23 jun. 2011

¡CHE, A VER SI LE PASAN COPIA A RIGGI!

DON EDUARDO QUIERE COPIA...





De la nota de hoy de Irina Hauser en P/12: Informan del otro lado que son verdes


Sus Señorías & cía.



A Riquelme, de unos setenta años, lo conoce todo el mundo en Casación. Cuentan los empleados que es un habitué desde hace por lo menos una década y le atribuyen visitas a ciertos despachos, como los de Riggi y Mitchell. Hubo un tiempo que iba en nombre del ex obispo castrense Antonio Baseotto; el año pasado iba por Pedraza. La SI (Secretaría de Inteligencia) lo desplazó por el asunto de la UF, que él describía como un “currito” por el que le pagaron por lo menos un “cheque” de 3500 pesos del gremio. Con Pedraza, su relación sería también de larga data. En una escucha cuenta que cuando lo ayudó a zafar de otra causa en Casación, el ferroviario estaba exultante y habló de él ante todo el mundo. “Nadie tiene que saber quién soy yo”, lo reprendió Riquelme. “Yo por eso siempre digo el amigo de la calle Viamonte, por las dudas los teléfonos”, le aclaró.


Aráoz de Lamadrid y Riquelme repiten “nuestro amigo”, “don Eduardo” o “el amigo Eduardo”. Según el dictamen de la fiscalía, hablan del juez Riggi. El 4 de enero Riquelme llamó urgido a Pedraza pidiéndole copia de la apelación de los detenidos. “Me la piden mis amigos. Me dicen si yo se las puedo alcanzar el día jueves porque ellos están de feria la primera quincena de enero, se van a ocupar muy seriamente del tema...”. El mismo día, en otro llamado, le dice que está “en la casa de don Eduardo”, quien “está preparando a la gente” y reclama la copia. Cuando la fiscalía pidió informes sobre la ubicación del celular de Riquelme en ese momento, resultó que su conversación había sido captada por una antena de la zona donde vive Riggi, en Barrio Norte.


No hay comentarios.: