1 may. 2010

¡QUÉ ES LA SALUD?

YO SOY SANO, VOS SOS ENFERMO


Por Alberto Bovino




Todos dan por sentado que al hablar de fumadores, gordos y borrachos estamos hablando de personas que nos flagelamos todo el día hasta la autodestrucción. Eso parte de varios presupuestos erróneos.

En primer lugar, se parte del primer presupuesto no sólo erróneo sino también interesado de un concepto de salud definido por los Dres. Cormillot y charlatanes por el estilo. Yo defino quién es saludable y, por lo tanto, quiénes los no saludables, esto es, cautivo bajo el discurso “científico” y “serio” del dogma médico mi potencial clientela para venderles una vida de mierda. Me parece que, por lo menos, deberíamos detenernos a pensar si definiciones como las de los vendedores de dietas en serie no estarán un poquitín sesgadas.

En segundo término, es preciso y necesario controvertir los dogmas médicos, como propone Savater:

“En el fondo, se trata de la contraposición entre la vida entendida como funcionamiento y la vida entendida como experimento. La vida como funcionamiento, si es posible como buen funcionamiento, es la vida tal como la entienden las mentalidades colectivistas de izquierdas o derechas: la pauta de funcionamiento y el baremo por el que se juzga si éste es bueno o malo queda establecida de modo único para todos los casos. Si alguien funciona y si funciona bien no es cosa que deba determinar él mismo, sino la colectividad. La vida como experimento es la vida pensada desde lo irrepetible e insustituible, es decir desde el sujeto individual, que a base de elementos recibidos, tradiciones asumidas o rechazadas, pactos con los demás e iniciativas propias va fraguando lo nunca visto: la vida de cualquiera de ustedes o la mía” (Savater, Fernando, El Estado clínico, en “No Hay Derecho”, s./ed., Buenos Aires, 1992, Nº 8, p. 32).

La propia práctica médica ha comenzado a aceptar que es mejor que un enfermo terminal muera en su casa, en la privacidad y con su familia, antes de que muera más tarde pero con dolor y sin dignidad, conectado a máquinas y aparatos futuristas.




Sin embargo, de manera paradójica, mientras somos capaces de “funcionar” regularmente como contribuyentes, clientes, trabajadores o productores, absorbe las prácticas del fascismo saludable.

Cuando pensamos en el concepto de salud desde el mundo de los mortales comunes, es decir, no tan sabios como Cormillot, ¿incluimos la salud mental, por ejemplo?

Los invito a pasar ocho horas diarias conmigo cuando no puedo fumar o estoy a dieta. Eso sí, pónganse la antirrábica, porque es posible que los muerda más de una vez. En mi caso, no fumar o estar a dieta afecta no solo mi salud y la de terceros —ni hablar de los objetos como teléfonos o relojes despertadores—.

Con esto no quiero decir que fumar sea bueno para mi salud, pero se trata de elecciones de vida, de calidad de vida. Si siguiéramos todos los consejos de los gurúes de la vida saludable, nos suicidaríamos al tercer día.

Ahora, ¿qué es la salud? ¿es posible definirla de manera objetiva? Desde ya que hay casos claros, como que el hecho de comer veneno para ratas no es bueno para la salud. Pero muchas cosas que la medicina da por verdades incuestionables son solo zonas grises, que no toman en cuenta el concepto de elección de vida, básicamente, de calidad de vida. ¿Podrían vivir en un mundo sin milanesas napolitanas, sin dulce de leche, sin asados con buen vino, sin fiestas hasta la madrugada bebiendo algo de champagne? Yo no. Y todo eso también mata.




20 comentarios:

Nacio dijo...

Me cuesta terminar de tomar en serio todo este debate.

Supongo que nadie debe implementar ninguna clase de "fascismo" (palabrita tan de moda, desde que el kirchnerismo reina). Solamente vos, todos, deberiamos decidir que es salud y que no para cada uno. No pretendiendo evadir la biologia con dialécticas y giros argumentales.

El "fascismo saludable" está claro. La dependencia, y aquí el resto de hipocrecia en el discurso saludable, de la enfermedad y los vicios es necesaria. Porque al fin y al cabo, lo que subyace en todo esto, EN TODO LA VIDA, son los intereses económicos. Los laboratorios y los médicos.

