¡LARGAMOS CON LA CAMPAÑA!

POR LOS DERECHOS DE LOS FIESTEROS




Los mellizos Carduch (Pablo Carducci) y Bovino




En el día de ayer largamos con los preparativos de la


Campaña "Más de dos por cuarto"




Para que se derogue la prohibición de ingreso de más de dos personas por cuarto en los albergues transitorios porteños. Ver los siguientes posts:

Al Estado le gusta tu cama (telo habíamos dicho) (Diego Goldman)

Por lo menos que me paguen derechos de autor (Diego Goldman)

Diego Goldman, pionero en la promoción del desenfreno sexual (NHD)

¿Qué es un albergue transitorio? (NHD)


video

Comentarios

ABovino dijo…
Censurado... ¿Es lo único que tenés para decir, guacho?
Pablo Carducci dijo…
Me gustaba más sin la censura.

Suerte para la campaña, esperemos que no sea una muerte anunciada.
Dieguistico! dijo…
Me encanta estar siempre asociado a estas causas nobles. Cuenten conmigo. ¿Donde hay que ponerla? (a la firma, no sean malpensados)
Pablo Carducci dijo…
Que el post esté etiquetado "albergues transitorios, Diego Goldman, Pablo Carducci, sexo" me preocupa un poco.
Joana dijo…
¡Censuran un video que hace propaganda a la anti-censura! Muy bien, muy bien.

Sabiendo que esto es lo 'no-censurado', auguro un futuro glorioso para esta campaña.

Éxitos.
Nacio dijo…
Como pueden llegar a saber, que en una pieza hay mas de dos, aquellos telos en los que se entra directo con el auto a cocheras individuales o aquellos en donde puede haber enroque por los pasillos y de cuarto a cuarto?

La ley dice que no. La realidad le pone adrenalina.

Entrar de canuto!
Mondeo dijo…
Esta campaña le hace el juego a la derecha representada en la clase media que va a los telos de capital, todos sabemos que para la clase trabajadora hay bocha de telos en los accesos (la Marquez, ruta 8, largo etc.) en dónde se puede entrar de a tres, más la abuela y un pato, porque no una mismísima zebra y no pasa nada, excepto que te cobran extra o por cantidad de patas que entran.

Yo sigo esperando la democrática campaña "Porno para todos", que beneficiará a miles de puñeteros jóvenes que no siguen luchando por ver algo entre las malditas rallas del codificado, mientras que las clases altas lo pueden pagar o mismo ver en los telos que no dejan entrar a más de a dos.

Saludos y felicidades