11 feb. 2011

ACIJ Y CIPCE responden


CARTA ABIERTA DE ACIJ Y CIPCE




Del mismo modo que Poder Ciudadano, el blog Sin Corrución ha publicado una respuesta a los dichos vertidos por Silvestroni, Maloneay y Virgolini en estes blog (ver aquí). Agradecemos al blog Sin Corrupción que nos permitieran reproducir su respuesta. Y ahora sí, pasemos y leamos

.




Julio Virgolini, Adrián Maloneay y Mariano Silvestroni solicitaron derecho a réplica al comunicado institucional que Poder Ciudadano emitió a raíz de la denuncia que estos tres abogados presentaron en el Colegio Público de Abogados contra los directivos y abogados de ACIJ y CIPCE por su intervención en la causa “IBM/Banco Nación”.


Dicha réplica fue publicada en la página de Poder Ciudadano y en el blog NO HAY DERECHO. Allí se efectúan una serie de manifestaciones falsas que nos gustaría clarificar de cara a la opinión pública y la comunidad académica.


En el punto “9” de la réplica sostienen que ACIJ, CIPCE y el Ministerio Público de la Nación, mantuvieron oculta la existencia de un convenio de colaboración durante la instancia de juicio abreviado. Asimismo, dejaron entrever sobre la existencia de nexos no públicos y posibles beneficios económicos para las organizaciones que de allí surgiría. En ese sentido, sugieren que Poder Ciudadano debería investigar si la celebración del convenio de colaboración implicó algún acuerdo económico entre las partes.


Sobre el asunto, debemos decir lo siguiente: La firma del convenio tuvo carácter público, y desde el momento de su rúbrica, se encuentra publicado en el sitio web del Ministerio Público Fiscal (www.mpf.gov.ar) y en las páginas de Internet de ACIJ y CIPCE. No hay otro contenido que lo que allí se expresa. Dicho convenio es el resultado de años de trabajo de monitoreo y crítica respecto de la labor desempeñada por el Ministerio Público y el Poder Judicial, en causas de criminalidad económica a través del seguimiento público de los principales expedientes donde se investiga la corrupción pública y privada. Se trata de casos -todos ellos- que han dañado la institucionalidad de nuestro país y el patrimonio del Estado Nacional.



Es una práctica habitual –en muchos países del mundo- que los organismos públicos que promueven el avance de la investigación sobre hechos de corrupción, firmen acuerdos de colaboración con organizaciones no gubernamentales. Ello no implica, de ningún modo, un respaldo –por parte de las ONGs- de la actuación del Ministerio Público ni de éstos hacia los primeros. De la posición crítica sobre el desempeño que tienen los diversos actores que participan de estos expedientes, da cuenta a diario la información que publicamos en nuestro blog “Sin Corrupción”.


La afirmación respecto a que el convenio – presumiblemente conocido por los abogados al momento de firmar el juicio abreviado en cuestión- pudo haber implicado un beneficio económico entre las partes, es completamente falsa y representa una muestra clara de las formas asumidas por el estudio jurídico que es parte de la polémica suscitada. La alegación de que no nos comportamos neutralmente en nuestra función en el acuerdo –por haber suscripto ese convenio- también es inapropiada.


Nuestro rol en la audiencia en la que se firmó el acuerdo entre los acusados y la fiscal fue extremadamente acotado. Solo nos limitamos a observar ese acto procesal, sin haber efectuado ningún tipo de consideración. En este sentido, el agravio denunciado por los abogados firmantes, es inexistente.


En nuestro país, la corrupción y el delito económico han causado daños valuados en por lo menos 13 mil millones de dólares, sin que hasta el presente se haya podido recuperar parte significativa del mismo. El convenio de colaboración aludido tuvo y tiene como misión, contribuir al desarrollo de una política pública anticorrupción basada en la recuperación de activos de origen ilícito y, por ende, orientada hacia la reparación del daño social causado por la criminalidad económica y la corrupción. Los esfuerzos realizados, en ese caso, por la fiscal de juicio Sabrina Namer, permitirían recobrar 18 millones 286 mil pesos.


Seguramente el enojo de estos abogados, sea el reflejo de haber tocado un nervio sensible del poder económico en nuestro país. Es a la vez, la mejor prueba de los buenos resultados de los efectos preventivos que una política de recuperación de activos bien implementada genera en la difícil tarea de reducir la corrupción, y reparar el daño social producido por este tipo de criminalidad.


No es nuestra intención continuar con un debate que a esta altura resulta estéril en relación con las deudas que mantiene nuestro país en las materias que nos ocupan. Sin embargo, hacemos saber a quienes se interesan por estos asuntos, que no nos dejaremos amedrentar por esta clase de acusaciones. De acuerdo al art. 13 de la Convención Internacional contra la Corrupción, las ONGs tienen un rol clave en materia anticorrupción.


Seguiremos realizando nuestra labor, independientemente de los obstáculos que se nos pongan enfrente, especialmente de quienes lo advierten como una amenaza al contexto de impunidad reinante en nuestro país. Argentina es uno de los países del mundo con menor cantidad de condenas por estos delitos.


