te lo advertimos...

..

..

6 de ago. de 2010

Cómo nos discriminan a gordas y gordos

Somos muchos más que la mitad más uno



El 15 de octubre de 1999, la Defensora del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires dijo ante los periodistas “este hombre no tiene límites morales. Él quiere hacer su negocio”. Por esos dichos fue querellada por Víctor Alderete. Los dichos se referían a la frustrada licitación de PAMI —a cargo de Alderete—, debido a la oportuna y exitosa impugnación de la Defensora del Pueblo. Días después, los periodistas consultaron a la Defensora sobre qué opinaba sobre el hecho de que Alderete la había calificado como “esa gorda comunista…”.
La defensora respondió: “¿Qué? ¿En serio dijo que estoy gorda?”.


¿Qué es ser gordo y qué es ser obeso?
La primera distinción que se hace desde el paradigma de la “ciencia médica” es la que existe entre personas con sobrepeso y personas obesas. Sin embargo, a la hora de definir esta diferencia, desaparecen todas las precisiones:

La obesidad es una enfermedad crónica, que se caracteriza por un exceso de grasa, que a su vez se traduce en un aumento de peso, que sobrepasa en un 15% el peso teórico, debido al aumento de las reservas adiposas. La obesidad es el trastorno más frecuente de las sociedades desarrolladas.

En otras páginas se da una tabla de cálculo que indica que se es obeso cuando —al menos en mi caso— el exceso de peso es del 50 % del peso ideal. Yo mido 1,78, mi peso ideal sería de 64 kgs. Yo peso 93, estoy al límite, pues con 96 kgs. sería obeso.
Para otros,

La obesidad es un exceso de grasa corporal que por lo general, y no siempre, se ve acompañada por un incremento del peso del cuerpo.

Aparentemente, para la Organización Mundial de la Salud, se utilizan la tabla de cálculo ya citada. Según esos cálculos, en mi caso, con 1,78 m. de estatura, se aplicarían las siguientes cifras [las cifras agregadas en relación a mi peso se agregan entre corchetes]:

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el sobrepeso como un IMC igual o superior a 25 [79 kgs.], y la obesidad como un IMC igual o superior a 30 [96 kgs.]. Estos umbrales sirven de referencia para las evaluaciones individuales, pero hay pruebas de que el riesgo de enfermedades crónicas en la población aumenta progresivamente a partir de un IMC de 21 [67 kgs.].

Claramente, de medicina no entiendo ni michi, pero me parece que si yo pesara 64 kilos, no podría considerarse que ese es mi peso ideal. ¿Ideal para qué?

¿Cuántos somos?



Un extranjero que llegara a Buenos Aires y recorriera el Patio de Bullrich, fuera al after office de un bar como El Gran Danzón, y terminara cenando en un nuevo restaurant de moda en Palermo Soho, quedaría maravillado con la fina belleza de las mujeres argentinas, siempre tan seductoras como delgadas y elegantes.

Hace unos años, cuando la inmensa mayoría de los veraneantes en Punta del Este eran argentinas y argentinos, difícilmente se podría ver mujeres con sobrepeso en Playa Solanas al atardecer. Sin embargo, según esta nota del diario Clarín, las personas con sobrepeso somos el 60 % de la población:

“En Capital, Gran Buenos Aires, Corrientes y Catamarca, los encuestados situaron al sobrepeso como segunda causa de discriminación. Según el Ministerio de Salud, el 60% de los argentinos tiene sobrepeso, y la mitad de ellos son obesos”.
“El nivel socioeconómico encabeza los motivos de estas situaciones reales de discriminación (28,9%), seguido por el sobrepeso (19,3%), el aspecto físico (18,4%), la nacionalidad (14,1%), la discapacidad (‘a las personas pobres (81,5%), con sobrepeso (78,6%), portadores de enfermedades contagiosas (75%), con discapacidad (68,1%), y a las minorías sexuales (64,8%)”.

