30 nov. 2011

INFORME DEL CONCURSO DE LITIGACIÓN DE BAHÍA BLANCA







Litigación penal en un sistema acusatorio y juicio por jurados:
los “buenos aires” del cambio, por Mauro Lopardo




Sábado 25 de noviembre del año 2011, una mañana soleada en la serena y atractiva ciudad de Bahía Blanca. Una gran expectativa que resonaba días atrás estaba a punto de concretarse en forma de simulacro en el Palacio de Tribunales de la calle Estomba 34: se iba a llevar a cabo la primer audiencia de debate oral con participación de jurado popular, a modo de cierre del tercer Concurso Nacional Universitario de Litigación Penal (CNULP).



Desde el año 2008 el Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP) realiza, en el país y en forma anual, esta competencia en coordinación con Universidades Nacionales de distintos puntos del país. El objetivo de este concurso es impulsar la implementación de programas destinados a formar a los estudiantes universitarios en la lógica y dinámica de litigación de un sistema oral.


En esta oportunidad los participantes fueron: la Universidad Nacional de Buenos Aires, la Universidad Nacional del Nordeste, la Universidad Nacional de La Pampa, la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco–Puerto Madryn, la Universidad Nacional de Córdoba, la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco–Trelew, la Universidad Nacional del Sur, la Universidad Nacional de Mar del Plata, la Universidad Nacional del Comahue, la Universidad Nacional de Rosario, la Universidad Nacional del Litoral y la Universidad Nacional del Sur 2.


Mis compañeras (Florencia Rapaport y Marcela Urreta Viscaya) y yo, fuimos en  representación de la Universidad de Buenos Aires, y desde que bajamos del avión, nuestros sentimientos resultaron concurrentes: alegría, emoción y expectativa.


La competencia en sí fue apasionante e inspiradora. Pero hay una realidad que debo poner de resalto: es admirable y sorprendente el nivel de formación académica que tienen muchas de las universidades del interior de nuestro país, y puntualmente, el grado de desarrollo y preocupación sobre la enseñanza de técnicas de litigación penal. 


Al respecto, he tenido oportunidad —por suerte— de conversar con chicos de diferentes sectores del país, y a modo de ejemplo, algunos me han comentado que en sus respectivas ciudades tienen materias de litigación penal que se enseñan durante todo un año… —SÍ, TODO UN AÑO— (cuando nosotros en Buenos Aires sólo contamos con la “práctica profesional", donde únicamente se enseña la procuración de expedientes y la confección de escritos que hacen al propio procedimiento).


Una obviedad que no está demás apuntar: hay provincias que –en la actualidad– cuentan con un código de procedimientos acusatorio, y por ende tienen muy en claro las cuestiones y puntos centrales que hacen al "procedimiento adversarial", y eso en los simulacros del concurso pudo fácilmente advertirse: en las universidades se instruye no sólo en qué es una objeción, un alegato de apertura y de clausura, el método de examen y contra examen; sino que también se enseña (y esto es lo importante) cómo en la práctica se debe objetar, cómo fundamentar en cada caso, qué tipo de preguntas hacer, cuáles no, cómo hacer un alegato de apertura, uno de clausura, qué introducir y qué no, y fundamentalmente, cómo se debe valorar la prueba producida en un debate oral, etc., etcétera.


En lo personal puedo destacar mi felicidad y agradecimiento por haber tenido esta maravillosa oportunidad, pero al mismo tiempo, debo decir que, puntualmente en lo que hace al sistema procesal penal del código federal, no me siento conforme con el nivel de enseñanza y la currícula de materias que al presente posee nuestra Universidad de Buenos Aires.


Soy de la idea de que la UBA junto con su excelente cuerpo de docentes deben impulsar el análisis sobre estas cuestiones y generar aires de cambio, ya que al presente, podemos notar que la provincia de Córdoba ya no es la única que cuenta con un sistema procesal avanzado en la materia, pues, puntualmente el día 24/10/2011 la provincia de Neuquén ha logrado —por unanimidad— aprobar su nuevo código procesal penal por el cual se pretende acortar los tiempos de duración de los procesos y de la prisión preventiva, implementar una etapa preparatoria oral del Ministerio Público Fiscal para dejar atrás la instrucción escrita y burocrática actual, es decir, que lo que se busca es simplificar el proceso para que los pasos de la justicia sean públicos y más transparentes.