Hay una contradicción en la pretensión de educar una salud, y la necesidad de medicar la enfermedad, necesidad de la industria. La que enferma y cura. Cura y enferma.

Termino con un aporte copado:

Billy Hicks, stand up muy bueno:

http://www.youtube.com/watch?v=_PvVo7r2vIQ&feature=player_embedded

ABovino dijo...

Y bueno, Nacio, no te lo tomes en serio. Y qué relación tiene esto con los K no la comprendo...

Saludos,

AB

Nacio dijo...

Bovino:

Me parece que hay un abuso en la palabra "fascismo".

El Kirchnerismo entra por el dato de que ellos, usando y abusando demagogicamente de los DDHH y los ideales setentistas, apelan a ese calificativo constantemente, sabiendo las connotaciones que posee. Y los votos que se ganan, claro.

Hay un uso exagerado de la palabra. Asi como a los opositores se les pegó "crispación", por ej.

Todo es moda e intenciones impropias del lenguaje. Las personas, que otra cosa sino?

Yo usaria "intolerancia", "manipulación", "desagrado", etc.
Cosas que denoten episodios aislados de marginación para los fumadores, borrachos, gordos, etc.

Fascismo me da una idea de erradicación global y generalizada de algo. Y no creo que llegue a esos niveles.

Es decir, lo del kirchnerismo viene a que ya me se me quiebran las pelotas de escuchar y leer "fascismo", "facho", "fascista" por cualquier cosa. Fue una acotación al margen.

---

Hay mucha doble moral con el tema del debate. Salud/Enfermedad.
Solo remarco la constante en esa dicotomia: plata, plata, plata, plata, plata $$$$$.

Siempre me imagino a los popes de la quimica, los laboratorios, las empresas (comida, puchos, alcohol y armas) haciendo "muuaajajajaja" frotandose las manos, arriba de un yate en Monte Carlo; mientras los que andan a pie se debaten y acusan de libertarios o fachos.

Itatí dijo...

Me encantó esta nota AB! Me hizo acordar a mi admiradísimo B. Russell cuando explicaba aquello de lo "natural" y "no natural" en la vida humana y su relación con la ciencia: "...En estos aspectos los que predican la forma de vida "natural" son inconsecuentes y uno se siente tentado a mirarlos como meros conservadores....¿qué es lo "natural"? hablando en términos generales es a lo que todo ser humano está acostumbrado en su vida. Por ello, el obligar a un hombre o a una mujer a una vida que frustra sus más fuertes deseos es cruel y peligroso..."

Anónimo dijo...

Leo por ahí que algunos dicen que la salud "no es ausencia de enfermedad, sino un estado de bienestar"

A mí me produce bienestar un montón de cosas que muchas otras personas calificarían como actos de adictos perdidos e irrecuperables.

Comparto este post en su totalidad.

Saludos.-

ABovino dijo...

Estimado Nacio:

Te repito que no entiendo la relación. El "Estado clínico" (Savater) y el "fascismo saludable" son conceptos de prácticas previas y transnacionales que bada tiene que ver con la coyuntura local.

Los K pueden hablar como quieran, y por supuesto que como operadores políticos siempre usarán y abusarán del uso emotivo del lenguaje.

Es posible que el término "FS" sea un poco fuerte, pero analizando sus prácticas, no se trata de una medida concreta, sino de una serie de ideas, prejuicios y preconceptos que informan no solo el aparato estatal y los actos de funcionarios, sino, además, otros ámbitos ajenos al Estado.

Si lees la nota sobre los japoneses, verás hasta dónde puede llegar esta práctica que invoca la sabiduría médica en la imposición de modelos de vida saludable.

Si te parece exagerado, preguntale a la familia del gordito japonés que terminó muerto por hacer ejercicio.

Saludos,

AB

La causa Glasman dijo...

Lo que se compara es el consumo moderado (no eliminar) de esas cosas con la imposibilidad de respirar, caminar, ver, pensar; no es la ausencia presencia absoluta de placer. Si alguien se pone loco cuando no puede fumar, imaginen como será cuando no pueda respirar.

