HISTORIAS DE UN ABOGADO – EPISODIO 5 Y 1/3

Noches tristes… y un abogado barato

Por Alberto Bovino


Dedicado a mi reina






1. La entrada en vigor de la norma inconstitucional


Y, como no podía ser de otra manera, las noches tristes regresaron a nuestra querida Guate City. A algún funcionario que no tendría nada que hacer se le ocurrió desenpolvar una vieja norma aún vigente que imponía un toque de queda alcohólico. ¡Hay que ser amargo!


Así es, se comenzó a aplicar con todo rigor una prohibición de vender en cualquier establecimiento y a cualquier tipo de persona bebidas alcohólicas después de la ¡UNA AM!. Sí, aunque usted no lo crea, a la 1 de la mañana nos dejaban con el pico caliente.


Eso no es todo. El primer día que se puso en vigor, estábamos con varios amigos [¿ustedes estaban, Urbán, MG, GV, GP?] en el Lua… (o Kalúa, o como fuere que se llamaba) en una disco semiconcheta de lo mejor de la zona viva de Guate City. Cuando faltaban cinco minutos para la una, escuchamos ruido de carros, sirenas, y aparecen polis y milicos, vestidos y armados como para tomar la embajada estadounidense.


Nos obligan a salir cuando apenas habíamos tomado un par de tragos. Al salir, el espectáculo era de terror. Estábamos rodeados de carros militares y policiales; estaban hasta los de la división antisustancias prohibidas guatemalteca. Un cana con un parlante nos notificaba que debíamos cumplir con el derecho vigente, y que ello significaba que se acababa la joda y que debíamos irnos a dormir sin chistar. Una total y absoluta locura.


2. Derecho chapín*


El sistema jurídico chapín tiene una particularidad que al menos a nuestros nacionales asombraría. Prácticamente cualquier resolución judicial puede ser impugnada por vía de la acción de amparo ante la Corte Suprema y, en caso de desacuerdo con la decisión, llegar por vía recursiva a la Corte de Constitucionalidad. Lo mismo sucede con cualquier norma legal en sentido material, o con cualquier acto administrativo.


Pasados unos días de la implementación del toque de queda, esperaba ansioso que llovieran los amparos contra esta regla absurda. También esperaba que la Corte Suprema o la Corte de Constitucionalidad tuviera un intervalo lúcido y dejara sin efecto la norma.


Mi espera fue en vano. Ni un solo amparo.





3. Una idea chispuda


Esa noche no pude dormir y tuve mi genial idea. Luego de levantarme temprano a la mañana, llamé a mi secretaria en la Fundación y le pedí que me consiga una reunión urgente con el Presidente o mandamás de la Asociación Guatemalteca de Locales de Entretenimiento Nocturno.


Eficiente, como siempre, Vilma organizó la reunión y esa tarde fui a ver al Sr. González Calderón. Me recibe una secretaria muy formal, que no dejaba de decirme “Licenciado Bovino” o “Licenciado”, con lo cual lograba que yo creyera que le hablaba a otra persona. Finalmente, me hace pasar a la impresionante oficina del Sr. GC.


Lo primero que le pregunté luego de presentarme fue si había algún abogado o equipo de abogados trabajando para presentar algún tipo de medida contra la ley de queda. Si la respuesta era afirmativa, debía saludar y retirarme. Como la respuesta fue negativa, le dije:


- Tengo una propuesta interesante que hacerle a todos los miembros de la Asociación que usted preside…


- Lo escucho con gusto —me dijo—.


- ¿No han pensado en emprender alguna acción legal contra esta tiránica ley?


- Fíjese que hablamos entre nosotros, hablamos con los licenciados, pero no surgió ninguna idea positiva…


- Pues yo lo estuve pensando, y se me ocurrió una estrategia que podría ser planteada a través de tres acciones de amparo autónomas.


- ¿Cómo así?


- Se podrían presentar tres amparos: uno por su derecho a ejercer una industria lícita; un segundo amparo que presentarían los meseros por su derecho a trabajar; y por último, un tercer amparo que presentaría un ciudadano guatemalteco por su legítimo derecho a beber lo que quiere y cuando quiere. Yo redactaría los tres amparos, y no tengo ningún problema en conseguir a un ciudadano y a un mesero para los dos últimos.


- Interesante —dijo el presidente—.


Le di tiempo de que pensara en las bajas de facturación que habían sufrido los empresarios con el toque de queda y seguí.


- Habría que presentar los tres amparos simultáneamente y organizar una estrategia mediática bien orquestada para apoyar a los jueces que intervengan; para que sepan que cuentan con el apoyo del pueblo guatemalteco.


- Me gusta su idea. Pero se la presentaría a mis asociados con una condición…


- Sí, dígame —contesté con miedo—.


- Cuando nos reunamos con ellos para que usted presente el plan de acción, que usted les diga que la idea fue mía y no suya.


- No hay problema, no quiero llevarme el mérito, solo quiero que la gente trabaje y beba en paz.


