te lo advertimos...

..

..

21 ago. 2015

EL JUEGO DE LAS MADERITAS 2015





Hoy comenzamos el curso “La actividad probatoria en el proceso penal” en la Facultad. Después de dar las pautas del curso y tomar lista, convocamos a dos estudiantes a hacer el juego de las maderitas.

El juego consiste en darle a dos estudiantes (Julieta y Natalia) dos juegos idénticos con varias piezas geométricas de madera. Se deben sentar sin verse entre ellas, y la primera (Julieta) tiene que armar algo (no importa qué) utilizando todas las piezas. Al mismo tiempo debe ir contando en voz alta cómo está colocando las piezas, una a una. A lo único que no puede hacer referencia es a su color. Mientras tanto, la segunda estudiante (Natalia) debe tratar de armar exactamente lo mismo, teniendo en cuenta únicamente el relato de su compañera.


Al final, se levanta lo que hayamos utilizado como separador (en este caso una caja “cartonero look”), y todos vemos el resultado. Siempre hay grandes diferencias entre lo que armó cada una de ellas. Salvo hoy...










Lo que sucedió (y lo vio Malena, la ayudante que se ve parada contra la pared, a la izquierda) fue que Julieta explicó lo último que había hecho y, además, repasó todo lo demás (se escucha a partir del minuto 1,23 del video) luego de decir “es decir tenemos los dos rectángulos...”. Malena vio cómo Natalia reacomodó en ese momento lo que estaba haciendo, que no coincidía con lo que había hecho Julieta.

Esta circunstancia, unida, por un lado, a la claridad de Julieta y a la comprensión de Natalia y, por el otro, a la sencillez de la estructura armada por esta última, logró lo que nunca había sucedido. Todas las piezas fueron colocadas exactamente igual por ambas estudiantes.

Me arruinaron el jueguito, me arruinaron...

CONTINUARÁ...





1 comentario:

Malena Maceira dijo...

La moraleja es: si querés convencer a otro que haga las cosas como vos, repetíselas para que le queden bieeeeeeeeeeeeeeen claras.

jajaja

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...