¡FELIZ CUMPLEAÑOS, LUCILA!

A MI MAESTRA


Esta noche la Prof. Lucila Larrandart festeja su cumpleaños [ya estoy llegando tarde].

Si Julio Maier es mi "padre" jurídico, Lucila es mi "madre" —así que a mí no me echen la culpa de nada—. Lucila fue mi profesora de "Elementos" y despertó mi vocación por el derecho penal. Es más, comencé por tener un interés obsesivo en los círculos concéntricos de la dogmática jurídico-penal sustantiva. Afortunadamente, con el tiempo se me pasó bastante esa patología.



Hace ya un tiempo, le respondí a Gustavo Arballo para su "Comentario 16":





••••••••••••••

2. ¿Qué profesores, de grado o posgrado, influyeron más en su formación profesional?

AB. Lucila Larrandart, Gladys Mackinson, Julio Maier, Mónica Pinto y Carlos Nino.

...


3. ¿Qué obra teórica fue fundamental para determinar su orientación, o marcó un quiebre en su biografía?

AB. Lucila Larrandart fue mi profesora de Elementos de Derecho penal y procesal penal (a pesar de mi edad fui de la primera tanda del plan nuevo, y tuve compañeros como Martín Abregú, Marcelo Sgro, Mary Beloff, Christian Courtis, Viviana Krsticevic, Claudia Martín, Roberto Saba, Andrea Gualde, Gustavo Suriz, Martín Clemente). Yo en esa época era gerente en una empresa grande y trabajaba 8/9 horas diarias. Una clase Lucila dijo: "... si alguna tarde andan por Corrientes y en alguna librería ven un libro que se llama "Los límites del dolor", de Nils Christie, les recomiendo que lo leann". Bien obediente yo, sábado por la tarde recorrí librerías hasta que encontré el maldito libro. Habré regresado a casa como a las 17 o 17:30. A la hora de la cena este profesor noruego me había hecho explotar el cerebro, se me cayó todo aquello en lo que creía. Pero ese día supe que mi vocación era el derecho penal y estuve seguro de que terminaría la carrera. En una tarde me transformó de empresario individualista en abolicionista furibundo, y despertó mi vocación por el derecho penal. Con los años el abolicionismo fue quedando atrás, pero de todos modos marcó a fuego mi percepción del derecho penal. Muchos años más tarde, cuando finalmente conocí a Nils Christie, le conté lo que me había pasado con su libro y no me creía.

•••••••••••••

La conocí hace muchos años, en mis primeros años de estudiante, y siempre le estaré agradecido por todo lo que me ha dado. Por eso ahora salgo corriendo a festejar con ella en su fiestita de cumpleaños.

Gracias por todo y feliz cumpleaños, mi maestra.

AB

PS: Prometo poner un foto mejor pero ahora no tengo tiempo

Comentarios