Entonces el presidente, empresario al fin, se acordó de un detalle. Yo había preparado mi respuesta para que no pudieran decir que no.


- Una última pregunta, licenciado, ¿cuáles serían sus honorarios?


- No cobraría honorarios, Sr. Presidente.


- ¿Cómo…? ¿Va a hacer todo ese trabajo gratis?


- No, gratis no. Tendrían que abonarme los viáticos, que comprenderían dos pasajes ida y vuelta Buenos Aires-Guatemala en clase turista por American Airlines, más gastos de estadía por un máximo de diez días. Eso es todo lo que deberían abonarme.


- Siendo así…


- Y una sola condición, lo que se llama en mi país una tasa de éxito, es decir, algo que recibiría sólo en caso de que gane alguna de las tres acciones y se acabe el toque de queda…



Ahí el presidente se puso desconfiado y seguramente estaría pensando que todos los abogados somos iguales. Me miró con la cara torcida y escuchó.


- En caso de que ganemos y de que se acabe la ley seca, quiero que todos los asociados me reconozcan el derecho a ingresar a sus locales sin pagar nada, a mí y a un acompañante, cada vez que yo visite su país…


- Razonable…


- No he terminado aún. Además, que pueda beber sin cargo en todos sus locales, tanto mi acompañante como yo, ron Zacapa Centenario. Pero recuerde cuando le presente esta propuesta a los asociados que eso es solo si ganamos, y además, también recuerde que yo no vivo aquí.


- Ha sido un placer, licenciado. En cuanto convenza a los asociados, lo contacto y presentamos el plan de acción detallado a todos los miembros. Le agradezco mucho su tiempo.


Me despedí, feliz, pensando que ingresaría al Hall de la Fama abogadil, si es que existe. No veía la hora de comenzar a redactar los escritos.


Todavía estoy esperando que el Sr. Presidente se ponga en contacto conmigo. Y el toque de queda siguió gozando de buena salud. Aquí termino. Les dije que era una historia trágica. Hasta la vista.


UPDATED: Para quienes pretendean enterarse de qué va la cosa en el derecho guatemalteco con el amparo contra resoluciojes judiciales, ver aquí.



* “Chapín” es un sinónimo (no despectivo) del gentilicio “guatemalteco”.


Comentarios

Itatí dijo…
AB: esta anécdota es realmente genial! por estas cosas te quiero tanto.... arriba! besote
Nicolas dijo…
Que cagones los de la asociacion de lugares de entretenimiento! Eso si, a la larga no se si tus honorarios no le iban a salir mas caros.

Abrazo
ABovino dijo…
No fue de cagones, creyeron que yo estaba completamente loco... tan boludos no eran.
Nacio dijo…
Lo primero que se me viene a la cabeza es analizar, historizar su sistema normativo. Formal y de politica legislativa procesal.

Asi saber como se rigen ellos.

Su congreso o su sistema legislativo deberia reflejar los intereses de la sociedad guatemalteca, sus bienes valorados. La delegación popular en un poder del gobierno para reglamentar, debería proteger sus valoraciones locales. "Donde fueres, haz lo que vieres". Empezaría por ahí.

Supongo que si no hubieron quejas ni acciones judiciales, no debe ser por zombies o completamente aletargados ignorantes. O por faltas de vias...claro está.

Yo hubiera organizado un escabio en un ambito privado.
ABovino dijo…
Nacio, gracias por lo que me toca.

¿Creés que soy descerebrado, que voy a hacer lo que haría en Mar del Plata o Buenos Aires.

No sé quienes son "ellos". Desde que llegué la primera vez a GUATEMALA EN DICIEMBRE DE 1995 HE LITIGADO, Y ESTO FUE A FINES DEL 97.

LOS INTERESES DE LA SOCIEDAD GUATEMALTECA NO ERAN LOS DE LA LEY SECA.

Y tus apreciaciones sobre el sistema legal guatemalteco para decirme que debería hacer otra cosa pues se trata de un sistema distinto que vos no conoces, asume que soy un descerebrado que voy siempre a los países de américa latina a hablar de derecho argentino.

Es lindo mirar desde la nube, solo que jamás te embarrás los zapatos...

Saludos,

AB
anateresa dijo…
genial realmente! creo que tu oferta falló por "barata" pienso que si hubieras cobrado honorarios altos otra sería la historia, es la desconfianza a los abogados, pero me encantó la historia, hasta cuándo duró la disposición? fui a Antigua hace dos años y la gente bebía hasta el otro día
Nacio dijo…
Eehh Bue!

Faltan puchos??

Si algo pretendia con mi comentario, es que dijeras un poco mas como carajo son "ellos", los de guatemala y sus normas. Porque si leo la anécdota asi como esta, simplemente...que mierda voy a decir sino lo que dije.

