te lo advertimos...

..

..

27 sep. 2016

DEL "SALEN POR LA OTRA" A LA "PUERTA GIRATORIA"





Antes entraban por una puerta y salían por la otra. Parece que ahora no hay más dos puertas, hay una sola y es giratoria. Políticos, jueces y otros personajes se están esforzando con la teoría de la “puerta giratoria”. Cuestionan la “rápida” puesta en libertad de quienes recién son sometidos a investigación y persecución penal, y también la salida de prisión de personas condenadas —sea por salidas transitorias o por libertad condicional—. Los políticos le tiran la pelota a los jueces; los jueces culpan a las leyes; todos putean al “garantismo”.

El ministro Garavano declaró:

"La víctima todavía está declarando o esperando un peritaje y al delincuente ya se le otorgó la excarcelación", señaló.
"A veces el delincuente sale más rápido que la víctima", admitió el ministro. 

El Ministro de Seguridad bonaerense Cristian Ritondo, por su parte, declaró:

... las personas que se animan a denunciar delitos "se quedan más tiempo declarando en la comisaría que el detenido". Por eso, aseguró que la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal trabaja para terminar de una vez por todas con la "puerta giratoria de los delincuentes" que entran y salen de las cárceles.

La senadora provincial bonaerense (Cambiemos) Lorena Petrovich pidió “que se acabe con la puerta giratoria”. Además:

Por último, la senadora bonaerense cargó contra la Justicia porque, señaló, “es la clave fundamental”.


En una entrevista a la jueza Servini de Cubría se puede leer:

La jurista se refirió además a la polémica sobre la excarcelación express que reciben los delincuentes e hizo lugar a la queja de varios funcionarios nacionales, entre ellos el ministro de Justicia Germán Garavano"Es verdad, hay una puerta giratoria para los delincuentes". Y admitió: "Hay dos problemas: uno es que no hay lugar donde dejar los detenidos, porque antes teníamos lugar y ahora no: a veces quedan en la alcaidía de Comodoro Py".

El otro motivo que propicia la "puerta giratoria" —enumeró Servini— es la existencia de normas "como la ley de excarcelación, que debería ser reformada". 

La Ministra de Seguridad Patricia Bullrich, en una entrevista con La Nación, declaró: 

“Hay que terminar con la puerta giratoria”, aseguró... en referencia a la actitud desplegada por el sistema judicial en los últimos años.

“En el modelo anterior, la víctima era el delincuente; nosotros queremos ser más estrictos en los cumplimientos de las penas”, dijo y definió el rol que cumplirán las fuerzas federales.

Y continuó adelantando sus próximos éxitos, como lo hizo en el caso de los prófugos Lanatta en el que tan bien le fue.

Lo llamativo de todo esto es que nadie tiene la culpa del problema del cual se quejan. Más llamativo aún es que los ministros de seguridad parecen ser completamente ajenos al problema. Los responsables serían las gestiones anteriores, los jueces, los garantistas, la ley (no los legisladores), Zaffaroni, el garanto-abolicionismo... pero ellos no son culpables de nada. Nos gustaría señalar solo tres cuestiones sobre estas ráfagas de antipuertagiratoriedad.

• En primer término, echarle la culpa a nuestros jueces penales es sumamente injusto (créase o no, parece que los estoy defendiendo...). Nuestra justicia penal está muy lejos de ser responsable de demasiadas libertades para los imputados o los condenados, especialmente en la clase de delitos que en mayor medida genera estas propuestas/reclamos de mano dura. El informe de la Defensoría General así lo corrobora.

Conforme los datos que surgen del informe del Ministerio Público de la Defensa, Prisión preventiva. Análisis de jurisprudencia e información estadística, en mayo de  2016, el 61% de las personas encarceladas en instalaciones del Servicio Penitenciario Federal eran presos preventivos, es decir, sin sentencia condenatoria firme.

• En segundo término, lo que se ofrece o se propone —y todos lo saben— no resolverá el problema. La receta ya ha fallado cada vez que se ha aplicado, más allá de la afectación generalizada de derechos fundamentales que viene con ella y que no parece preocuparles.