Muchas de las afirmaciones desconocen los paradigmas actuales de salud pública, los factores estructurales y neurológicos que influyen en los hábitos de salud, etc. La investigacion sobre dieta recomienda evitar restringirse y darse gustos. Las fabricas de dulce de leche, y ni que hablar de cigarrillos tienen fines de lucro y sin embargo no son adjetivadas en estos comentarios como los negocios de Cormillot. Hay infinidad e ONG que se dedican a promover la salud de la comunidad, a nivel nacional e internacional. Muchos investigadores médicos sustentan sus dichos en cuestiones empíricas sólidas, no son opiniones como algunas de las que se citan en estos comentarios.

La formación de hábitos de salud o insalubres no es espontánea ni libre; marketing, presión social, productos alterados para que sean mas adictivos, etc. Los hábitos se forman el la infancia, no son elecciones libres. Ninguna persona adulta en sus cabales empieza a fumar. El 97% de las personas empieza antes de los 21 años, porque tiene que pertenecer, ser cool, libre, rebelde, aceptado, etc. Iniciar un fumador requiere una voluntad débil, inmadura e influenciable. El mercado ideal de las tabacaleras son los preadolescentes, inmigrantes, poblaciones con desesperada necesidad de pertenecer. La libertad de expresión de las tabacaleras para promover el consumo de cigarrillos es equivalente libertad de expresión de los abusadores de niños. Cuando el adulto se libera de la necesidad de confirmar su identidad con los otros, el cerebro le pide nicotina a gritos y el esfuerzo que requiere dejar es grande

La mejor definición de salud mental que conozco es ser libre de uno mismo, es decir, la capacidad de disfrutar la vida y las cosas, sin necesitar nada demasiado.

DARIO SCOTTO dijo...

Sr. Nacio: Solamente queria agradecerle que haya pegado el link al final del primer comentario, el cuál me permitio conocer sl sr. Bill Hicks, y descubrir, ya sin asombro, que la oquedad de la mente humana, pueda alcanzar tales extremos.
Sería interesante, también, preguntarse, si todos los disfrutes y goces de la vida, pasan por incorporar algo al organismo, llamese alimento, bebida o diferentes inhalantes.
Cuando el abordaje a estos puntos, se hace desde el ambito legal, se concluyen una serie de cosas, muy diferentes , que cuando se lo hace desde otra óptica, si se quiere, científica y filosófica.:
Sr. Glassman, no se puede considerar un hombre libre, aquél que esta dependiendo física y psíquicamente de una sustancia cualquiera fuera.
Cordialmente

Nacio dijo...

Bovino:

La relación del Kirchnerismo con esta serie de post-debate viene de una simple asociación libre, si se quiere. Vengo leyendo y escuchando "fascismo" cada dos por tres. Ahí me detuve a opinar sobre el uso de esta palabra, tan de moda.

Nada mas que eso. Fue un comentario al margen.

Estoy siendo informal Alberto. Puedo mezclar varias cosas sin temor a perder nada.

---

Coincido con "La causa Glasman".
Muchas veces, recitar un discurso a favor de la elección de estos vicios, como si fueran estandartes del liberalismo, no son mas que una reproducción verbal y actitudinal ya germinada por la inversión empresarial en marketing y venta. Y claro, en la elaboración quimica de las cosas.

DARIO SCOTTO:

Pero te reiste, te gustó o no?
Sirvió para algo?

Es un excelente humor. Manejado con ironia y contradicción.
Que es el humor sino poner cosas en lugares donde no se debe. La inteligencia de desubicar lo correcto.

Conoces algun humor que hable del éxito, lo correcto y bueno para algo o alguién en un sentido honesto?
Siempre es (me arriesgo) sobre la falla, la falta, lo disvalioso, etc.

La oquedad está donde no hay humor. El humor rellena la Falta en las cosas.

Es humor y lo dejemos ahí si?
Bill demuestra una gran inteligencia. Murió de cancer. PLOP!!

DARIO SCOTTO dijo...

