23 ene. 2013

¡EL FASCISMO SALUDABLE PERDIÓ UNA!


UN CACHO DE CORDURA
(ALGO PARA FESTEJAR)








Por 5 votos contra 3 el concejal Danny Healy-Rae logró que su propuesta de eximnir del cumplimiento de las leyes que imponen el límite de 0,5 (50 miligramos de alcohol por cada 100 militros de sangre) conducir en el condado irlandés de Kerry. Si bien el Consejo de ese condado cuenta con 27 miembros, solo quedaban 12 concejales a la hora de votar, varios de los cuales se abstuvieron de votar. De todas maneras, la norma votada por mayoría debe ser aprobada por el Departamento de Justicia antes de convertirse en derecho vigente.

La propuesta de Healy-Tae —dueño de un pub— está dirigida a aplicarse en un área rural alejada de la ciudad en donde están los pubs (ver nota). 


Título de la nota de Página/12


A diferencia de lo que dice Página/12 en el título sensacionalista de su nota, no se trata de que los borrachos tengan "permiso para manejar". La norma excluye del limite legal general a quienes hayan bebido dos o tres pintas de cerveza —esto queda a criterio de la autoridad de aplicación— y en la media en que el conductor no exceda los 30 kms. por hora. Dado el estado de los caminos rurales de la zona, en opinión del concejal Healy-Rae es difícil que se pueda manejar a mayor velocidad. Tres pintas de cerveza son, en Irlanda, equivalente a a 1,7 litros (una botella de litro y una de 3/4 de Quilmes).

Más allá de que es muy poco probable que sea aprobada por el Departamento de Justicia, la medida muestra cómo pueden regularse ciertos límites que se imponen a los consumidores en beneficio del resto de la población. Eso debería darnos que pensar sobre las prohibiciones que sufrimos los gordos, los bebedores y los fumadores(1), cuando éstas exceden ampliamente la protección de derechos de terceros.

A continuación reproducimos la nota de Página/12.

El Concejo Deliberante de un condado rural irlandés resolvió modificar la ley que prohíbe conducir con alcohol en sangre para que, en algunos casos, la policía pueda extender permisos a ciertas personas. El concejal que propuso la moción explicó que la nueva regla debería regir “para la gente más vieja” y que vive en áreas alejadas. El condado de Kerry, sostuvieron las autoridades, es un área rural y en los caminos por los que esas personas podrían manejar alcoholizadas no suele conducirse a altas velocidades. Los defensores de la iniciativa la reivindican argumentando que, en caso de no permitir que se emitan estos permisos, una generación de personas mayores sería obligada a permanecer en sus casas.

Aunque fue aprobada por el Concejo Deliberante de Kerry, al sudoeste de Irlanda, la propuesta todavía es cuestionada, porque muchos concejales estuvieron ausentes el día de la votación. No se sabe si porque habían tomado demasiado.

El concejal Danny Healy-Rae, impulsor del permiso para que los ancianos manejen aunque hayan tomado alcohol, argumentó que las leyes actuales discriminan a quienes él pretende ampliarles derechos. “Toda la sabiduría y todo el ingenio y toda la cultura que ellos tienen, la música y las ganas de cantar, todo eso es lo que ha estado perdido para la generación joven, porque estas personas mayores posiblemente podrían estar viviendo en Japón y Jerusalén”, aseguró Healy-Rae al portal de Internet The journal.ie.

El concejal agregó que entiende “el mérito de tener una regla legal más estricta cuando hay un volumen de tráfico masivo. Pero en los caminos de los que estoy hablando, nadie podría manejar a más de 20 o 30 millas –entre 32 y 48 kilómetros– por hora, y no es gran cosa”. El alcalde de Kerry, Terry O’Brien, definió a la iniciativa como “increíblemente peligrosa”.









El consejal Healy-Rae








(1) Nuestra página de Facebook "Por los derechos de los gordos, los borrachos y los fumadores".

1 comentario:

Abogado e Guatemala dijo...

Alcohol y carro jamas se deben combinar por más pequeña que sea la dosis se necesita un real cambio para evitar tanta accidentalidad.