EL FASCISMO SALUDABLE SE NOS METIÓ EN EL AUTO

¿PARA CUÁNDO EL PROHIBIDO TENER SEXO?

Por AB









En una nota de Página/12 de hoy, se informa: 


En la ciudad de Córdoba, desde ayer, rigen sanciones para quienes fumen mientras conducen un vehículo. Durante esta semana, la Municipalidad se limitará a llamar la atención a los infractores, en el marco de una campaña de concientización; desde el 28 de enero, serán sancionados con multa. La norma fue aprobada por mayoría. Especialistas en seguridad vial, si bien cuestionan la necesidad de aplicar sanciones para esta conducta, destacan que no hay que fumar mientras se maneja. También habría que evitar otras actividades —desde controlar el estéreo hasta tomar mate— que pueden distraer, ya que “todo lo distractivo para el conductor es negativo”. Por lo demás, señalan que, a nivel nacional, “continúan los excesos de velocidad, con consecuencias graves”; un experto advirtió que “los límites de velocidad colocados en las rutas responden a criterios internacionales de seguridad”. Otra frecuente conducta de riesgo es “no preservar la distancia con el vehículo que va adelante”. Por ejemplo, “el choque de este fin de semana en la Ruta 11 (donde murió toda una familia) no fue sólo porque el conductor pretendió sobrepasar autos en curva, sino porque esos autos no guardaban distancia entre sí”.



La norma ya vigente fue aprobada por mayoría de representantes de los intereses de la industria médica, y no se tuvo en cuenta para nada:



a) el hecho de que los especialistas en seguridad vial habían cuestionado "la necesidad de aplicar sanciones";



b) el hecho de que otras conductas no prohibidas son tan o más peligrosas que fumar, y causantes de accidentes de tránsito, tales como tomar mate, buscar discos en la guantera, charlar con el acompañante, retar a uno de los niños sentado en el asiento trasero, etcétera.




¿Y esto será casualidad? Naaaa... Se trata de dinero. Sucio dinero. La redacción de los fundamentos es muy clara:



La ordenanza fue aprobada el 7 de noviembre, y sus fundamentos destacan que “en 2011, más de cien vecinos de esta ciudad perdieron la vida en siniestros viales. El Hospital de Urgencias debió atender a más de 14 mil víctimas, lo cual insumió más de 60 millones de pesos: por encima del 50 por ciento de los recursos de ese hospital. Es uno de los problemas de salud pública más serios del Municipio”.



Aparentemente, los cordobeses se olvidaron de agregar una norma que sancione otra situación peligrosísima para las arcas médicas: la "portación de cenicero". El conductor de un vehículo que tiene cenicero es un peligro público, pues es una apología del delito y una incitación permanente para que el conductor encienda un cigarrillo.



  
—A ver esos súbditos, gritemos nuestro lema...


Y los súbditos respondimos, felices:



—¡SALUD O MUERTE!

Comentarios

Jack Celliers dijo…
Fusilados por la Cruz Roja.
herbroggi dijo…
totalmente de acuerdo...desearia una norma que imponga la limitacion de velocidad de fabrica a las empresas de autos...eso no reduciría la tasa de mortalidad?
Akira dijo…
Que tal, hace tiempo que leo sus entradas en el blog de vez en cuando, y me parecen interesantes porque soy estudiante de Derecho y todo lo que tenga que ver con Derecho me llama la atencion.
Para entender bien su punto de vista cuando opina, me gustaria hacerle una pregunta, y es si le molesta que se apliquen sanciones a los fumadores por el hecho de sacarles dinero a sabiendas de que mucha gente seguira fumando por su adiccion, o esta molesto por el solo hecho de que se metan con los fumadores y quiere que los dejen en paz en todo sentido?
Gracias por su tiempo.
Nicolas Hermann dijo…
Que define una distracción? Distracción es todo, incluso rascarse, bostezar, estornudar, etc, etc.
Con ese mismo criterio deberían castigar con multa todo lo que uno haga dentro del auto, incluso mirar por el parabrisas cualquier cosa que no sea la calzada, lo cual impediría anticipar los movimientos de otros conductores. Mas allá de que el sólo hecho de fumar no es una distracción para nosotros los eximios conductores fumadores, que incluso podemos hacerlo jugando al tenis y no errarle a la pelota.
otro ejemplo mas de avidez recaudatoria, otro ataque mas a la libertad de hacer lo que se nos venga en gana cuando se nos venga en gana.
Un conductor fumador indignado que dejará de ir a Cordoba.
Hernán dijo…
A mi no me perjudica la norma, ya que no fumo.

No obstante, coincido en que me parece una estupidez: con ese criterio idiota (que "fumar distrae"), habría que prohibir llevar pasajeros porque el conductor se puede distraer hablando. O, si lleva niños, se puede distraer cuidando que los mismos no hagan líos atrás.