Glassman:
A decir verdad , no entendí muy bien : si es ironía pura y en cierta forma se mofa del inexplicable orgullo, que pareciera ser tienen muchos fumadores de su vicio, es un genio.
Pero si en realidad es uno de ellos, y tasmite lo que piensa, es patológico, y el público que se ríe, otro tanto.( a mi manera de ver)
Cordialmente.

La causa Glasman dijo...

Darío, a lo que me refiero es que décadas de propaganda han asociado artificialmente a fumar valores como la libertad, sofisticación, etc. Eso esta tan arraigado que aun después de limitar la propagada, esa asociación sigue circulando e iniciando a niños en el tabaquismo

ABovino dijo...

Nacio, no fue ningún comentario al margen. En dos oportunidades escribiste casi exclusivamenteb de eso.

En cuanto a los oaradigmas de salud pública, no creo que el Estado, que no tiene ningún interés en dejar de ganar todo el dinero que gana con el consumo y venta de cigarrillos desarrolle políticas que realmente se preocupen por la salud vuestra y nuestra.

Aclaración, "Glassman" o "La causa Glasman" es la Sra. Laura Glasman, una mujer con quien tengo una relación profesional. Laura, creo que el simple hecho de usar ese pseudónimo tiene mucho de lenguaje manipulador. Desde lo jurídico, yo también soy la causa GLASMAN.

Y la analogía de la libertad de expresión de tabacaleras y abusadores de niños es un golpe bajo.

Pero ahora estoy dormido, y me gustaría ver cómo justifican con este discurso las normas que, según verán, se critican enn mi rpróxima crónica guatemalteca.

Saludos,

AB

Nacio dijo...

DARIO SCOTTO:

Ya desde el vamos, con Bill usted no tiene nada que hacer. Ahora que sé mas o menos quien es usted.

Capaz Bovino lo entiende mejor.

Hay que ser 3/4 fumador y el resto filósofo. Usted parece un hombre de ciencia y salud.

Bill fue fumador patológico. De veráz le entraba al pucho. Y su humor va por el lado pesimista, crítico, ácido y hasta misántropo. Es un humor filosófico. Tan groso como antipático. Nada popular.

No creo que pretenda nada con sus chistes. Solo enmarcar los sin sentido de la vida y las personas.
Porque al fin y al cabo, fumes o no, chupes, te drogues, comas hortalizas, mates o premies, nada será "justo" o "injusto" en lo que te pasé después. Solo será algo que pasó. Y que en el mejor de los casos, fue una elección valiente y concienzuda.

Un personaje tan contra-natura riendose de su condición y la boludez humana, delante de un bioquímico, lo menos que debe producir es risas.

Saludo.-

La causa Glasman dijo...

Hasta este post, no te molesto mi "seudónimo", que no un seudónimo, ni la relación profesional, que no se porque usas para intentar descalificar mi opinión ante los lectores.

No participare más en estas discusiones.

Solo dire que manipular ninos para hacer cosas que los perjudican gravemente es inaceptable, sea para vender tabaco o obtener
satisfaccion sexual.

ABovino dijo...

Laura, disculpame, no era esa mi intención, más allá de que lo que escribí, releyéndolo, noo suena nad bien.

Por favor seguí participando que tu intervención es más que valiosa, y te reitero mis disculpas. En serio te lo pido.

Un beso, Alberto

DARIO SCOTTO dijo...

Sr. Nacio:
Gracias por contestar antes que nada, y un poco dirigido a todos los distinguidos participantes, creo que el objetivo de todo esto, debe ser el crecimiento individual, a través de intercambio de ideas, y no precisamente generar distanciamiento, sobre todo entre personas que se conocen en forma real y no virtual, como yo que entré como sapo de otro pozo y nadie me conoce.
Lo de Bill Hicks, lo plantea como humor, eso se entiende perfectamente, solo que a mí me parece patético, porque proviene de una persona que es adicta, por lo tanto su opinión no puede ser considerada objetiva,(ya no es hombre libre), y subyace una apología a su vicio.
Sería como defender la tauromaquia, argumentando que el toro igual se va a morir de todos modos y en el peor de los casos de viejo, con la diferencia que en este tema, no existen mediadores quimicos de por medio, solo la brutalidad, y crueldad humana.
Coincido tambien con algunos puntos que plantea el Sr. Glassman, y para mí, el espectáculo del Sr. Bill, debería ser apto para mayores de 18 años.
Cordialmente

Gaviota dijo...