Desde 1992 a la fecha, Argentina ha triplicado la cantidad personas privadas de libertad. Su tasa de población carcelaria a fines de 2013 era de 165 detenidos cada 100.000 habitantes. Estas cifras no incluyen a las personas menores de edad. Estos números ubican a nuestro país por encima de la media mundial (144 c/100.000 hab.). La cantidad de personas detenidas en todo el país en 2012 (66.079) aumentó un 5,5% en 2013 (69.706) (ver)

La sobrepoblación carcelaria y las terribles condiciones de detención, además, parecen no ser problemas a considerar por los partidarios de la mano dura. Quieren preso a todo el mundo, ¿dónde los van a poner? Un ministro de seguridad no puede improvisar políticas de esta manera. Se promete más de lo mismo, es decir, profundizar el modelo represivo que ha estado vigente y no ha solucionado nada.

¿De qué habla Bullrich cuando menciona el “modelo anterior”? Menciona sin parar a las víctimas. Sin embargo, su propuesta no tiene nada que ver con las víctimas y sus derechos. Por eso los dichos de Garavano y Ritondo referidos a que “el delincuente sale antes que la víctima” son pura demagogia. El maltrato que la víctima recibe de los órganos de la justicia penal nada tiene que ver con la libertad del imputado.

• Y en tercer lugar, el discurso binario que se maneja es muy peligroso y es un presagio de los resultados de estas políticas. Están las personas que tienen derecho a adquirir la cualidad de víctima y están, por otro lado, los “delincuentes”.

Se esta intentando establecer un modelo de control represivo que, para vulnerar derechos, está profundizando la idea del “delincuente” como no-ciudadano, como enemigo, como sujetos sin derechos.


La metáfora de la puerta giratoria no tiene nada que ver con una justicia penal que al 61% de personas que priva de su libertad no han sido condenados. No se propone, entre otras cosas, adecuar al siglo XXI un código y una organización judicial napoleónicos. Solo se promete recortar los derechos de los no-ciudadanos en aras de la irrealizable “seguridad”.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

el modelo no debe ser estados unidos, o europa, el modelo debe ser angola, mozambique o algo asi, donde se reparten garantias y derechos en funcion de un estado africano (con respeto, es decir, para hacer referencia a modelos de paises con instituciones democraticas muy debiles). No es sorpresa. Tampoco se puede partir de analisis "elites penales" (con base homofobica evidente) o "garantismo holandes" , porque nuestro estado se corresponde con paises con institucionalidad democratica incipiente. Ni hablar del retroceso de la ultima decada a epocas más barbáricas. En ese marco tiene mas logica esta retorica, que incluso se revela como más progresista que el anterior (ya parece que nadie se acuerda de la promesa -por suerte trunca- de expulsar a los extranjeros, por parte de la administracion anterior (el modelo anterior)- propio de la edad de piedra.
Ricardo.

Anónimo dijo...

creo que parte de la reaccion se debe a un rechazo a un uso populista de la etiqueta "garantista" es decir, contra los que utilizan a alguien para hacer carrera, o como plataforma politica. Habitualmente se repudia el discurso de mano dura, pero actualmente la tendencia parece ser la contraria: contra aquel que, so pretexto de garantismo, se para en la posicion contrario, liberacion a cualquier precio, no por la liberacion en si misma, sino porque es una herramienta para el beneficio personal; algo asi como un populismo "al reves". Si a partir de tantos casos de inseguridad, la respuesta es la plataforma personal, sea como funcionario, como politico o academico. En el fondo se trata de la obtencion del beneficio personal y politico, a veces a favor, otras veces en contra de la libertad como valor. Ni una palabra de los deficits de logistica, por ejemplo, cambiar condiciones edilicias de detencion, formacion profesional. Se trata en definitiva de publicar libros, de hacer carrera politica, academica, etc.etc. posicionandose como "garantista" o "antigarantista". A nadie parece importarle la cuestion de fondo.
Malcom

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...