento del cigarrilo en conexión con la cabeza. Muchas conversaciones interesantes nacen con el: 'vamos afuera a comprar unos puchos'.

Y esto para alguien que solo le fastidia el cigarrillo. ¡Imaginate alguien con asma! Imposible. No hay puerta.

Si no lo dijera en serio parecería parte de una pieza cómica. A diferencia del argumento fascista usado contra gays y lesbianas, ¡los fumadores no me dan asco! Quiero ser su amigo/novio/compañero/pareja. ¡Pero ellos insisten en que me aleje! Jaja.

Sin forzar la línea, te aseguro que, por lo menos en mi caso, el repudio al cigarrillo no tiene nada que ver con el fumador. Tiene más que ver con el no fumador que soy yo. Me parece muy raro, muy poco cierto que el sacrificio en el mutuo rechazo tenga que hacerlo quien no fuma. No por lo saludable, sino por lo humano.

ABovino dijo...

Anónimo:

Cuando decís

"Es cierto que no me gusta dar la cara porque no conozco los argumentos que sostenés a favor. Si los conociera los podría rebatir dando la cara".

Es decir que lo del uso del anónimo se debe a cuámnta información tenes sobre el tema. Buen criterio, mientras tanto, decís lo que se te antoja. Ahí es cuando es más importante dar el nombre.

Saludos,

AB

ABovino dijo...

Anónimo del 25 de julio de las 22:49 y ss. No has cumplido con tu lpromesa de identificarte, y seguís haciendo psicoanális barato de mis acciones y de mi futuro porfesiomnal.

EN ESOS TÉRMINOS, NO PIENSO RESPONDER.

Saludos,

AB

Anónimo dijo...

Para los fumadores que la miran por TV:

"Por las medidas antitabaco
Philip Morris se va de Uruguay
Trasladará su producción a la Argentina"

Para que se los fume Usted.

Con mucho cariño para AB.

Anónimo dijo...

Para anónimo de 25 julio, 2010 22:49

Supongamos que quiera ser abogado de una tabacalera, cuál es el problema? si yo necesitara (jamás querría) trabajar en una tabacalera sí sería un problema para mí porque iría contra mis pricipios, pero no es el caso de Bovino, el es fumador, está de acuerdo con el consumo de tabaco, considera que esto forma parte de su libertad.

Me parecen muy interesantes tus argumentos aunque no los comparto. No me parece que haya debilidad en el argumento 'no fumes porque tu humo me hace mal'. me gusta el fútbol y en realidad es como hacer un gol sí como arquero pero en el arco ajeno. Así de difícil, porque me parece que a veces a los fumadores les falta algo muy sencillo: empatía, ponerse en el lugar del otro. Creo que en muchas ocasiones son tremendamente egoístas, "me produce placer el cigarro, lo fumo, si te jode andate o no vengas acá, soy libre de joderte si quiero", claro que lo que dicen es exactamente lo contrario, se sienten perseguidos, rechazados, etc..

Y el tema de los niños es difícil porque son los más vulnerables y sí hay gente que usa a los niños para sus propios intereses pero hay otros que no.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...