te lo advertimos...

..

..

18 may. 2015

SAL LLARGUÉS Y PIOMBO: CUANDO LOS JUECES NO TIENEN VERGÜENZA








El voto de Sal Llargués —al que Piombo adhirió— es realmente insostenible, además de varios calificativos más. En tres párrafos revoca parcialmente el fallo impugnado y recalifica como abuso sexual simple (art. 119, primer párrafo, CP).


Eso sí, antes de revictimizarlo, reconoce la necesidad de proteger el interés superior del niño.









Según Piombo, esto es una persecución política para quedarse con las dos vacantes en la cámara. Podría tener un poco de dignidad y reconocer que el fallo es malísimo, que se equivocó.


El casador puede decir lo que quiera, pero lo cierto es que consideró atenuante que el abusador era buena onda.


Y, también, descartó la agravante porque es dudoso que la minúscula “impronta” que le quedó al niño sea consecuencia del simpático abusador.


¿Y qué relación hay entre las "improntas" y lo "gravemente ultrajante"? Ninguna, no es una exigencia del tipo penal la cuestión de la "impronta". 

Lo que también es cierto que en el voto de Sal Llargués al que Piombo adhirió sí se tiene en cuenta la elección sexual del niño como atenuante:

Y para cerrar este fallo nauseabundo se agregó:



No hubo ningún "torcimiento" en el desarrollo sexual, ya que el niño tenía familiaridad con su sexualidad. O sea, era putito.

¿Persecución política? ¡Cuanta desvergüenza!







No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...