El abuso recursivo y el aprovechamiento de las falencias del sistema jurídico por parte de algunos abogados defensores es una de sus causas. Continuaremos con la tarea de explicitarlo y hacerlo saber a todas las víctimas de la corrupción, es decir, el resto de la sociedad.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

La realidad es que este es un organismo (especialmente su cabeza), de por lo menos dudosos intereses en la lucha contra la corrupción. No sólo por la promoción de la inactividad de la FIA, sino por la cercanía de Righi y el estudio jurídico de su hijo y esposa a los sujetos de investigación del organismo que él dirige.
Una ONG que sea independiente debería, por lo menos, cuestionarse si puede firmar convenios con organismos en estas circunstancias.
Entiendo también que hay una conveniencia mutua en esta asociación: la PGN necesita mostrarse supuestamente activa en la lucha contra la corrupción, especialmente después del recorte de facultades a la FIA, la renuncia de Garrido, la no apelación tanto del fiscal federal como del FNIA en causas de alto perfil público.
Y por otro lado, cualquier ONG necesita socios estatales para conseguir donantes, ya que últimamente, es muy difícil conseguir la aprobación de un proyecto sin una pata en el estado.
El problema es, una vez más, a qué costo.
La realidad es que, además, se vio reflejado que la calidad de litigio de los abogados privados fue superior a la calidad de los abogados del Estado que (y esto si no pensamos en que haya habido algún otro interés oculto) no tienen el “hambre” de ganar.
El estado debería tener a esos abogados de su lado, y no (en el mejor de los casos) a inexpertos bienintencionados.
Después pueden darme todas las explicaciones teóricas sobre por qué ellos son malos e interesados en que ganen sus clientes.
La realidad es que se pelea con las armas que se tienen. Y bueno, a este pgn le gusta tener un bazuca en su estudio y una gomera para defender los intereses del Estado. O sea, los nuestros.
Finalmente, cuál es la diferencia entre él y Maloneay/Silvestroni/etc.? Righi nos perjudica a todos cuando los litigantes hacen su trabajo. Uno falta a su obligación de trabajo y los otros la cumplen.
De paso pregunto, ¿Alguien sabe qué pasó con el concurso para cubrir la vacante que dejó Garrido? ¿Es cierto que declararon al concurso vacante?

Anónimo dijo...

Anonimo, hagamos un dialogo de anónimos. Si mirás lo que hacen estas organizaciones, verás que insistentemente critican al Ministerio Público. Más allá de aprovechar información que tiene la oficina de Namer e intentar mejoras en ese poder del estado actúan independientemente. mirá todos los informes que han preparado, la cantidad de información sobre MPF en el blog Sin Corrupción, mirá la presentación que hacen en las causas, mirá las declaraciones periodísticas en diario o en radios (escuchá la columna de ACIJ en el programa de Maria O Donnel todos los lunes a las 17 hs.), etc. etc.
Siempre pero siempre han venido diciendo que el MPF es responsable de la impunidad.
También mirá las declaraciones públicas de ACIJ en contra del recorte de facultades de Garrido, contra el translado del perito de la FIA que investigó la declaración jurada de Kirchner, sobre el lentisimo trámite del reemplazo de Garrido y los fiscales adjuntos. Están en los diarios nacionales, no es difícil encontrarlas.
Por favor, informate más. No hagas críticas infundadas porque seguramente es hiriente para la gente que trabaja de buena fé y sin casarse con ninguno de los actores de este paupérrimo sistema que deja impune a todos los crimenes económicos y pone presos a los que cometen delitos comunes.
Cuando quieras, nos encontramos y lo charlamos personalmente. A lo mejor, no pensamos tan distinto después de todo....

Anónimo dijo...

También conocemos la rivalidad entre la gente de Garrido y la de Namer. A ver si algún día dejan de lado sus diferencias y empiezan a trabajar contra los realmente culpables de la impunidad que existe....
Está bien, Righi es culpable -sin duda-. Pero Namer no. Mirá lo que ha venido haciendo a lo largo del tiempo que tiene en su función...

Anónimo dijo...

Un poco informado estoy. Yo no sé cuales son las rivalidades de Garrido o de Namer y, en realidad, poco me importan.
Sí te puedo decir que Namer aceptó un cargo falaz. Aceptar dirigir una oficina que opina sobre determinadas cosas sin que esa opinión sea vinculante (en castellano, opinión que al PGN lo tiene muy sin cuidado) significa ser cómplice.
No te equivoques: esa oficina fue abierta para mejorar virtualmente la imagen de Righi post recorte de funciones (mismo caso que el convenio con ONGs).
Nada de lo que pasa en ese ámbito es vincunlante (o sea: no existe).
Y sobre el trabajo de ACIj, sobre algunos temas, admito que es bueno, y hay algunos otros informes que son para el olvido.
Sobre el trabajo de Namer, más allá de su actuación (con la cual no acuerdo: yo creo que un fiscal debe ir por todo y con todo), desconozco otros logros.
Y finalmente, tampoco es de lo que se trata.
Digo, ponele que ella sea inocente y Righi culpable: una vez "shame on him", dos o tres años desde que esta ahí "shame on her". No nos engañemos. Ella sabe para quien juega. Acá ninguno es naif.

Anónimo dijo...

Anónimo, no es intención defender a terceros. También es difícil el debate sobre si está mal ser parte de estructuras corruptas pero se tiene la oportunidad de aportar un pequeño grano de arena.
De todas maneras, involucrate si no lo estás, juntate con gente que tiene interés de cambiar las cosas. Si estás dentro de estructuras que son parte del problema, pasá información para fuera (mirá el bardo que armó el que le pasó data a Wikileaks). Si estás fuera, participá, encontrate con quienes te parezcan rescatables. Nadie es perfecto pero está claro quienes son cómplices y quienes tienen intenciones correctas.
Mandá comentarios sobre los informes de ACIJ que te parezcan para el olvido. Siempre hay tiempo de mejorarlos.
De nuevo, si querés dejar el anonimato, mejor. Nos encontramos y vemos qué podemos construir juntos.