30 oct. 2009

¡SOY UN BLAWGGER O UN ABOGADO QUE DA CLASE?

EL USO DEL BLOG DEL CURSO "GARANTÍAS"





Extracto de la ponencia "¿Soy un blawgger o un abogado que da clase?", presentada (tarde) en el Encuentro de Blawggers realizado en Bogotá en agosto, y organizado por el Prof. Gonzalo Ramírez Cleves.



III. 2. Conociendo la blogósfera


Una de las primeras funciones que le asignamos al blog en ese curso consistió en facilitar la navegación y el conocimiento de la blogósfera a los estudiantes. Por un lado, antes de comenzar el curso hicimos una búsqueda y una cuidadosa selección de materiales contenidos en los blogs, para que en todas las clases debieran recurrir a la blogósfera en busca de sus materiales de lectura.


En la encuesta del primer día del curso que hicimos en el curso de “Garantías” del primer cuatrimestre de 2009, nos sorprendimos por el altísimo personaje de estudiantes (superior al 90 %) que contestó que no leían blogs regularmente.


Por otro lado, en cada blog que abrimos destinado a un curso, seleccionamos una lista de enlaces a blogs favoritos. Ello provoca un tráfico de lecturas a los que consideramos los mejores blawgs que se vinculan en alguna medida con el curso que se está dando.


En este sentido, consideramos de especial importancia que el estudiante comience a moverse con comodidad por la blogósfera jurídica, donde en muchas ocasiones aparecen las primeras referencias a algún hecho de relevancia. Por otro lado, determinados blawgs son muy enriquecedores pues a los puntos de vista de los autores se les agrega los de quienes dejan sustanciosos comentarios. En este sentido, el blog de Roberto Gargarella es un exponente típico de blog de debate.


Más allá de eso, es un hecho cierto que la competencia de los futuros abogados en el manejo de las TIC resultan cada día más necesarias. Comprender lo que es un blog, y saber cómo crear y actualizar una bitácora, en consecuencia, es una necesidad para el desempeño laboral de los profesionales de estos tiempos.


Por otra parte, no estamos de acuerdo cuando se pretende hacer generalizaciones de quienes integran el mundo de los blogs de contenido jurídico. Tenemos tantos estilos diferentes de blogs que, a nuestro juicio, estas categorizaciones resultan demasiado simplistas. Lo mismo respecto a la función que estos cumplen o al grado de “profundidad” con que los temas son tratados. De allí la necesidad de que los estudiantes vayan familiarizándose con la blogósfera, pues este conocimiento les puede resultar de suma utilidad en su futuro desempeño profesional, más allá del placer o las satisfacciones que no puede dar un blog personal como “No Hay Derecho” que, a nuestro juicio, resulta difícilmente clasificable.


III. 3. Animándose a jugar


A pesar de la falta de experiencia en el uso de los blogs, en el Curso de “Garantías” les dimos una consigna a los estudiantes que de a poco los incentivó a participar. Podría decirse que esta segunda etapa se llevó a cabo en dos pasos.


En primer término, en cada clase les pedíamos a un grupo de dos o tres estudiantes que para la clase siguiente subieran un post relacionado con el tema de la clase anterior. Lo más importante era que no debía tratarse de un resumen o síntesis de las cuestiones analizadas, sino, en vez, de una reflexión, una mirada crítica, una metáfora, una analogía, y que debía realizarse utilizando los diversos medios que el blog permite usar: un video, música, audio, imágenes.


Desde el principio, nos llamó la atención la calidad de las entradas y la diversidad de los medios utilizados: textos de Shakespeare, videos de películas clásicas y no tan clásicas, fotografías, tiras cómicas de Fontanarrosa, etcétera. Así, desde un comienzo logramos —en realidad, ellos lo lograron— que los estudiantes dieran rienda suelta a su creatividad, dejando de lado los rígidos parámetros del discurso jurídico tradicional.


Sin embargo, a pesar del interesante trabajo de los distintos grupos, estaba claro que el blog aún no era de ellos, era nuestro blog, el blog de los docentes. Ni siquiera escribían comentarios a las diversas entradas producidas por sus compañeros. Al poco tiempo, les dijimos que por favor hicieran comentarios tanto en los posts de sus compañeros como también en las entradas que nosotros realizábamos.


De a poco, comenzaron a animarse, con muy buenos comentarios, y quizá ése fue el paso crucial que hizo que se “apropiaran” del blog.


III. 4. Los estudiantes bloggers


A partir de ese momento, el blog se convirtió realmente en el blog del curso y los estudiantes participaban activamente en la creación de sus contenidos.


El 13 de mayo, subimos un post anunciando una clase-debate entre un profesor invitado (Prof. Gustavo Bruzzone) y este abogado que da clase, sobre el tema de juicio abreviado, tema sobre el cual hemos tenido grandes discusiones con el profesor invitado. A los pocos días, se nos ocurrió que todos los alumnos y alumnas participaran en un trabajo práctico a subir al blog, con una entrada referida a la clase/debate:


… todos los estudiantes del curso deberán subir un post con alguna reflexión sobre la clase. El tema puede ser el contenido de las discusiones, la metodología del debate, los golpes bajos de cada uno de los intervinientes, etcétera. Entradas halagüeñas hacia este blogger tendrán menos valor. El uso de la ironía y la creatividad tendrá más valor.

Las entradas pueden tener como autores o autoras a un estudiante, dos o tres como máximo. El plazo final para subir el post es el 4 de junio y es improrrogable. El jurado, o sea, nosotros, elegiremos a una sola entrada ganadora. El/las autor/autoras de la entrada recibirán premios en libros (uno para cada una) y podrán elegir qué libro desean de una oferta que incluirá, entre otros , los tomos I y II del tratado de Maier.

Todos los miembros del curso debían participar.


La familiaridad que habían adquirido en su relación con el blog del curso, el codiciado premio que se llevaría la entrada ganadora y, seguramente, el entusiasmo en la labor de aprendizaje hicieron el resto.

A los pocos día dimos la clase con el profesor Gustavo Bruzzone, que, a nuestro juicio, salió muy bien. Algunos días más tarde venció el plazo de “entrega” del trabajo práctico y nuestro blog, literalmente, explotó. Los trabajos eran realmente muy buenos, y había tres o cuatro sobresalientes. Los estudiantes se lanzaron a comentar los trabajos de sus compañeros y a discutir sin timidez.


Los trabajos se destacaban por el uso sutil de la ironía y el sarcasmo para criticar o cuestionar los problemas más complejos del tema de la clase debate. La idea de entregar un solo premio se diluyó rápidamente al ver la calidad de todos los posts subidos por los estudiantes con motivo del trabajo práctico. Así, premiamos nueve entradas con el “Petiso orejudo” [ver nota]. de plata, y dos entradas empataron por el primer premio, el “Petido Orejudo” de oro. Una de ellas fue un texto, maravillosamente escrito por la estudiante Florencia Jerez, “Los ocho mandamientos, y la otra fue una “superproducción” en video de 14 minutos en la que tres alumnos —Alan Swanston, Nicolás da Cunha y Diego Cortegianno — hacen una parodia de un programa de televisión y cantan cuatro canciones —bastante desafinados, por cierto— a las que le cambiaron las letras para realizar una aguda crítica del instituto objeto de discusión.


Es difícil describir con unas pocas palabras todo lo que aprendimos en esos cuatro meses todos nosotros, estudiantes y abogados que damos clases. Es por eso que en uno de los últimos posts del blog del curso escribimos:


Ayer terminó el Curso de "Garantías". Después de haberlos hechos sufrir con la cantidad de material de estudio durante 4 meses, con todos los defectos y con todos mi errores, creo que podemos decir que el curso llegó a buen puerto.

La experiencia de este blog, especialmente el trabajo de ustedes en él, lo constituyó en un lugar de construcción colectiva de reflexión y conocimiento, y por nuestra parte aprendimos muchísimo. Todos nosotros hemos quedado absolutamente asombrados por sus valiosísimas reflexiones y aportes que, sin formalismos inútiles, y con humor irreverente, nos hicieron reflexionar sobre cuestiones que iban más allá de lo requerido.

De nuevo, para nosotros fue un gran placer trabajar con Uds. y les agradecemos enormemente.

Ha sido un honor compatir la experiencia educativa con ustedes, de alli la necesidad de realizar la reunión de anoche y el acto formal de entrega de los Premios Petisos Orejudos.

Gracias nuevamente y felicitaciones a todas y a todos.

La Gerencia


Finalmente, el blog también se convirtió en un magnífico medio de comunicación constante con los estudiantes, especialmente antes del examen, pues en nuestra Facultad de Derecho las clases terminan alrededor de diez días antes del examen final y, hasta ahora, quedábamos sin contacto alguno con los estudiantes. En esta oportunidad, debido a la gripe porcina, en los días inmediatamente anteriores al examen había noticias confusas sobre el posible cierre de la Universidad. A través del blog, los estudiantes nos informaban de las noticias que habían recibido, y nosotros nos comunicábamos con la Facultad para corroborar el estado de cosas y tranquilizarlos.


[nota]
El “Petiso orejudo” fue un famoso criminal llamado Cayetano Santos Godino, que nació a fines del siglo XIX en Buenos Aires y, luego de cometer numerosos asesinatos de niños y niñas fue detenido y encarcelado por tiempo indeterminado en 1912, hasta que murió (ver http://www.petisorejudo.com.ar/historia.html)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, ¿dónde puedo dejar un anuncio en su blog para que todos puedan conocer el sitio http://dhpedia.wikispaces.com ¿??

Gracias

Mishkila dijo...

Estimado AB:

Mi nombre es Mishkila Rojas y actualmente soy la directora de Lecciones y Ensayos. Este viernes 6 realizaremos el VII Encuentro de Profesores y Alumnos, cuyo tema convocante es Derecho y Exclusión.

Se realiza en un formato de trabajo en comisiones; una de ellas estará dedicada a minorías sexuales y por eso queríamos invitarte especialmente.

No sé si querés que te escriba en mayor extensión a alguna dirección de mail o si nos comunicamos por este medio (u otro).
Mi email es mishkila@gmail.com


Gracias y saludos.

ABovino dijo...

Estimada Mishkila:

Muchas gracias, te contesté desde mi correo. Saludos,

AB