19 feb. 2010

CULTURA JUDICIAL Y ARBITRARIEDAD

CITA DEL PRÓLOGO DEL LIBRO DE MIRNA GORANSKY

SOBRE MINISTERIO PÚBLICO



El problema más serio que enfrenta la administración de justicia penal de todos nuestros países es un problema cultural, que podríamos simplificar denominado "cultura inquisitiva". Este legado cultural que ya hemos sufrido por cinco siglos —heredado de nuestros colonizadores— es el que determina en mayor medida los aspectos institucionales y organizacionales de nuestra administración de justicia penal como un todo. Por ello, hasta que no nos libremos de este terrible problema de raíces culturales que configura las prácticas de la justicia penal, muchos de nuestros esfuerzos serán, probablemente, inútiles. Es por ello que Alberto Binder nos dice de modo realmente esclarecedor:


... El sistema judicial de América Latina es básicamente el inquisitivo, y éste es un modelo judicial nacido en una época precisa y al servicio de una concreta estructura del Estado. El sistema inquisitivo no sólo es una forma de proceso, sino un modelo completo de organización judicial, una figura específica del juez y una cultura también de contornos bien precisos, él es una creación del Estado moderno y la monarquía absoluta. Muchos de sus atributos centrales como el carácter escrito, secreto, formalista, lento, curialesco, dependiente, burocrático, etc., son cualidades esenciales de este sistema y no defectos[1].



[1] Binder, Alberto, Ideas y materiales para la reforma de la justicia penal, Ed. Ad-Hoc, Buenos Aires, 2000, p. 25.

4 comentarios:

Gonza dijo...

Bovino,
¿Ya se editó el libro de Goransky?

ABovino dijo...

Sip, y está muy bueno. Solo que salió de imprenta de enero y las ventas se empiezan a mover en febrero.

Dejando en claro que soy muy amigo de Mirna, trabajo en la editorial que lo publicó, y lo prologué, lo recomiendo especialmente. Es lo mejor que he leído en los últimos tiempos.

Saludos,

Bovino

Gonza dijo...

Bovino,
¿Para cuándo un post sobre el Bovino editor?
Me interesa porque últimamente leí un par de libros de recopilación de artículos singularmente desparejos, que oscilan desde la excelencia a "no puedo creer que este sujeto no le dé vergüenza publicar este trabajo práctico de alumno de primer año de la carrera sobre -ejemplo- detención". Entonces me pregunto para qué demonios sirven en Argentina los editores, cuáles son los procesos internos y de control que se llevan a cabo, qué criterios -aparte de los de mercado, obvio- guían la decisión de publicar algo o no.
Si nos pudiera iluminar, desde ya, muchas gracias.

ABovino dijo...

Estimado Gonza:

Por favor, no me trates de usted. Yo solo puedo hablar de EDP que, como yo, es medio exótica. Y en realidad no existe un solo criterio.

Si escribiera sobre eso, parecería un tremendo chivo.

Pero al menos al principio, cuando yo leía absolutamente todo antes de decidir publicarlo, la regla es "solo publico lo que me gusta leer".

Y lo que empezó como un capricho trminó siendo una acertada —a juicio de terceros— política editorial.

Lo que sí puedo decirte es que muchas de las culpas que nos echan a los editores son, o bien generalizaciones demasiado amplias, o bien no son ciertas.

Eso es todo por hoy.

Saludos,

AB