Hay una sola realidad que objetivamente debemos comprender: estos aires de cambio de a poco se van extendiendo a lo largo y ancho del territorio nacional, y seguramente en poco tiempo se respiren en nuestra provincia de Buenos Aires, como lo ha dicho la Presidenta de la Nación días atrás: “Sería bueno comenzar a repensar si podemos recuperar esa demanda constitucional del juicio por jurados”.


Esto no sólo es una esperanza para mí, sino que obviamente se traslada indefectiblemente a los sentimientos de todos los chicos recién graduados como yo, los que vendrán y lo que de antaño ya lo son. 


Si efectivamente se aproxima un cambio estructural en el sistema procesal, de una vez y desde ahora debemos empezar a tomar conciencia en la lógica y en la dinámica del sistema que se avecina y sobre las respectivas técnicas en litigación, para de este modo tener en claro cuáles son las practicas necesarias que harán a la capacitación en dicha materia.


En síntesis: el trabajo que hace y que hizo la gente de INECIP en conjunto con la Universidad del Sur es admirable y debe siempre ser destacado.




Mis compañeras y yo vivimos una experiencia increíble, y ojalá, actividades de esta índole se hicieran constantemente y con posibilidad de acceso para muchos.


Saludos cordiales, Mauro Lopardo.

8 comentarios:

Anto Mandolesi dijo...

Maurito: coincido con vos en la relevancia de introducir reformas estructurales, tanto a nivel legislativo (con la instauracion del juicio por jurados) como a nivel universitario (con alguna que otra reforma importante en el plan de estudios y en las formas de evaluación, que hoy son predominantemente escritas). Disiento en lo que decís del practico; en mi experiencia, fue sumamente enriquecedor hacer ese curso. Seguramente que la experiencia no sea igual para todos, porque creo que la utilidad o inutilidad del curso de practica profesional (como de cualquier curso) depende en gran medida del cuerpo docente que tengas adelante. Pero, desde ya, seria útil complementarlo con reforma en la forma de enseñar y de evaluar en nuestra querida UBA, que promueva un cambio cultural desde los círculos académicos y estudiantiles. Creo que eso es fundamental.

Florencia Rapaport dijo...

Comparto con vos la necesidad de transmitir la experiencia que vivimos en este concurso, principalmente por la simple razon de que muchos de los alumnos actuales de la universidad de buenos aires ni siquiera tienen conocimiento de la gran falencia que tiene nuestra formacion en un punto tan central para el ejercicio de la profesion como es saber litigar, justamente porque es una tematica practicamente olvidada en nuestra querida facultad...

Mauro Lopardo dijo...

Anto: Entiendo tu punto sobre el "Práctico" de la UBA, y coincido plenamente con vos respecto a la utilidad o el fruto que se puede llegar a sacar dependiendo del cuerpo docente. En ningún momento pretendí hacer un comentario crítico sobre ello, todo lo contrario, coincido con vos en que la práctica que se da es muy buena por lo que me han contado (una fuiste vos), pero sí creo que de a poco hay que empezar a introducir a la currícula de materias de la UBA lo referente a la litigación en sí. Se viene una nueva etapa, que forzosamente requiere de técnicas de litigación.

Centro de Contencion Juvenil de Corrientes dijo...

Muy bueno el informe, pero yo le agregaría otra realidad, que si mal no recuerdo la conversamos:
La Universidad Nacional del Nordeste, a la cual pertenezco, no cuento con NINGUN TIPO de enseñanza en litigación oral. Existe solo un curso de procesal penal (ni siquiera hablo de una cátedra entera) en la cual se dan algunos "tips" de litigación que, como te imaginarás, son muy escasos.
Se suma a esto el hecho de que nuestro código responde al sistema mixto, es decir que el manejo del sistema adversarial es solo fruto de las ganas de progresar de ciertas personas que no se resignan a seguir indefinidamente con el sistema actual.
Comparto con vos las emociones que plasmaste y tambien quiero expresar mi mas sincero agraecimiento al INECIP por brindarnos esta oportunidad, ojala lo sigan haciendo muchos años mas.