La particularidad de la discriminación que sufrimos los gordos es su altísimo grado de aceptación social. En este sentido, se ha señalado:

El gurú contra el «gordismo»

Curiosamente, el líder mundial del movimiento contra el «gordismo» es uno de los pocos que sí logró adelgazar. Paul Campos, profesor de Derecho de la Universidad de Colorado, bajó de 100 a 75 kilos gracias al «footing». De inmediato, su ánimo repuntó, pero no por tener mejor aspecto ni por subir las escaleras sin resoplar: en su opinión, el único motivo fue el chaparrón de elogios que recibió de sus conocidos. «Me sentí bien por el mensaje perverso que nos manda la sociedad: que ser flaco está bien y ser gordo está fatal», recuerda.

Tras relatar su experiencia personal, Campos se enzarza en un ardoroso discurso contra el afán de control de las «élites esqueléticas». Según él, los estudios científicos exageran los vínculos entre la obesidad y las enfermedades. Y, en todo caso, opina que los gordos no son responsables de sus genes, así que tendrían que estar tan protegidos por las autoridades como los discapacitados. «En realidad, la “gordofobia” es una forma socialmente aceptable de expresar tus prejuicios sociales, porque la obesidad es una enfermedad que afecta sobre todo a las clases bajas y a las minorías raciales».

En la práctica, Campos y sus seguidores exigen una ley como la que ya protege a las mujeres o los homosexuales. Y no es una idea tan estrambótica como parece: en San Francisco ya está prohibida la discriminación por motivos de peso. Allí, el movimiento contra la «gordofobia» despuntó en 2000 a raíz del anuncio de un gimnasio en el que aparecía un extraterrestre y el eslogan: «Cuando vengan, se comerán primero a los gordos». Indignados, los obesos de la ciudad montaron una sesión de aeróbic a las puertas del local con camisetas que rezaban «Cómeme». Poco después, el Ayuntamiento aprobó su pionera normativa, que, con más o menos celo, también se aplica en otros estados norteamericanos como Míchigan o Massachussets.

Según un estudio publicado en el Yale's Rudd Center for Food Policy & Obesity el año pasado , las mujeres obesas podrían recibir ingresos hasta un 25 % menores por su trabajo. También es menos probable que realicen estudios universitarios y que tengan menor cantidad de relaciones amorosas. Una encuesta, por otra parte, determinó que algunos kilos de más pueden reducir en un 20 % las probabilidades de que una mujer se case.

Eso es todo por hoy. Continuaremos.

11 comentarios:

hasta luego cocodrilo dijo...

jaja el slogan del gimnasio era muy bueno.
Con respecto al estudio de las probabilidades de que una mujer se case es algo imposible de medir, es una encuesta que carece de todo. Las mujeres que leen a stamateas tienen un 70% menos de probabilidades de que yo les quiera hablar, las mujeres con buen culo tienen un 100% de posibilidades de que los hombres las miren al pasar, los hombres con un auto importado tienen un 90% mas de posibilidades para casarse con una butaquera,
casarse, estar con alguien, tener sexo en un promedio mas o menos normal. Se necesitan 2 personas que se atraigan por algo, ese estudio/encuesta es poco serio.

Y mas que prohibir la discriminacion, habria que prohibir los culos perfectos en la tv, que son inexistentes, las cirio, anderson; los furriel y demas. esos cuerpos que no son alcanzables

yamil Joel dijo...

Y, los estereotipos,o estigmatizaciones, siempre van a estar,o acaso la propaganda de "puertas pentagno" no muestra a un morocho pasado de kilos golpeando contra la puerta (supuestamente les quería robar a la familia de flacos), simil clase media, media-baja del conurbano bonaerense.

les dejo una noticia:
*La última recomendación del Ministerio de Salud británico es que “médicos y otros profesionales de la salud deberían decir gordo en lugar de obeso”.

Anne Milton, ministra de Sanidad de Reino Unido, le indicó a la BBC que “el término gordo motiva más a la hora de adelgazar. Los pacientes obesos necesitan estímulos para cambiar su estilo de vida y perder peso. Además, la palabra obeso puede estigmatizar a estos pacientes que se enfrentan a una enfermedad pero también a un problema social”.

