3 jul. 2018

A MICHETTI Y A CARRIÓ LO QUE LES SOBRA ES EMPATÍA...






En una curiosa competencia para ver quién tiene menos empatía hacia los demás en el contexto actual, la vicepresidente Gabriela Michetti y la diputada Elisa Carrió realizaron declaraciones insólitas a los medios de prensa.

Lo extraño es que en ninguno de los dos casos se trató de exabruptos, sino que fueron declaraciones aparentemente meditadas y como grandes soluciones a los problemas nacionales.

La vicepresidente fue entrevistada sobre el debate del aborto por un periodista de La Nación. Con menos empatía que un canelón, dijo que ni siquiera en casos de violación se podía aceptar un aborto. Aquí el diálogo con el periodista:

—¿Por qué en los casos de violación sí se permite el aborto?

—Yo no lo hubiera permitido.

—¿No permitiría el aborto ni en casos de violación?

—No. Lo dije claramente siempre. Lo podés dar en adopción, ver qué te pasa en el embarazo, trabajar con psicólogo, no sé.

—¿Y si la mujer no quiere seguir adelante con el embarazo?

—Entiendo el drama que significa, pero hay tantos dramas en la vida que uno no puede solucionar que no me parece que porque exista ese drama, digamos que a uno se le terminó la vida. O sea, podés dar en adopción el bebé y no te pasa nada.

La próxima vez que una joven violada resulte embarazada, le podemos decir lo siguiente: "Si te violaron y quedaste embarazada, da el niño en adopción, andá al psicólogo, o hace cualquier cosa menos abortar. Bancátela, piba. Entregá esa criatura después de 9 meses que no te pasa nada. En la vida hay muchas cosas que te tenés que bancar, y más dramáticas que una violación seguida de nueve meses de embarazo. Así, por ejemplo, una vez traída la criaturita al mundo, podrías ser demandada por el violador y tener que compartir la custodia con él. Así que no jodas, ¿eh? Que siempre hay cosas peores".

Dos días más tarde, le tocó el turno a Elisa Carrió. Cuesta creer la cantidad de votos que sacó en su elección como diputada nacional. A continuación los dichos de la diputada, realizados —aunque no lo parezca— con absoluta seriedad y convicción. 
  
yo sé que hay una desesperanza, yo sé que el impacto sobre salarios... Eeeeh, la primera recomendación que le hago a la clase media y media alta: dé propinas. Aunque le cueste, haga la changa. Hay más de dos millones de personas o tres millones de personas que viven de esa changa. ¿Está? Y a veces nosotros cuando nos ajustamos lo primero que dejamos es de dar propina.

Ésta es la fórmula de la diputada nacional para vencer la desesperanza y la caída de los salarios —para quienes aún lo conservan—.

Por supuesto, los dichos de ambas funcionarias deben ser producto de serias investigaciones empíricas.

En el primer caso, se afirma livianamente que a una joven que ha sido violada y, además, es tratada como una incubadora para forzarla a continuar con el embarazo no deseado producto de la agresión sexual, no le pasa nada.

"No sé", dijo la vicepresidente. Si no sabe, ¿por que no se llama a un prudente silencio?

En el segundo caso, parece que hay dos —o tres, el margen de error es ínfimo— millones de personas cuyos problemas podemos solucionar dándoles propina. No trabajo, propinas... Cállese, por favor.

¿Propinas? No sé...




1 comentario:

Unknown dijo...

Muy bueno Doctor, vale la pena leer las dos juntas, y pensar que nos pasa que podemos tolerar que alguien que voto el 50% de los porteños se permita este tipo de recomendaciones ! Carencia de empatía , de solidaridad, de cordura...