¿Proceso oral o proceso audiovisual? III

Pregunta de Daniel González





Hola Alberto, un gusto saludarte.

Está interesantísimo el tema y la forma en que lo abordas, con tu anuencia lo voy a utilizar en nuestros cursos de capacitación en México porque es de mucha utilidad.

Quería además plantearte lo siguiente: sabes que defiendo la oralidad por encima de la escritura, de modo que no me anima ninguna defensa al sistema inquisitivo, pero ¿te has planteado que la escritura también es una representación gráfica (visual) de los hechos o de la prueba?

Al decirse que la mayor parte de la información llega al cerebro a través de la vista se estará afirmando que la escritura representa un mejor método de justicia que el juicio oral?

Te lanzo esas inquietudes a ver que opinas.

Un abrazo

Daniel González Alvarez


No, Daniel, eso es lo que intenté explicar en el segundo post. Lo que subí en la entrada que comentás es sólo sobre los medios gráficos que se pueden utilizar en la estructura de las presentaciones escritas. El texto que reproduje en la entrada es parte de una guía de redacción de presentaciones escritas. En ese contexto, el impacto visual de un gráfico como el del caso de la publicidad oficial es muchísimo más poderoso que la explicación a través del lenguaje escrito. De hecho, yo creo que en esa sola hoja que incluía esos gráficos, se lograba comprender mucho más el caso que en los cientos de páginas con puro texto escrito que se presentaron.

El contenido de ese post fue redactado así porque la primera vez que trabajé con estudiantes el tema de reprodución audiovisual fue en el contexto del Práctico —es la práctica obligatoria que deben hacer los estudiantes en la Universidad de Buenos AIres— del CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales). Dado que allí no todos los estudiantes siguen la orientación en derecho penal, debía utilizar ejemplos no solo para audiencias orales sino también para presentaciones escritas.

Por supuesto que coincido contigo en la defensa de la oralidad. Pero un juicio oral hoy no puede limitarse al lenguaje verbal. Las nuevas tecnologías audiovisuales, en este contexto, complementan, refuerzan, y en algunos casos reemplazan a la expresión verbal para construir el relato de las partes en el juicio penal. Porque, en verdad, el juicio no es oralidad, sino una compleja suma de diversas maneras de informar, argumentar y persuadir.

Aquí abajo van dos poderosos ejemplos de tecnologías que se pueden usar en un juicio penal. De hecho, el primer ejemplo es un pequeño fragmento de un peritaje de reconstrucción virtual que fue utilizado por Gerardo Fernández, abogado del CELS, en un caso real.

video


El segundo video es un extracto de la exhibición de un programa
para construir líneas de tiempo (cronológicas) en tres dimensiones (3D).

El video completo se puede ver aquí.

video

Comentarios