Muy buena exposición esta. Sin embargo, creo que la oposición al concepto de salud que 'usualmente' se maneja refleja cierta intolerancia hacia la elección de estas personas en buscar que las personas hagan los que probablemente más les conviene.

Sí estoy de acuerdo en que las medidas excesivamente restrictivas a esta libertad, son absolutamente condenables.

Muchos saludos.

Anónimo dijo...

Releyendo los comentarios (lo hice varias veces porque el tema me interesa) me queda la sensacion de que se esta hablando de cosas distintas... Creo que nadie discute que el cigarrillo "puede ser perjudicial para la salud". La discusion que se plantea, la que a mi parecer es mas util, es hasta que punto puede el Estado influir en mi decision de exponerme al peligro de dañar mi salud como mas me guste. En un post anterior sobre el tema, alguien -perdon por no recordar quien fue, probablemente haya sido el propio AB - escribio algo asi como "puedo nadar con tiburones, o tirarme de un puente atado de los pies, pero no puedo fumarme un cigarrillo". Me parece que ahi esta lo mas interesante, en desentrañar que es lo que genera determinadas campañas y diferentes formas de lidiar con practicas que implican la asuncion de un riesgo para la propia salud. Aclaro, incluyo en "practicas" cosas tan diversas como nadar con tiburones, tirarse en paracaidas, hacer un trekking de 12 horas por la montaña, y el consumo de sustancias prohibidas y no tanto, entre muchas otras cosas
Saludos
JC

DARIO SCOTTO dijo...

Sr. JC:
Interprételo de la siguiente manera:
Las campañas anti tabaco , fundamental e inicialmente, van direccionadas, a las personas no fumadoras , con los fines de que no caigan en el consumo.
Al ser no fumador, es Ud.hombre libre de desición, el estado no le esta poniendo una 45 en la nuca,Ud. puede elegir fumar, a pesar de las advertencias, que tiene todo el derecho y el deber de hacerselas.
Su desición puede encaminarse en uno u otro sentido.
Si se convierte en fumador, al poco tiempo, tendrá una adiccion que genera dependencia física y psiquica, su futura desición ya no provendrá de un hombre libre.
Dificilmente Ud. pueda dejar el hábito, aunque decida hacerlo.
En esa situación, las propaganda generan malestar porque hacen ver a los fumadores que se están dañando y no lo pueden evitar por sus propios medios.
Ese es un punto,lo que sucede, es que debiera tener la misma actitud con todas las sustancias nocivas que son muchas.
Tal vez si se vieran las campañas anti-tabaco, como preventivas, el umbral de susceptibilidad de los fumadores, subiría, y finalmente el fascismo saludable, podría transformarse en una versión, mas conciliadora, entre ambos bandos, y podría llamarse "fascismo preventivo".
Cordialmente.

Anónimo dijo...

Estamos de acuerdo en que el estado debe proteger a las personas, el punto es hasta donde.
A mi juicio, el problema es el limite que esas campañas tengan... y tratar de desentrañar por que con respecto al cigarrillo existen campañas preventivas muy violentas (y prohibiciones de fumar en determinados ambitos), pero no asi con respecto a otras cuestiones
Por otra parte, hay una complejidad similar a lo que ocurre cuando se habla del consumo de estupefacientes: no todo el que fuma es adicto, ni el que fumo un cigarrillo hoy mañana fumara un atado, ni lo hace por vicio. Doy mi ejemplo personal, no para ponerme como ejemplo sino para que se sepa desde que punto hablo. Probe el cigarrillo a los 15 años (a pesar de saber perfectamente que podia llegar a provocar daños en mi salud); no volvi a tocarlo hasta los 18, y a partir de ahi cuando tengo ganas, me fumo uno, y cuando no tengo ganas, no fumo por meses. Repito, lo digo solamente para que se entienda de donde viene mi comentario.
Por ultimo, creo que aun cuando sea adiccion no es problema de nadie mas que del fumador, y que el estado deberia priorizar su prevencion hacia conductas que dañen a terceros
JC