Casi que me pareció una hipotesis, un caso práctico para que los comentaristas opinen que harían en tal situación, lo que les pareciera...y no simplemente "ay que genial, que divino, sos un amor, grosso, papi, etc..etc..etc".
"Uuuhh, que caro, barato".

Como mandaste mas atrás: "a ver que opinan de la anecdota de guatemala. Quiero ver como van a argumentar"...

Ves! Yo leo este blog. Pero para lamer calcetines...ni comento!

Fue con la mejor el comentario anterior. Nada de descerebradez de nadie.
ABovino dijo…
No es eso lo que se lee en el comentario. Si hubieras querido saber mas habrias preguntado, y tu comentario da por sentado que yo no tomé cuenta mcuhoi con sus charlas. Y parece que los demás comentaristas también son descerebrados.

Siempre sos bienvenido a escribir, como yo tengo derecho a contestarte.

Y tu referencia a mi falta de cigarrillos denota claramente que pensás que estoy diciendo boludeces; no seas necio y hacete cargo de lo qee escibís.

Saludos,

AB
Anónimo dijo…
Nacio me tenes los huevos al plato.
Es una mera anécdota, que carajo tenés que desviar el foco?
Ya en el anterior post la pifiaste groso y terminaste pintado.
Please si vas a comentar tratá de buscar un hilo, una idea, o al menos volvé a leer antes de apretar aceptar.
Saludos.
AB, grossssa tu historiaa!!!
Que sigan loco!!
ABovino dijo…
Nacio:

EN otra entrada voy a poner dos documentos gigantescos que intentan explicar el sistema del amparo guatemelteco. Supongo que los leerás.

Pero está claro que esto no era de eso, era de mi "presupuesto" de honorarios.

saludos,

AB
Hugo Caceres dijo…
Genial!! como todas sus anecdotas.

Sr. Licenciado, le prometo solemnemente que en unas pocas semanas, cuando regrese desde Texas, llevaré conmigo una botella de Ron Zacapa Centenario, como desagravio por mis comentarios al post anterior y como merecido reconocimiento por su defensa al derecho de disfrutar libremente de nuestro gusto etílico.
ABovino dijo…
Usted sí que me comprende Lic. ya nos tomaremos esa botella de Zacapa...

Abrazo,

AB
ABovino dijo…
Hay gente que no entiende nada.

¿Sabés los escritos que me hubiera hecho pensando en la "tasa de éxito"?

AB
Nacio dijo…
Bovino:

Mi referencia al cigarrillo fue por tu primer respuesta. Medio enojado. Si te faltan puchos = reaccionar mal.

Jamás en mi vida llegué a pensar que el fumar tuviera relación directa con la inteligencia o la boludez, por dejar de hacerlo.

----

ANONIMO con los huevos al plato:

Porque pintado? No sentí nada de eso.

Creo que mas pintado que nadie son los que pasan y no dicen u opinan nada.
Anónimo dijo…
Genial la anécdota. Por lo pronto acá en Neco no estamos tan bien. A partir de las 22.00 hs. no se puede comprar alcohol en ningún lado, solo en boliches. Ergo, si un mayor de edad va a las 22.05 a comprar una latita de cerveza a un kiosco/almacén, polirrubro, etc. no se la pueden vender a riesgo de que le apliquen una multa altísima (al vendedor y comprador). Desconozco si esto es en todo el territorio de la pcia. Siguiendo tu idea, mandame un modelo de amparo y le hago el mismo ofrecimiento a la Cámara de Comercio local. Los acompañantes pueden ser vos o Lau.-
Estimado Nacio: reconociendo que con Alberto me comprenden las generales de la ley, debo decir que estás en todo tu derecho de escribir lo que se te canta, pero, entiendo como un elemental gesto de caballerosidad y hombría que cuando realizás una crítica tenés que poner tu nombre y no escudarte en un seudónimo.-
Martín de Neco
ABovino dijo…
Martín, "lo hagamos" como dirían en Córdoba! Y te advierto que "Martín de Neco" es un seudónimo...

Abrazo,

AB
Anónimo dijo…
Es verdad. Pero me refería a no utilizar seudónimos en críticas en las cuales se expresara una opinión contraria. Pero vale tu aclaración. Me dejé llevar porque consideré que ya me conocían. Enmiendo mi error y firmo mi última participación como Victorio Martín de la Canal.-
Abrazo
PD: leiste el mail que te mandé?
Martín de Neco
Nacho dijo…
Para mas detelles, la ley dictada por La Legislatura de la Provincia de Buenos Aires a instancias del fascista gobierno de Daniel Scioli lleva el numero 14.050 y especificamente en su art 18 dispone "la prohibicion de venta, expendio o suministro a cualquier titulo, y la entrega a domicilio de bebidas alcoholicas para ser consumidas fuera del establecimineto donde se realice la venta, expendio o suministro a cualquier titulo a partir de las 21 horas hasta las 10 horas del dia siguiente".

Creo que cada vez que escucho a Danielito decir que quiere profundizar el modelo me dan escalofrios