te lo advertimos...

..

..

26 ago. 2014

LAS LÍNEAS DE DEFENSA DE MAGRANER Y GARCÍA ARPON





Hoy hemos leído unas interesantísimas declaraciones del ex juez Álvarez en relación con firmas supuestamente suyas que habrían sido hechas por otra persona en importantes resoluciones judiciales. Así, entre ellas, la recepción de la declaración indagatoria y, además, el auto de sobreseimiento del imputado del Val. En este sentido, Álvarez afirmó:

Sobre las circunstancias en que se firmaron esas actuaciones, el juez recordó que se trata de actos procesales “donde siempre estuvieron presentes las partes”, y recordó que entre un juez y su secretario se genera una “relación de absoluta confianza”.

No parece posible creer las manifestaciones del ex Juez, entre otras razones porque al redactar el auto de sobreseimiento casi con seguridad no estaban las partes presentes.

Tengamos en cuenta, además, que en caso de que no hubiera reconocido las firmas, no solo se habría autoincriminado sino que habría corroborado la tesis de la denuncia respecto de la intervención del ex Secretario para permitir que esa firma llegara allí.
Pero no, los jueces van por más, quieren a toda costa que se desestime la denuncia sin hacer peritaje alguno, o sea, quieren impunidad y parecer inocentes, buscan el combo completo.
Lo cierto es que —como señala Ramonet, el autor del libro “Justicia adicta”—, se sigue dilatando la cuestión de fondo “que consiste en dirimir si existen o no firmas falsas de dos magistrados del poder judicial”.
Debemos aclarar que de las cuatro personas que podrían enfrentar un proceso penal por los hechos denunciados (Magraner, García Arpon, Novarino y Álvarez), en el caso de Álvarez estaría probablemente prescripto.
¿Qé es lo que más escándalo ha generado en relación a la presentación de la denuncia? Muy sencillo: las fotos de las firmas que pudieron ser vistas por todos los lectores:

   

Después de mirar estas dos firmas, creemos que hay un grado de sospecha más que relevante para justificar el inicio de la investigación.

Sin embargo, para descartar la necesidad de la realización de un peritaje, afirma que no tiene necesidad de ver las actuaciones originales [recordemos estas palabras para más adelante], afirma que las firmas allí repoducidas” corresponden a mi puño y letra. Intenta justificar que “las diferencias que se aprecian a simple vista” se debían al hecho de que fueron firmadas por pluma y no por birome, lo que produce esas irregularidades debidas a “cuando una lapicera se traba o se acaba la tinta”. No sé, mi padre firmó toda la vida con pluma y jamás hizo una firma de las características de las denunciadas.


“En el Poder Judicial, que un secretario imite la firma del juez está visto como algo grave. Durante mi desempeño en todos los cargos que ocupé en la Justicia, jamás vi algo así. Por otra parte, no entiendo para qué serviría falsificar una firma de esta manera”, amplió el ex magistrado.

La verdad es que poco nos importa lo que la justicia piense cuando un Secretario imite la firma del juez (está visto como algo grave). Además de grave, se trata de hechos probablemente delictivos.

Lo que sí es cierto es que el ex juez, luego de aclarar que nadie lo llamó, dice que “la cuestión es tan elemental que no merece ninguna controversia”. Habría que aclarar por qué no hay motivo para hacer una pericia (caligráfica) sobre las firmas.

Así, de un modo claramente funcional a la voluntad encubridora de las autoridades, se pretende banalizar la necesidad del peritaje. Por ello Álvarez jugó de esta manera. Si traducimos esto a las verdaderas intenciones de la corporación significa:

1) Uno de los jueces imputados dirigirá la investigación; y

2) Está claro que se pretende lograr impunidad sin que se realice el peritaje.





No hay límites, no hay justicia, no hay derecho




No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...