Según publica la prensa británica, “la titular de Sanidad asegura que ‘si tú te miras al espejo y piensas soy obeso, menos preocupado que si me veo y pienso estoy gordo’”.

Y la titular agrega que “los trabajadores del Sistema Nacional de Salud británico deben estar preocupados por el uso que hacen del lenguaje porque puede ser un modo para alentar a las personas con sobrepeso”.

Este cambio se originó cuando “la mujer más gorda de Reino Unido falleciese. Sharon recibía atención permanente las 24 horas desde el año 2005, porque no podía realizar una vida normal debido a su excesivo peso”.* FUENTE:http://momento24.com

La causa Glasman dijo...

La estigmatizacion de los gordos/as y aun de los pasaditos de peso pero saludables, no tiene nada que ver con las politicas de salud. Por que no empezamos por casa? Cuantos gordos/as pueblan nuestras fantasias?

Santiago Felipe Rodríguez Linares dijo...

Ché posta, si tomás un vaso de auga diario todas lasmñanas antes del desayuno, logras adelgazar, ponele que en 9 meses.

CoCous dijo...

Yo estoy a favor de los gordos (aunque tengo el estigma de no serlo), igual que estoy a favor de los negros, homosexuales, mujeres golpeadas, pobres, judios, sirios, etc.
Pero con los gordos me sucede algo particular: manifiestamente yo quiero ser GORDO, aunque mi contextura por ahora no me ayuda... los gordos me caen muuuuy bien... ¿alguna vez vieron un gordito que no sea simpático? En cambio flacos antipáticos hay por todos lados... además el gordito me dice en la cara: a mi no me importa como me ves, me importa algo más... eso es valorable, ¿no les parece?
Cierto es que pueden tener problemas de salud como consecuencia del sobrepeso, pero también pueden tenerlos quienes son flacos, adictos al trabajo, quienes ven mucha televisión, quienes trabajan en la agricultura/minería, quienes tienen trabajos de guardias de seguridad... basicamente, todos los que desempeñen una actividad reiterada...
Un abrazo grande.

ABovino dijo...

LCG, no sé si entiendo lo que decís: ¿estás diciendo que no fantaseamos con gordas y gordos? No sé si es del todo así.

En cuanto a tu primera frase, hace poco leí un estudio donde se afirma exactamente lo contrario, aunque parece ser una opinión aislada. Y según afirma la OMS, con solo tres kilos de más de mi "peso ideal" (64 kgs.) ya dejaría de ser "saludable".

Saludos,

AB

La causa Glasman dijo...

No, la gente no fantasea con personas gordas (hablo de una inferencia estadistica, no de casos particulares). Si asi fuera, habria gordos en las propagandas o como modelos de identificacion. No es culpa de la OMS que las gordas tengan 20% menos probabilidades de casarse en USA (en Argentina, donde el grado de objetivacion del cuerpo de la mujer alcanza niveles increibles) este porcenaje debe ser mas alto.
La estigmatizacion proviene de los modelos de belleza, no de los modelos de salud.
Un estigma del que nadie habla es el de la vejez femenina(pocos se privan de decir: vieja histerica, vieja de m. etc., no?)

Anónimo dijo...