Saludos.
Gabriela Luciana Sommer Aromí

Anónimo dijo...

Gracias Mauro y Florencia, por esta gran crónica y comentarios tan entusiasmantes. La respuesta de ustedes (y de todos los que participaron a lo largo de los tres Concursos ya cumplidos) es lo que justifica tantos meses de esfuerzos de los que organizamos desde INECIP y desde las tres sedes que tuvimos (Rosario-Trelew-Bahia Blanca), y de todos los docentes que en una docena de universidades argentinas vienen "remando" en los ulimos cinco años para lograr (hasta de contrabando) hacer algo que increiblemente parece "prohibido": enseñar a los Abogados a hacer el trabajo de Abogados!
Y por cierto, gracias por postear aca, un medio tan leido, y uno de los pocos a los que siempre le importo discutir el cambuio pedagogico. /GN

Mauro Lopardo dijo...

Gabriela, desde ya agradezco tu comentario. Recuerdo que charlamos este punto, y la verdad es que estamos iguales. Tanto la UBA como tu facultad no cuentan con la currícula de materias necesarias para una formación adecuada en materia de litigación. Aquí también tenemos un código mixto, con el cual, te imaginaras, la actividad de las partes es más que limitada, cumpliendo únicamente una función legitimante de las atribuciones/facultades del Juez instructor.
Desde ya comparto tu sentimiento de progreso, y espero de alguna manera las cosas salgan adelante con el esfuerzo de "pulmón" que hemos demostrado hasta aquí.
Ojalá el año que viene podamos volver a encontrarnos en un nuevo concurso, y que se noten nuestros conocimientos sobre litigación.
Saludos cordiales, Mauro.

Mauro Lopardo dijo...

GN: repito, el agradecimiento es nuestro, ya que vivimos una experiencia única. Dijiste algo muy cierto "...parece 'prohibido':enseñar a los Abogados a hacer el trabajo de Abogados!...".
Ojalá este espíritu de cambio y progreso llegue a la UBA, y se tome conciencia de la importancia de adquirir el manejo de las técnicas de litigación penal.
Aprovecho la oportunidad, para transmitirte algo que estuve pensando estos días: ¿sería posible que en próximas ediciones del concurso puedan participar graduados que por ejemplo no tengan más de 2 años de antigüedad en título? Esto lo consulto, porque fue tan enriquecedora la experiencia, que también la podrían aprovechar chicos recientemente graduados, que como yo, y por lo menos en la UBA, no han adquirido estos conocimientos.
Desde ya, quiero que sepas, que estoy dispuesto a formar parte de este proceso de cambio, con lo cual, si necesitas apoyo/ayuda desde la Universidad de la UBA, contas plenamente con mi trabajo.
Nuevamente muchas gracias a vos por tu esfuerzo constante y a la gente de INECIP.
Saludos cordiales, Mauro.

letuchia dijo...

Hola, gracias por escribir ese informe. Gracias a Bovino y cia. por publicarlo. Lo estamos reproduciendo en todas partes porque me parece que la gran ganancia de estas actividades está justamente en empezar a reflexionar/reclamar qué tipo de enseñanza necesitamos en nuestras facultades de derecho.
Ahora, hasta tanto las facultades de derecho se decidan a enseñar a los estudiantes a ser abogados, hay muchas cosas que se pueden hacer. Nuestra idea con el Concurso de litigación es que no sea "una actividad" al año sino que se convierta en un trabajo permanente de aprendizaje/retroalimentación que tenga un encuentro anual donde compartamos la experiencia. Ahí vamos a ir viendo cómo le damos forma, pero desde ya que los invitamos a todos a seguir participando, a través del blog, a través de estos espacios y en donde se pueda. Yo confío mucho en que podemos generar una movida interesante y a la larga, los que sean más resistentes terminarán asumiendo que es una necesidad incorporar la litigación. Saludos a todxs y gracias de nuevo!