Hola a todos!!
ser gordo, ser flaco son cuestiones tan superficiales que no deberian requerir de mayor importancia. Recuerdo escuchar a mi papa cuando me contaba que de chico, sus mayores, al ser el una persona en su niñez y actualmente lo es, una persona delgada, le decian "tenes que aumentar de peso" o cuando habia una persona gordita "venga este gordito hermoso, es sano"; o tambien que mi abuela me contara que ella de chica su madre le daba detomar aceite de bacalao para aumentar de peso.
Pienso que no somos mas que victimas de la propaganda y de mensajes europeos y del hemisferio norte sobre que debemos comer, que debemos hacer para sentirnos bien. Victimas de las "propagandas capitalistas", cuerpos torneados en lo que se refiere a varones y cuerpos 90-60-90...."cuerpos modelos", ahora digo, modelos de que? y para que?
La ropa en lo que es mujeres viene cada vez mas pequeña y todo el tiempo salen cosas nuevas porque claro!! hay que estar a la moda, sino no existis!! y por otro lado la comida que consumimos a diario es cada vez mas de plastico, cada vez son mas las opciones que dan los Mc Donals y los Burguer King..comidas rapidas para salir del paso y producir en nuestros puntos de trabajo, cuanto mas quieto estemos, cuanto menos nos movamos mas producimos!
Creo que lo importante es sentirnos bien con nosotros mismos, con uno mismo y vivir la vida de la mejor manera posible sin dejarnos de engañar con lo que muestra todos los dias la tele, "la teletinelli".
Muy buen POST muchachos, sigan socializando estas cuestiones que vienen muy bien y que estos pocos seamos algun dia los muchos.
Abrazo a todos!
Santiago J. Ferré.-

Risieri dijo...

Diganme discriminador cuanto quieran, pero si alguien me obliga a llevar en mi auto, uno comun y corriente que no tiene ninguna adaptacion especial, a una persona de 120 kgs , yo no lo llevo. Sencillamente se parten la butaca que lo lleva y se revientan las suspensiones con cualquiera de los pocitos promedio de las calles de Bs As. ¿esto quiere decir que una persona de 120 kgs , que puede ser gorda o no, depende de la estatura que tenga, no puede viajar en un automotor? No , para nada. Lo que si quiere decir es que claramente no lo puede hacer en un taxi, porque lo que paga ni remotamente compensa las roturas que causa su transporte.
Y me adelanto en algo, ya se que para la generalidad de la gente los taxistas siempre somos los malos que no entienden las necesidades de los demas. o simplemente los sore..s que no importan, los que estan obligados a todo. Pero justamente ahi esta la discriminacion: no en el trato distinto, sino en el trato arbitrario (haces lo que se te dice, sin chistar, sin que importe si eso te daña o no, solamente en funcion del interes de quien si importa).
Ah! El dato de los 120kgs apoyados sobre cada lado del auto no me lo invento: consulten las especificaciones de los repuestos. En un viaje no pasa nada, en 50 ya te quiero ver... (y un taxi hace promedio 20 viajes por turno por dia). ¿Resultado? No hay trato arbitrario pues nadie me puede obligar a trabajar a perdida, y ciertamente es la propia municipalidad quien me prohibe modificar el auto para poder realizar las tareas que posibiliten el transporte de ese peso por rueda (el coche debe ser standard)

Anónimo dijo...

Yo tengo 17 kilos de sobrepeso (de acuerdo a mi medica y mi nutricionista, no a esas tablas falsas). He pesado 24 kilos menos que ahora y 4 kilos màs. No es fàcil ser flaco ni gordo. Eso fue lo que aprendì al haber estado en ambos lugares. Si sos flaco tenès que seguir sièndolo (comìa en esa època un yogurt, una ensalada de frutas por dìa y 2 tè con leche). Si sos gordo todos te critican por serlo. Incluso estando en un peso saludable tuve crìticas por mi peso. El problema es que la gente es inconformista con el aspecto del otro. Discriminan y no se miran a ellos mismos primero. Lo mejor es aceptar que nunca vamos a cumplir con las expectativas ajenas, porque no son las propias, y buscar el modo de ser lo màs saludable posible. Estar "en forma" (lo que ello signifique de acuerdo a la genètica e historia de cada uno) para evitar problemas de salud que pueden acarrear estar o muy flaco o con sobrepeso (y en especial obeso). Y si creemos que alguien que queremos necesita nuestra ayuda para lograr estarlo, acompañarlo con caminatas, alimentos màs saludables (¿por què no juntarse a comer una ensalada de frutas en lugar de helado?), sin discriminar y sin presionar. El mayor problema es hacer que todos lo entiendan, pero supongo que lo mejor es empezar por uno mismo. Saludos. Florencia Iturrieta

Alberto Bovino dijo...

Muchas gracias por tu comentario, Florencia!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...